Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas abre la puerta a liberalizar las redes de fibra hasta 2020

La nueva regulación no impondrá precios ni condiciones estrictas como ocurre con el ADSL.

El giro de Kroes pretende fomentar la inversión de los operadores históricos como Telefónica

Kroes, durante una rueda de prensa sobre 'Ciudades Inteligentes de la UE'.
Kroes, durante una rueda de prensa sobre 'Ciudades Inteligentes de la UE'. EFE

Bruselas ha dado un giro de al menos 90 grados en su hasta ahora estricta política regulatoria sobre las nuevas redes de telecomunicaciones. La Comisión Europea anunció hoy su intención de flexibilizar la normativa comunitaria con objeto de fomentar las inversiones en nuevas infraestructuras de alta velocidad de internet, y en especial en las nuevas redes de fibra óptica.

El Ejecutivo comunitario avanzó algunos de los puntos principales del paquete legislativo sobre telecomunicaciones que presentará a finales de año y con el que pretende dotar al sector de "estabilidad normativa" hasta 2020, según dijo la vicepresidenta de la Comisión y responsable de Agenda Digital, Neelie Kroes.

A falta de la letra pequeña, el objetivo es desregularizar lo máximo posible el acceso a estas nuevas redes, de forma que a las compañías que tiendan su propia red no se les impongan precios mayoristas estrictos ni la obligatoriedad de dar acceso a los operadores sin red casi incondicionalmente, como ocurre actualmente con la conexión de ADSL que se soporta la antigua red de cobre.

En este sentido, Kroes señaló hoy en rueda de prensa que el objetivo de estos cambios es "reequilibrar la normativa para lograr un terreno de juego más justo" y "limitar las intervenciones de los organismos reguladores al mínimo indispensable" para proteger la libre competencia.

En la práctica, eso significa atender las reivindicaciones de los operadores históricos como Telefónica, France Télécom o Deutsche Telekom, que temen que su inversión en la nueva red de fibra no sea rentable si se le imponen condiciones de alquiler como las que tiene en su red cobre.

Para ello, la CE propone reforzar la normativa antidiscriminación para garantizar que algunos operadores no tengan "ventajas injustas" sobre otros y para permitir que los operadores alternativos compitan "en calidad y servicio", además de en precios, dijo Kroes.

Asimismo, Bruselas modificará la regulación de los precios del acceso de los operadores alternativos a las líneas de cobre de los tradicionales para hacerlos más estables, ya que considera que una bajada de estos precios "no induciría a mayores inversiones en conexiones más rápidas", señaló la comisaria europea.

Ante las "amplias variaciones" de estos precios que se dan entre los distintos Estados miembros, Bruselas pedirá a los reguladores nacionales "una mayor consistencia" a la hora de controlarlos.

Entre otras novedades, se cambiará la exigencia a los organismos nacionales de regular los precios "en casi todas las circunstancias", pero para aplicar esta mayor flexibilidad tendrán que garantizar "normas no discriminatorias" para todos los competidores, añadió Kroes.

La Organización Europea de Operadores de Telecomunicaciones (ETNO) ha acogida con entusiasmo el anuncio de la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE), Neelie Kroes. “Contribuirá a poner fin a un largo periodo de incertidumbre en el sector", indicó en un comunicado el presidente de ETNO, Luigi Gambardella.