Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil quiere liderar el uso de Internet en el mundo

El gobierno de Lula busca acabar con el tabú de la brecha digital

Brasil es, quizá, el pais del mundo con mayor grado de comunicabilidad. Suele decirse que un brasileño, sobretodo el carioca, habla hasta con las piedras; aquí es imposible sentirse sólo. Hace sólo dos días presencié una escena paradigmática: en la oficina de correos de Saquarema, una pequeña ciudad de pescadores, en el Estado de Río, un señor de media edad comenta algo con el funcionario de la ventanilla; detrás de él, espera una larga fila de personas; el señor se vuelve y comienza a comentar el asunto con el que le seguía en la fila. En seguida la conversación se animó y acabaron participando todos.

Este puede ser el motivo por el que los brasileños, en menos de diez años, se han puesta a la cabeza de América Latina y del mundo en el tiempo que dedican a navegar por Internet: 23 horas y 48 minutos al mes. Brasil es el décimo país con el mayor número de ordenadores del mundo; en cuanto a penetración, Brasil también es líder en el subcontinente: 59,7%. Le siguen Chile (42,1%), México (42,1%) y Argentina (38,1%).

El número de ciudadanos que usa Internet en Brasil es de 64 millones según el Instituto de encuestas Datafolha, que considera todas las edades, o 42 millones según Ibope que considera sólo las personas mayores de 16 años. Pero en Brasil, los niños comienzan a usar el ordenador casi al mismo tiempo que se alfabetizan. Vi con mis ojos, en una favela de Río durante un programa de alfabetización digital, a una niña de cuatro años que apenas si sabía las letras y ya jugaba con el ordenador. Al acento circunflejo lo llamaba "el gorrito del abuelo".

Brasil es también el país con mayor número de orkuts del mundo (Orkut es una red social propiedad de Google similar a Facebook o Tuenti. No hay un niño o muchacho, por pobre que sea, que no pertenezca a una comunidad de Orkut. Y los blogs se multiplican como los hongos.

Meta: 100% de ciudadanos digitales

El aumento del uso de Internet en Brasil es enorme: el 78% en los dos últimos años. Los que usan el ordenador en casa son ya cerca de 30 millones. El resto lo hace en el trabajo o en locales públicos; los hay en cada esquina de cualquier aldea. Y es baratísimo: una hora de conexión a Internet cuesta un real (33 céntimos de euro).

Los jóvenes tienen esos centros siempre abarrotados y empiezan a ser usados hasta por personas mayores sin alfabetizar, pero que se entusiasman con el ordenador. Se calcula que en el 2013 Brasil tendrá 100 millones de ordenadores.

El proyecto del gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva es el de llevar a cabo una inclusión digital del 100% de los ciudadanos, comenzando por los más pobres. Se pretende que, en unos años, cualquier ciudadano pueda acceder a la banda ancha gratis o casi.

Las favelas de Río, que superan el millar con más de dos millones de habitantes, ya están conectadas con Internet. En algunas de ellas, como en la de Morro de Dona Marta, sus 10.000 habitantes ya tienen acceso gratuito a la Red. La idea es que todos los poblados chabolistas de Río puedan acceder a Internet gratis.

Más aún, según ha afirmado el gobernador del Estado de Río, Sérgio Cabral, en el 2013, todo el Estado tendrá la posibilidad de usar banda ancha. Por lo pronto, a las playas de Copacabana y de Ipanema, las más famosas de Brasil, los ciudadanos ya pueden ir con su ordenador y conectarse gratuitamente.

La penetración de Internet en Brasil ha desmentido las previsiones más pesimistas que advertían de que el mundo del futuro se dividiría entre los que tuvieran acceso a Internet (los nuevos ricos) y los que estarían privados de él (los nuevos pobres). En Brasil se ha quebrado ese tabú. Hasta el más pobre, con unas pocas monedas, puede usar Internet, cuando no puede hacerlo ya gratuitamente.

Y ha sido una penetración fulminante. Pronto, las 150.000 escuelas públicas del país estarán conectadas a Internet y los alumnos podrán tener su ordenador personal.

Todo empezó hace poco más de diez años cuando Aleksander Mandic creó el primer servidor de Internet con una línea de teléfono, su ordenador y un módem colocado en la habitación de invitados de su casa. Hoy, el modelo brasileño ha sido adoptado en países asiáticos como Corea del Sur, varios paises asiáticos y africanos e incluso europeos, además de alguno vecino, según afirma Antonio Tavares, Presidente de la Asociación Proveedora de acceso a Internet.

El deseo innato del brasileño de comunicar con los otros y el rechazo por la soledad hace que Brasil sea no sólo campeón del mundo en número de orkuts y en uso del YouTube, sino que sea el quinto pais del mundo con mayor número de teléfonos móviles: 141 millones en 2008, con un aumento del 22% por año. Poseen hoy un móvil 63 de cada cien personas. Se dice que en Brasil hablan hasta los mudos.