La Administración de EE UU aprueba su propuesta de neutralidad de la Red

El principio no se aplica íntegramente en las conexiones inalámbricas.- Ahora deberá aprobarlo la Cámara de Representantes, en manos republicanas

¿Democratización de Internet o nacionalización de la Red? La Comisión Federal de Comunicaciones, una agencia del Gobierno federal de EE UU, ha votado a favor de unas normas, redactadas por la Administración de Barack Obama, que defienden la llamada neutralidad en la Red, el concepto de que los proveedores de conexión no pueden discriminar un tráfico web sobre otro. Las reglas se aplican exclusivamente a conexiones terrestres por cable, y no a redes móviles como el 3G. Ahora, deben someterse a votación en el Capitolio. Los republicanos, que se oponen a ellas, serán mayoría en la Cámara de Representantes a partir de enero.

Al conocer los resultados de la votación, el presidente Barack Obama emitió un comunicado en el que felicitó a la FCC por aprobar unas normas que, dijo, "preservan la naturaleza libre y abierta de Internet, estimulan la innovación, protegen el derecho del consumidor a poder elegir sus servicios y defienden la libertad de expresión". "Mientras la tecnología y el mercado siguen evolucionando a un rápido ritmo, mi Administración seguirá atenta para asegurarse de que la innovación da sus frutos, que los consumidores quedan protegidos de cualquier abuso y que el espíritu democrático de Internet se mantiene intacto".

El voto ha sido estrictamente político. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) tiene cinco integrantes. Tres de ellos, que son demócratas y fueron elegidos por Barack Obama, votaron a favor de la neutralidad de la Red. Los otros dos, nominados por George Bush, votaron en contra. "Por primera vez, disponemos de una serie de normas para proteger la libertad y la transparencia en Internet, que hasta la fecha estaban amenazadas y sin protección", dijo el presidente de la FCC, Julius Genachowski. "Tengo claro que estas normas no van a mejorar Internet. Lo van a perjudicar seriamente", dijo en su intervención el miembro republicano Robert McDowell.

Es la primera vez que el Gobierno de EE UU se pronuncia de forma oficial a favor del concepto de que la Red debería ser un medio en el que todos los proveedores de contenido deberían ser tratados del mismo modo. Aun así, no es una idea que haya llegado con Obama. Fue, de hecho, durante el mandato del presidente George Bush cuando el debate cobró notoriedad. Entonces, la FCC amonestó a la telefónica Comcast por haber ralentizado el tráfico de usuarios que ejecutaban programas de intercambio de archivos P2P.

Comcast no entró a debatir sobre si lo que los usuarios compartían era legal o no. Sus argumentos eran comerciales: la empresa se justificó diciendo que el P2P ocupaba mucho ancho de banda y que, para garantizar una conexión decente a todos los usuarios, debía discriminar a aquellos que usaban Internet con programas que requerían más megabytes por segundo. El Gobierno dijo que aquella decisión podía tener consecuencias peligrosas, dado que implicaba que Comcast podía hacer lo que quisiera con sus redes. Desde entonces, la telefónica ha estado negociando la compra de NBC Universal, propietaria de una decena de canales de televisión y una página de visionado de vídeo, Hulu.

El Gobierno estimó que, con aquellas prácticas comerciales, Comcast podría, teóricamente, hacer la navegación por las páginas web de sus empresas fácil y rápida y perjudicar a la competencia. La Justicia, sin embargo, decidió que, en la sanción a Comcast, la FCC se excedió en sus competencias. En abril, un juez federal del Distrito de Columbia reprendió al Gobierno y estableció que, de acuerdo con la legalidad vigente, no tiene derecho a exigir a las telefónicas que se atengan a una neutralidad que no está tipificada. El debate deberá seguir en el Congreso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS