Detenido un pirata en Valladolid que usaba las redes wi-fi de sus vecinos

Mantenía un servicio 'premium' para cobrar los filmes a los internautas.- Se estima que en cuatro meses se descargaron 150.000 copias

El Grupo de Investigación Tecnológica (GIT) de la Comisaría de Valladolid ha detenido a uno de los uploaders (persona que transfiere archivos, en este caso copias ilícitas, desde su ordenador personal a un servidor de información) "más conocidos y activos" de España.

El detenido lo es como presunto autor de los delitos contra la propiedad intelectual y utilización de programas que permiten el acceso no autorizado a equipos de telecomunicaciones y la investigación se inició a mediados del mes de septiembre a partir de las denuncias interpuestas por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda) y por represetantes legales de varias sociedades distribuidoras de obras audiovisuales como Notro Films y Manga Films en el Juzgado de Instrucción Número tres de Valladolid.

Estas compañías habían detectado a un uploader que distribuía por Internet cientos de obras audiovisuales pirateadas "con el consiguiente perjuicio económico para los titulares de los derechos" y que, al parecer, tenía su centro de operacionesen la ciudad de Valladolid.

"La gran dificultad de la investigación ha radicado en el hecho de que el detenido, que no tenía línea de conexión a Internet en su domicilio, disponía de una antena wi-fi y del software necesario para averiguar las claves de redes inalámbricas próximas a su domicilio para posteriormente utilizar de forma fraudulenta la conexión, lo que ha complicado enormemente la investigación y ha supuesto un perjuicio y peligro potencial para los titulares de la conexión", destacaron las mismas fuentes.

De este modo, se consiguió localizar el centro de operaciones en una habitación subarrendada en Valladolid procediendo, con autorización del Juzgado Instructor, a su registro siendo incautados cuatro discos duros con numerosas copias ilícitas de películas recién estrenadas, software necesario para hackear routers, una antena wi-fi y otros soportes en los que se almacenaban películas obtenidas ilícitamente.

Durante el transcurso de la investigación se pudo comprobar y probar que la forma de actuar del uploader detenido: obtenía una copia pirateada de una película recién estrenada en salas de cine españolas y que todavía no se habían comercializado en otros soportes a los consumidores y seguidamente transfería desde su ordenador, utilizando siempre la línea de conexión a Internet de otras personas, la copia pirata a uno de los servidores de alojamiento de archivos existentes, que están ubicados siempre en otros países como Estados Unidos o Panamá.

El pirata gozaba de una gran fama en Internet -con su nick se encuentran más de 58.000 referencias en la red- disponía además de sitios web -era administrador de uno de ellos- que enlazaban la película obtenida ilícitamente con dichos servidores de almacenamiento y en las webs de enlace se incluían un resumen del argumento y la carátula de la película.

Así, el usuario interesado por descargarse una película recién estrenada en salas de cine españolas, cuya distribución no ha sido autorizada en otros soportes y guiados por la fama del uploader, accedía a dichas webs de enlace, y tras clicar en los enlaces al efecto accedía a los servidores donde estaba alojada la película pirateada, "pudiendo descargarse la misma en una modalidad gratuita, mucho más lenta, o 'Premium' que le suponía un coste adicional".

Por último, los servidores de almacenamiento retribuían al uploader en función del número de descargas, tamaño de los archivos, si los usuarios habían descargado la copia en la modalidad Premium o gratuita. "Se ha demostrado que el detenido en los últimos cuatro meses ha percibido de los servidores de descarga más de 1.500 dólares, cantidad que supone un gran perjuicio para los titulares de los derechos ya que, según manifestaba en un foro que frecuentaba, algunos servidores de almacenamiento le abonaban un céntimo por película descargada, lo que supondría de una forma estimatoria unas 150.000 copias descargadas en sólo cuatro meses", destacaron las mimas fuentes. La "importancia" de la operación, según la Policía, radica en que es la primera vez que se ha logrado demostrar el lucro económico que guía al uploader en su actuación.

Lo más visto en...

Top 50