Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la consola le salen rivales

Móviles, tabletas y redes sociales quitan protagonismo a la reina de los videojuegos.- El cartucho va a pasar muy pronto a peor vida

En febrero llegó el primer aviso, el máximo responsable de Electronic Arts (EA), la fábrica de videojuegos más exitosa, explicaba que su empresa ganaba más dinero con los juegos para tabletas que para ordenadores y consolas, hasta hace poco su razón de ser. EA ha transformado su catálogo de clásicos al nuevo formato y ha impulsado PlayFish, su sello de juegos en Facebook. Los Sims, un juego para vivir otras vidas, se ha convertido en uno de los favoritos de la red social. Esto no ha frenado su superventas anual, Fifa, el simulador de fútbol que bate récords año tras año tanto en PC como en PlayStatation 3 y Xbox 360.

¿Qué debe tener una consola para que se prefiera a un móvil o a una tableta? Eso es lo que se preguntan tanto Sony como Nintendo para frenar el avance de los juegos sociales. El tamaño de la pantalla ya no es obstáculo, la resolución gráfica tampoco en muchos casos. Y el precio, mejor ni mentarlo.

La consola Wii, a pesar de su veteranía, es la más vendida en España y la primera en incluir juegos para todos los públicos. El precio roza los 150 euros con un juego. PlayStation 3 le sigue de cerca. Ambas quieren conquistar el salón de los hogares, pero cada cual lo intenta por caminos diferentes. Nintendo sacó en primavera 3DS, una portátil que ofrece tres dimensiones sin gafas. La aceptación no ha sido la esperada. Tan solo un drástico recorte del 30% del precio y la llegada del infalible Mario han conseguido reflotar las ventas.

Sony centra sus esfuerzos en PS Vita, la portátil más potente creada hasta la fecha, pero con un precio ajustado, 249 euros, aunque a España no llega hasta febrero. Tendrá pantalla táctil y conexión constante a Internet. La descarga de juegos será como en las tabletas y móviles, directamente desde la Red. No habrá un solo juego en cartucho que no se puede descargar.

A la consola Wii le queda poca vida. En la feria E3 de Los Ángeles, Nintendo anunció su recambio: Wii U, que incluye una tableta como mando de control. Por fin ofrecerá imágenes de alta definición, algo demandado por los fieles, tanto como para que Shigeru Miyamoto, padre de Nintendogs, Mario Bros o Zelda, siga como cerebro creativo de la centenaria fabrica de ilusión.

El extraño, en este mundo dominado por Japón, acaba de cumplir 10 años. Microsoft ha conseguido con su Xbox lo que no puede en el mundo Internet: llegar tarde y ser protagonista.

Con su consola Xbox, arropada por juegos exclusivos como Halo, consiguió abrirse hueco. Hoy son líderes en Estados Unidos, primer mercado mundial. La intención de la empresa que dirige Steve Ballmer es crecer sobre dos pilares: la integración y la apertura a nuevos públicos. Kinect, un sensor de movimiento, es la clave. Sigue la estela del mando Move y el de la Wii, pero no ya sin cables, además sin mandos. Con Kinect se dice adiós a los botones. Su última actualización incluye reconocimiento de voz en español y una nueva interfaz que incluye descarga de películas y música. Eso sí son cosas por las que merecerá la pena comprarse una consola. Barrio Sésamo o la factoría Disney comienzan a tener tanto protagonismo como Gears of war. Muchos de sus títulos también se podrán seguir en móviles con Windows Phone 7.

La industria crece, efectivamente, gracias a otros públicos. Han ganado peso juegos de baile como Dance central y Move dance, según la plataforma, y los de ponerse en forma, como Wii fit y Move fitness. Una vez superada la fiebre de Guitar hero y secuelas dedicada a tocar instrumentos, Sony mantiene un género que gana mucho si se juega en fiestas, el SingStar, un karaoke avanzado que solo se puede permitir quien, como es el caso de la firma japonesa, además tiene discográfica.

La industria del videojuego busca cualquier público. Por eso existen las recetas virtuales de Cooking Mama, o los pasos de baile de Grease, que enseña a cantar y bailar a lo John Travolta y Olivia Newton John. La corriente es el juego que funciona sin manual y con dos pulgares.