Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Sí, sí, pero mándemelo por escrito"

Las compañías telefónicas deberán enviar un documento a sus clientes de cualquier servicio que contraten por teléfono. Una inspección oficial detecta numerosas facturaciones incorrectas a miles de abonados

"Sí, sí, pero mándemelo por escrito". Este parece ser el lema de la nueva cruzada del Ministerio de Industria para atajar los abusos de las compañías de telefonía. Y es que la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones ha abierto una inspección a los principales operadores al detectar en los últimos meses un incremento de quejas de los usuarios por facturación incorrectas de servicios y ofertas que el cliente nunca contrató.

Por eso, a partir de finales de año, obligará a todas las compañías a remitir a sus clientes un documento acreditativo de cualquier oferta o servicio que hayan contratado telefónica a través de los servicios de atención al cliente.

Así lo anunció hoy el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, quien aseguró que durante los pasados meses de junio y julio se realizaron inspecciones a los operadores sobre la facturación y la información de precios, ofertas y promociones que reciben los usuarios, ante el incremento de quejas. Las primeras conclusiones de estas inspecciones son demoledoras: el "funcionamiento poco satisfactorio" de los centros de atención al cliente deriva en una información deficiente al usuario y, consecuentemente, en facturaciones erróneas o por servicios que nunca tuvieron constancia de contratar. Es decir, que los call center informan mal, y luego la compañía factura peor.

La nueva obligación de remitir al domicilio del cliente un documento escrito para que compruebe lo que realmente ha contratado y su precio -tanto en telefonía fija, móvil o Internet- se incluirá en la Carta de Derechos de los Usuarios de telecomunicaciones que está previsto que se apruebe a finales de este año o principios de 2009.

La Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, que centraliza y resuelve las quejas y reclamaciones de los usuarios, ha recibido 782 consultas diarias en el primer semestre de 2008, y ha resuelto casi 10.000 reclamaciones en ese mismo periodo, de las que el 83% fueron a favor del usuario. Estas cifras constatan que el incremento de las quejas sobre materia de telecomunicaciones responde a causas reales y a un servicio deficiente de las compañías telefónicas.