Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Facebook se plantea permitir el acceso a su red social a los menores de 13 años

La red social busca vías de aumentar sus ingresos, ante la presión de los inversores

Millones de niños mienten sobre su edad para poder acceder a sus servicios

"Aún no hablo, pero tengo Facebook".
"Aún no hablo, pero tengo Facebook".

Después de la caída inicial en bolsa de Facebook, el cuadro directivo de la empresa busca nuevas formas de incrementar sus ingresos y calmar a los inversores. Y eso pasa necesariamente por atraer a más internautas. Con 901 millones de usuarios activos al mes, la red social de Mark Zuckerberg tiene ahora la vista puesta en los niños. La compañía estudia, estos días, abrir sus puertas a los menores de 13 años. Hasta la fecha les prohíbe, en teoría, tener un perfil. Muchos de ellos -millones, según diversos estudios- han sorteado esa veda, en muchas instancias con la ayuda de sus propios padres.

En 2011, Facebook registró unos ingresos de 3.700 millones de dólares (2.900 millones de euros al cambio actual), de los que un 12%, 445 millones, provino de juegos desarrollados por la empresa Zynga, responsable de FarmVille, Treasure Isle o Mafia Wars 2. Ahora sus gestores consideran ofrecer un mayor número de juegos infantiles a los niños, que éstos podrían adquirir pasando por el filtro -y el pago- previo de sus padres. El diario neoyorquino The Wall Street Journal fue el primero en informar de los nuevos planes de la compañía, en su edición de este lunes.

Según fuentes conocedoras de las pruebas efectuadas ya por Facebook, se podría conectar los perfiles de los niños a los de sus padres, de modo que quedaran supeditados a ellos. Los adultos deberían autorizar las confirmaciones de amistades y las aplicaciones que usarían los menores. También podrían leer sus mensajes y supervisar sus fotografías. En ese nuevo tipo de perfil, los padres podrían también ser notificados de los grupos a los que se uniera el menor, además de los comentarios que efectuara en muros públicos.

Fuentes de la empresa aseguraron este lunes a EL PAÍS que no todo lo que se prueba a nivel interno acaba viendo la luz. “Muchos informes recientes han puesto de relieve qué complicado es imponer restricciones de edad en Internet, sobre todo cuando son los propios padres los que quieren que sus hijos accedan a diversos servicios y contenidos”, dijo a este diario un portavoz de la compañía. “Estamos en diálogo constante con los inversores, los reguladores y otros legisladores sobre el mejor método de ayudar a los padres a mantener a los niños a salvo en el entorno online”.

La prohibición a menores no ha funcionado en la mayor red social del mundo, según destacan tanto fuentes de la empresa como estudiosos independientes. Un informe de la revista norteamericana Consumer Reports, del año pasado, concluyó que sólo en EE UU 7,5 millones de menores de 13 años emplean habitualmente Facebook, después de haber mentido sobre su edad. Otro estudio, publicado en noviembre en la revista especializada First Monday, encontró que un 95% de los padres cuyo hijo de 10 años tiene una cuenta en Facebook sabía acerca de ello. Un 78% había ayudado, de hecho, al niño a crear su perfil.

“Con la creciente preocupación y la presión sobre Facebook y su modelo de negocio, la empresa parece dispuesta a hacer lo que sea para identificar nuevas vías de ingresos y beneficios empresariales a corto plazo, para causar una impresión favorable sobre los inversores”, opina James Steyer, consejero delegado y fundador de la organización norteamericana Common Sense Media, que se dedica a analizar los efectos de los medios sobre los menores de edad. “Pero hay un asunto de crucial importancia aquí: no hay ninguna prueba de que Facebook tenga valor educativo o social alguno para los menores de 13 años”.

El mes pasado el fabricante de coches General Motors anunció que dejaría de incluir anuncios suyos en Facebook, alegando que diversos análisis en su poder revelan que estos tienen un efecto casi nulo entre los internautas y los posibles consumidores en esa red social. Ahora que es una empresa que cotiza en el parqué neoyorquino, Facebook sufre la presión de mantener sus ingresos, que en un 88% provienen de la publicidad. Las acciones salieron inicialmente a la venta por 38 dólares, y este lunes se valoraban en 27,7, un descenso del 28%.