Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple demanda a Amazon por su App Store

La librería digital abre su tienda de aplicaciones de Android y la empresa de Jobs quiere evitar el uso "de su marca"

Apple considera que App Store es una marca suya para denominar la tienda de aplicaciones y ha presentado una demanda ante un tribunal de California para evitar que la tienda de aplicaciones abierta hoy en Estados Unidos por Amazon lleve este nombre. Apple considera que esta denominación es una marca suya y que su empleo por Amazon "confunde a los consumidores". La tienda de Amazon se llama AppStore for Android.

La demanda se plantea después de que Amazon abriera un portal para que los desarrolladores pudieran preparar aplicaciones para su tienda, un espacio que denomina Amazon App Store Developer Portal.

No se trata de una disputa inédita. Apple y Microsoft mantienen una pelea por el empleo de la marca App Store por parte de la empresa de Steve Jobs. Microsoft planteó en enero ante las autoridades que regulan las patentes que Apple no podía usar este término por tratarse de un concepto genérico al que Apple le da un uso secundario. Apple replica que la propia Microsoft usa términos genéricos para bautizar sus productos y le recuerda su empleo de "Windows" (ventanas), palabra que lleva años identificando su sistema operativo. También podría considerarse un genérico.

Microsoft había argumentado que el propio patrón de la compañía, Jobs, ha utilizado en algunas ocasiones la expresión "app store" para referirse a las tiendas de aplicaciones que tienen abiertas competidores suyos.

La decisión ahora está en manos de la autoridad de patentes de Estados Unidos. La existencia de la App Store data de 2008. Apple la abrió con la salida de sus teléfonos inteligentes. El éxito de la fórmula ha generado un notable mercado para los desarrolladores de aplicaciones y todas las marcas han abierto su propia tienda.

La apertura de una tienda de aplicaciones para Android de Amazon se presenta como una alternativa distinta al modelo instaurado por Google, propietario del sistema operativo para móviles Android, basado en el software libre. Amazon asegura que las aplicaciones de su tienda deberán superar una revisión similar a la que aplica Apple a las suyas. Google, en este sentido, mantiene una política más abierta. De entrada no hay una tienda exclusiva de aplicaciones para Android, las hay de los propios fabricantes de teléfonos que usan Android y portales independientes. La no supervisión previa de las aplicaciones a la venta ha provocado que se hayan detectado aplicaciones que albergan programas maliciosos. Apple siempre ha defendido que la aprobación preliminar de las aplicaciones por su parte no se hace por motivos de censura si no de seguridad.

Siguiendo el sistema de Apple, Amazon cobrará 99 dólares anuales a los desarrolladores para permanecer en la tienda y se reservará un 30% de comisión en cada venta. Amazon ofrece a cambio una más organizada visibilidad de los productos, un aspecto que ha provocado la queja de los desarrolladores con la tienda de Google. Varios medios reseñan dificultades de acceso. Uno de los más llamativos es una nueva versión del juego Andry Birds. Esta tienda, según algunos analistas, también podría servir para expandir el uso del lector digital Kindle más allá de su destino original como lector de libros y acercarlo a usos propios de una tableta.

Microsoft contra Barnes

Por su parte, Microsoft tampoco descansa en los tribunales. Tras demandar a Motorola por vulnerar patentes propias en el empleo de Android ahora ha presentado una demanda contra Barnes and Noble por su lector digital Nook. Una demanda ampliable a otros fabricantes que empleen Android. La demanda presentada ante un tribunal de Washington se hace en defensa de"la inversión de miles de millones" para ofrecer al consumidor grandes productos de software y servicios al mercado, según argumenta la demanda.

Jobs deberá declarar

La última noticia del mundo judicial relacionada conla industria tecnológica tiene nuevamente como protagonista al patrón de Apple, Steve Jobs. Un juez californiano, informa Reuters, ha admitido que sea interrogado durante dos horas sobre el hecho de que en 2004 su empresa bloqueó el uso de archivos de RealNetworks en sus iPod. A pesar del estado de salud de Jobs, el juez considera que es la única persona con información de primera mano sobre las actualizaciones que se realizaron entonces y que dejaron los contenidos de RealNetworks no operables en los iPod.