Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google anuncia mayor privacidad para su buscador

Toda la información que una persona intercambie con el buscador estará encriptada

Google ha anunciado un gran paso adelante en materia de protección de la privacidad de sus usuarios. A partir de esta semana, un usuario que acceda al buscador de Google tendrá la opción de hacerlo en "modo seguro". Esto significa que toda información que una persona intercambie con el buscador de Google estará encriptada, de modo similar a la información que damos de nuestra tarjeta de crédito cuando compramos en una página web.

La noticia es importante, pues significa que ningún tercero podrá, a partir de ahora, conocer qué tipo de cosas buscamos en Google, y qué páginas decidimos visitar. Por ejemplo, un gobierno no podrá (sin el permiso de Google) acceder al historial de búsquedas y sitios visitados por una persona concreta. Tampoco una empresa podrá controlar qué sitios web visitan desde Google sus empleados.

Que Google proteja de modo más eficiente la privacidad de sus usuarios es una demanda recurrente de influyentes organizaciones como la Electronic Frontier Foundation, que vela por los derechos de los consumidores en Internet. Peter Eckersley, Director de Proyectos Tecnológicos en EFF, ha indicado que "esta es una gran noticia para los consumidores (...) que responde a una serie de ataques que permitían hacer un seguimiento de ciertas personas en base a los resultados de búsqueda personalizados de Google".

Sin embargo, la protección del usuario no será total. Tal y como explica Evelyn Kao, Project Manager en Google, "si tras realizar una búsqueda, un usuario hace clic en los anuncios que aparecen junto a los resultados de búsqueda, el anunciante podrá conocer la búsqueda realizada por dicho usuario". Dicho de otro modo, los anunciantes que paguen a Google seguirán teniendo acceso a las búsquedas que realizan los usuarios que acceden a sus páginas a través de un anuncio.

Este matiz ha molestado a buena parte de la industria de Internet. Rob Jackson escribía para el Telegraph que "Google ha puesto un precio a nuestra privacidad: el que pagan los anunciantes por cada clic". Bajo este punto de vista, Google no estaría buscando proteger la privacidad de sus usuarios, si no aumentar los ingresos de su plataforma publicitaria. Ciertamente, si bien antes las empresas tenían acceso a coste cero a la información de las búsquedas que llevaban a los usuarios a su sitio web, ahora para acceder a dicha información deberán pagar.

Y seguramente paguen, porque esta información es vital para hacer negocios en Internet. Puesto que Google aporta más de la mitad del tráfico a la mayoría de sitios web, es de suma importancia conocer para qué búsquedas aparece una empresa en el buscador. Con esta información, las empresas pueden optimizar su sitio web para que aparezca en los resultados de búsquedas relacionadas con sus productos o servicios. Por ejemplo, si soy un hotel en el centro de Barcelona, es importante para mi conocer si mi sitio web aparece cuando alguien busca "hotel en el centro de Barcelona". Esto se conoce como "Search Engine Optimisation", en español, optimización para buscadores, y es una de las técnicas más valoradas en Internet. Lógicamente, los profesionales que se dedican al SEO son los que más se han indignado ante el anuncio de Google de restringir su acceso a la información sobre búsquedas.

Es difícil valorar si Google busca proteger la privacidad de sus usuarios, o bien aumentar sus ingresos publicitarios. Quizás persiga ambas cosas. Como indica Matt Cutts, la principad autoridad en Google en aspectos relacionados con su buscador, "lo cierto es que ahora es más seguro que antes utilizar el buscador". Si esta protección también reportará más ingresos publicitarios a Google es algo que no podemos valorar todavía.

Pere Rovira Samblancat es director de Webanalytics.es.