Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft no da por perdida la batalla por el OOXML

Héctor Sánchez, director de tecnología de la división española de la compañía, rechaza las críticas que ha recibido el formato

Microsoft perdió ayer la primera oportunidad para conseguir que la Organización Internacional para la Estandarización (ISO, en inglés) aceptara como estándar el formato Office Open XML. Sin embargo, la compañía de Redmond no ha tirado la toalla y va a trabajar para convencer a los miembros que han votado en contra o se han abstenido de las bondades del OOXML. La próxima votación tendrá lugar en el primer trimestre de 2008.

Héctor Sánchez, director de tecnología de Microsoft Ibérica, se muestra sorprendido por el revuelo causado en Internet en las semanas y meses previos a la votación que se produjo ayer. "Llevan toda la vida pidiéndonos que abramos nuestros formatos y, cuando lo hacemos, nos acusan de querer acaparar el mercado. Es paradójico y, si hubiéramos actuado al revés, nos achacarían los mismos propósitos."

Pero, ¿qué es un estándar? Su función es evitar que cada empresa o fabricante desarrolle sus productos a su libre albedrío. Así, se evita que cada fabricante de tornillos, por ejemplo, los haga de una manera diferente, lo que obligaría a los clientes a comprar un destornillador diferente para cada ocasión. En este caso, OOXML es un formato que proporciona una estructura para generar documentos de cualquier tipo, desde una hoja de cálculo hasta una presentación, pasando por un documento de texto.

Un formato 'abierto'

Según Sánchez, OOXML "permite la creación de aplicaciones con una potencia enorme que puede competir con cualquier suite ofimática, como puede ser 'Office': se podrán generar hojas de cálculo al nivel de 'Excel' o documentos de texto como con 'Word". De hecho, el formato de Microsoft ya lo utilizan, según datos de la propia compañía, más de 70 aplicaciones, entre las que destacan la suite ofimática de la propia compañía de Bill Gates, la de Corel o la de Open Office, muy conocida entre los defensores del software abierto.

Sánchez insiste en que, en realidad, OOXML ya puede ser utilizado por cualquier persona, puesto que ya es un formato 'abierto', es decir, de uso libre. "OOXML es propiedad de Ecma Internacional (una organización que trabaja en el desarrollo de estándares), no de Microsoft, desde hace dos años". Los miembros de Ecma, de la que forman parte empresas como Apple, Boeing, BP o Samsung, crearon un grupo abierto de trabajo que dio como resultado el formato finalmente presentado ante ISO.

Un formato polémico

Pese a las buenas palabras de los que apoyan al OOXML, el formato ha recibido todo un vendaval de críticas. Desde los que acusan a Microsoft de querer imponer como estándar el formato de su propia suite ofimática, hasta los que se quejan de la excesiva documentación aportada por Ecma (más de 6.000 páginas, lo que imposibilita que muchas de las personas que deben votar se lean todo), pasando por aquellos que recuerdan que ya existe un estándar para documentos: el ODF.

Microsoft, por su parte, se defiende de todas estas acusaciones. "Los estándares han competido entre ellos desde siempre. Cada uno tiene su función y es normal que haya varios; formatos de imagen hay muchos: jpg, gif, tiff, bmp... No entiendo el revuelo formado, lo bueno es que el usuario elija el que prefiera", se lamenta Héctor Sánchez.

Tampoco comprenden en Microsoft la queja ante la excesiva documentación aportada por Ecma. "Es extensa porque, cuanto mejor documentado, mejor resultará la estandarización". Precisamente ese es el problema que achaca el director técnico de Microsoft Ibérica al formato ODF, cuya documentación ronda las 700 páginas. "ODF no tiene el grado de documentación de OOXML y da problemas de interoperabilidad" entre plataformas. Además, según Sánchez, también genera problemas de "capacitación técnica, como ocurre por ejemplo con las fórmulas en las hojas de cálculo" o de accesibilidad: "Nosotros hemos trabajado con la ONCE para que nos contaran los problemas de accesibilidad a los que se enfrentan las personas discapacitadas, y hemos incluido soluciones: ODF, nada".

Microsoft tiene en mente seguir trabajando para sacar adelante la estandarización del formato OOXML. "Vamos a estudiar los 'no' condicionales y trataremos de resolverlos". Esa es otra de las críticas que ha recibido la compañía norteamericana. Algunos de los cuerpos de estandarización nacionales (los organismos encargados del desarrollo de los estándares, AENOR en el caso de España) se han quejado de las presiones recibidas por Microsoft para que votaran a favor del OOXML. Héctor Sánchez asegura que el comportamiento de Microsoft Ibérica ha sido "correcto y elegante", aunque no quiere abordar el tema pues es miembro del grupo de trabajo de AENOR que ha acordado el voto español y está sujeto a confidencialidad.