Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gears of War 3, entre el cine y el videojuego

La última entrega de la serie lleva la inmersión del jugador al extremo

Con 13 millones de copias de las versiones anteriores en el mercado y un récord histórico en reservas (1,2 millones) antes de salir a la venta, Gears of War 3 cerrará la saga. Uno de los títulos emblemáticos de xBox 360 completará la última misión protagonizada por Marcus Fenix.

Rod Ferguson, productor ejecutivo del videojuego, tiene una sensación agridulce: "Es un orgullo llegar a este punto con tanto éxito, pero creíamos que era lo justo. Acabar en lo más alto, lo contrario sería traicionar a nuestros fieles". Esta preocupación por los adeptos a esta franquicia se ve reflejada en el juego, con varios modos: competición, arcade, y, el más interesante, el de la misión.

"Entiendo que comprar un juego es una decisión que implica un desembolso, por eso me interesa que puedan usarlo durante mucho tiempo y de varias maneras", añade el productor. En cualquier caso, la inmersión es total. La sensación de control se tiene desde la propia introducción: Marcus tiene un mal sueño, su padre, supuestamente muerto, le ronda en la pesadilla. Pronto debe abandonar la nave y emprender la misión final con los habituales compañeros de escuadra.

Desde ese primer instante se tiene la sensación de estar en una película cuya cámara se controla con los mandos de la consola. El pulgar izquierdo para avanzar, el derecho para escoger punto de vista para descubrir el entorno.

A pesar de lo cuidado de los gráficos, con un nivel de detalle cercano a una película, Ferguson cree que sin argumento no hay nada que hacer: "Por eso contamos con Karen Travis, autora de superventas de ciencia ficción, como guionista, para tener una historia interesante, con enganche. Nadie conoce como ella la creación de personajes y la narrativa del cómic". Se nota. El guión está tan cuidado que no es necesaria una experiencia previa con los anteriores Gears of War, se da el suficiente contexto como para conocer la historia sin resultar reiterativo para los veteranos.

Gears of War 3 no es un juego para niños, pero sí permite adaptar ciertos contenidos. Por ejemplo, no hay sexo, y se pueden obviar escenas de violencia gore o palabras malsonantes. Quizá no sea lo mismo para los fans, quizá rompa la emoción del momento, pero abre el abanico de jugadores potenciales. Los más fanáticos podrán coleccionar la serie de figuras de los protagonistas. Microsoft prepara una edición conmemorativa de la consola XBOX.