Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La española Olapic triunfa en EE UU interactuando con las fotos

Con clientes como el 'Chicago Tribune' ha procesado 250.000 imágenes

José de Cabo y Pau Sabria piden dos cervezas en una soleada terraza madrileña, y entran en éxtasis. “Las cañas, el jamoncito… lo echamos mucho de menos”, dice De Cabo. Ambos llevan casi tres años en Nueva York, el último de los tres montando una start-up que ya cuenta con 50 clientes, entre ellos Mashable, una de las webs de actualidad tecnológica más visitadas, los Mavericks de la NBA o el cuarto periódico del país por circulación, el New York Daily News.Todo gracias a las fotos.

 Su idea se llama Olapic; quizá no sea revolucionaria, pero cumple con una máxima que a muchas firmas de Internet parece habérseles olvidado: solucionar problemas. Olapic es un programa que permite a cualquier marca interactuar con sus clientes a través de las fotos. El periódico Chicago Tribune lo utiliza para que sus lectores, además de comentar una noticia en la web, puedan subir al pie de la misma sus imágenes. El FC Barcelona muestra al instante en su página galerías de fotos que los hinchas envían antes, durante y después de un partido. Para la gente es original y sencillo de utilizar, para las webs, una forma de generar apego a la marca y contenido original.

“Las fotos y el móvil están cambiando la forma en la que nos comunicamos, pero la mayoría de sitios en Internet solo permiten comentarios, texto. Muchos generan contenidos, pero la interacción con la gente se produce en Facebook y no en su web. Con Olapic queremos recuperar ese tráfico que han ido perdiendo”, explica Sabria, un ingeniero de telecomunicaciones de 29 años.

Sabria, De Cabo (32 años) y Luis Sanz, el tercer cofundador, se conocieron en 2009 cursando el MBA de la Universidad de Columbia (Nueva York). Querían montar algo, pero no sabían exactamente en qué embarcarse. “Nos enteramos que el New York Daily News había abierto una competición de emprendedores para ayudarles a innovar. Nos presentamos, les dijimos que sabíamos cómo podían atraer a más lectores con las fotos, les enseñamos cuatro bocetos y les encantó. Ganamos la competición”, ríe De Cabo. Todo era humo. “No teníamos nada desarrollado, solo la idea. Nos pusimos como locos a crear el programa, lo probamos con otros medios más pequeños y a los cuatro meses lo teníamos”. Y funcionó. New York Daily News aumentó sus páginas vistas un 40% y triplicó las veces que una noticia con fotos se compartía en las redes sociales.

Sabria cree que la fotografía es una de las formas más originales de dar protagonismo a la gente. “Ahora todo gira en torno a conseguir que al consumidor le guste una marca, un producto, que le dé al “me gusta” en Facebook. ¿Por qué no hacerlo al revés, por qué no dar más protagonismo al usuario? Durante la final de la Super Bowl trabajamos con los Giants en subir fotos de los aficionados. Uno tuiteó que había llorado de emoción al ver su imagen en la web del equipo. De eso se trata”, apunta.

Olapic puede moderar o no el flujo de fotos, a elección de la marca, pero Sabria apunta que a mayor moderación, cuanto más selectivo en la publicación de fotos, más viral se vuelve el contenido. “Parece contradictorio, pero es así. Solo necesitas un par de buenas imágenes para que una noticia o una campaña de marketing funcione”.

En solo un año —y con nueve empleados— roza la rentabilidad. “Cobramos una tarifa mensual de unos mil euros”, dice De Cabo. Y han recibido un millón de dólares de financiación. “Tenemos en mente un producto para comercio electrónico. Imagínate que compras ropa de Zara online, la recibes, la pruebas, te haces una foto con ella y la cuelgas en su web con un par de líneas. Es como si hicieras una reseña del producto pero en segundos”.

¿Por qué no empezaron aquí? Según Sabria, Silicon Valley va por delante, pero Nueva York está a años luz en financiación y actitud. “Llegas y oyes a los emprendedores decir que se van a comer el mundo y piensas: vaya panda de flipados. Y no; en el fondo nos falta algo de eso en España: aspirar a lo más alto”.