Alemania propone que Galileo pase a manos públicas

Ante los continuos retrasos de las empresas adjudicatarias, el ministro alemán de Transporte, Tiefensee, propone que el sistema europeo de navegación por satélite se desarrolle en el sector público

El ministro alemán de Transporte y presidente de turno del Consejo, Wolfgang Tiefensee, ha propuesto que el sector público asuma las riendas del programa europeo de navegación por satélite Galileo ante los retrasos provocados por el enfrentamiento entre las empresas concesionarias -entre las que se encuentran las españolas Hispasat y AENA- y su incapacidad para crear una entidad única que desarrolle el proyecto.

A juicio de Tiefensee, sólo así se logrará que Galileo esté plenamente operativo en 2012. Los Veintisiete lanzaron el pasado mes de marzo un ultimátum a las empresas concesionarias - además de las españolas, EADS, Alcatel-Lucent, Thales, Finmeccanica, Immarsat y Teleop- exigiéndoles que antes del 10 de mayo superaran sus diferencias, crearan una estructura común y designaran a un directivo que pudiera hablar por todo el grupo.

Más información

Tiefensee señaló que, tres días antes de que venza el plazo, no tiene "mucha esperanza" de que pueda cerrarse este acuerdo, por lo que es necesario examinar "soluciones alternativas". A su juicio, hay que descartar por completo una nueva licitación del contrato de Galileo para adjudicarlo a otro consorcio de empresas porque ello supondría un importante retraso para el programa, que competirá no sólo con el estadounidense GPS sino también con los sistemas ruso y chino.

La presidencia alemana tampoco se plantea abandonar el proyecto al considerar que "Galileo es el proyecto de alta tecnología más importante de Europa", permite su "independencia" respecto a los sistemas de otros países, y creará nuevas oportunidades de negocio y hasta 150.000 puestos de trabajo, según aseguró el ministro de Transportes.

"La solución alternativa que vamos a presentar significa que habrá una mayor participación del sector público durante la fase de construcción", explicó Tiefensee. La participación privada se concentraría así en la fase de gestión una vez el sistema esté operativo. Subrayó que ello no significa modificar el proyecto ni reducir los 30 satélites previstos, aunque no precisó cuál será la factura global que tendrán que pagar la UE y los Estados miembros si se retira el capital privado, y se limitó a señalar que se buscará la solución "más económica" y "más tolerable" para los contribuyentes.

El futuro de Galileo será discutido por los ministros de Transporte de los Veintisiete los días 6 y 7 de junio a partir de la propuesta que presente la Comisión el 16 de mayo. El ministro alemán aseguró que ha trabajado en estrecho contacto con el comisario Jacques Barrot para elaborar esta propuesta de que el sector público asuma las riendas de Galileo, y que ha consultado con los estados miembros, por lo que espera lograr que acepten rápidamente sus propuestas.

Reino Unido y Países Bajos son los que tradicionalmente se han mostrado más reticentes a que Galileo fuera un programa totalmente público. El objetivo de la presidencia alemana es alcanzar en junio un principio de acuerdo sobre el futuro de Galileo y cerrar todos los detalles a finales de este año.

Tiefensee no quiso aclarar si las empresas concesionarias podrán seguir beneficiándose de futuros contratos o si serán excluidas por no haber cumplido sus compromisos. El portavoz de Transporte del Ejecutivo comunitario, Michele Cercone, se mostró de acuerdo con la presidencia alemana en que Galileo en su concepción actual no saldrá adelante por la incapacidad de las empresas adjudicatarias de cumplir con sus compromisos y en que será necesario "reorganizar el proyecto". No obstante, no quiso entrar en los detalles de sus propuestas alternativas

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50