Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lenguaje de programación no está protegido por el 'copyright'

La funcionalidad de un programa de ordenador tampoco cuenta con la protección, según el TJUE

Permitiría "monopolizar ideas, en perjuicio del progreso técnico y del desarrollo industrial"

Sede del tribunal de justicia de la Unión Europea en Luxemburgo.
Sede del tribunal de justicia de la Unión Europea en Luxemburgo.

El código fuente y el código objeto de un programa de ordenador están protegidos por los derechos de autor en Europa. En cambio, la funcionalidad y el lenguaje de programación de ese mismo programa no gozan de esta protección jurídica, según la sentencia publicada hoy por el  Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). El fallo considera, además, que si se protegieran mediante el copyright supondría "monopolizar las ideas, en perjuicio del progreso técnico y del desarrollo industrial". En consecuencia, quien adquiere una licencia tiene derecho a "observar, verificar o estudiar su funcionamiento para determinar las ideas y principios implícitos en él".

La sentencia europea resuelve el caso entre las empresas SAS Institut y World Programming. La primera demandó a la segunda en Gran Bretaña, acusándola de "copiar los manuales y los componentes del sistema SAS, infringiendo sus derechos de autor y las licencias de la versión de aprendizaje". World Programming alegó que había adquirido "legalmente copias de la versión de aprendizaje del sistema SAS, que utilizó y estudió para comprender su funcionamiento" y desarrollar  "un programa sustitutivo, WPS, capaz de ejecutar programas de aplicación escritos en lenguaje SAS".

Para resolver este entuerto, la corte suprema británica preguntó al máximo organismo judicial europeo  sobre el alcance de la protección que la normativa europea confiera a los programas de ordenador, cuya respuesta se ha hecho publica hoy: los derechos de autor protegen "todas las formas de expresión de la creación intelectual propia del autor del programa. En cambio, las ideas y principios implícitos en cualquiera de los elementos del programa, incluidos los que sirven de fundamento a sus interfaces, no lo están".

El Tribunal recuerda que,  de las explicaciones del órgano jurisdiccional remitente,  se desprende que World Programming "no tuvo acceso al código fuente del programa de SAS Institute ni efectuó descompilación alguna del código objeto de ese programa. WPL reprodujo la funcionalidad del programa de SAS Institute gracias a la observación, al estudio y a la verificación del comportamiento de éste, utilizando el mismo lenguaje de programación y el mismo formato de archivos de datos".

El  Tribunal de Justicia precisa que "si un tercero obtuviera la parte del código fuente o del código objeto correspondiente al lenguaje de programación o al formato de los archivos de datos y, sirviéndose de ese código, creara elementos similares en su propio programa, tal comportamiento sí podría ser prohibido por el autor del programa.