Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes éxitos de Apple

De los ordenadores Mac a la tableta iPad, la dimisión de Steve Jobs pone fin a toda una era

La dimisión de Steve Jobs pone fin a una era extraordinaria. El mundo de la tecnología debe al carismático personaje grandes inventos. No solo en esta década prodigiosa en que ha convertido a Apple en la segunda compañía del mundo por valor bursátil, solo detrás de la petrolera Exxon. A lo largo de casi 40 años, como creador de máquinas, programas o impulsor de películas, Jobs ha demostrado que la tecnología puede ser bella y fácil. Estos son sus principales éxitos y algunos fracasos.

Apple II: Primer gran éxito de Jobs, desarrollado junto a Steve Wozniak, cofundador de la empresa. Salió a la venta en 1977. Sin ser el único lanzado ese año, se convirtió en el prototipo de ordenador personal. Tenía un procesador de 1 MHz.

Lisa. En 1983 Apple introdujo al mercado el primer ordenador personal con interfaz gráfica. Fue un fracaso comercial por su elevado precio para la época: 9.000 dólares.

Mac: Desde 1984 todos los ordenadores de Apple se llaman Macintosh. El primero, de 128 K, prescindió de los comandos para mostrar iconos y carpetas en el escritorio, la interfaz de Lisa. Hoy la gama de Mac va desde el Mini al Pro Server.

Pixar: Durante su exilio de Apple (1985-1997), Jobs fundó NeXT y compró Pixar. La primera empresa no prosperó, pero creó un potente sistema operativo que transformó en Mac OS X a su regreso a Apple. También es el corazón de iOS, sistema con el que funcionan sus aparatos móviles. Con la compra de Pixar, una pequeña compañía de animación 3D, revolucionó el cine animado. Toy Story fue la primera película creada enteramente por ordenador y un taquillazo mundial. Rompiendo con la estética Disney, gustó a niños y adultos. Luego vinieron Bichos, Buscando a Nemo, Cars, Ratatouille o Up... La vendió a Disney en 2006.

iMac: El primer producto de la segunda etapa de Jobs en Apple era un monitor con un ordenador a cuestas. Puso fin a la era del disquete y supuso la bendición de la Red. Desde entonces los nombres de muchos de sus aparatos van precedidos de la i de Internet.

iPod: Presentado sin pena ni gloria en 2001, el reproductor de música supone el antes y después en la historia de Apple, que de fabricante de ordenadores para una élite se convirtió en vendedor de productos de masas. iPod fue al MP3 lo que el walkman de Sony al casete.

iTunes y App Store. Las tiendas en Internet de Apple. La primera, para música, películas y libros. La segunda, para las aplicaciones. Si con el binomio iTunes/iPod Jobs probó que las descargas de canciones no eran sinónimo de piratería sino que daban beneficios, con App Store/iPhone demostró que más allá de la voz las aplicaciones para los smartphones eran el futuro de la telefonía móvil.

iPhone: Cuando Jobs lo presentó en enero de 2007 proclamó sin empacho que había reinventando el móvil. Con su primer teléfono propio (el anterior intento con Motorola, Rokr, fue un rotundo fracaso) descubrimos qué era navegar por la red con el móvil, un aparato que concentra muchas de las innovaciones de las últimas décadas. iPhone no es el único, pero fue el primero. Y convirtió al lider mundial, Nokia, en un dinosaurio.

iPad. El último gran invento de Jobs. Con un único año y medio de vida la tableta está enterrando a todo un sector, el de los ordenadores portátiles. Como en otras ocasiones, el carismático jefe de Apple lo vaticinó. Con la primera versión incidía en que era una aparato para el entretenimiento que hundiría a los miniportátiles. En marzo pasado, durante la presentación de iPad 2 fue incluso más lejos: anunció la era post pecé. Hace una semana HP, el primer fabricante mundial de ordenadores, anunció que quería desprenderse de su división de PC.