Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft entrega nuevos documentos a Bruselas para evitar una multa diaria de tres millones

La Comisión Europea exige a la compañía informática que rebaje el precio que cobra a sus competidores por la información que permite a éstos crear productos compatibles

El pulso entre la Comisión Europea y Microsoft ha vivido un nuevo episodio en el día en el que vencía otro ultimátum dado a la empresa informática para que proporcione la información necesaria para que sus competidores puedan desarrollar software compatible con las plataformas Windows. El gigante tecnológico, sobre el que pesa la amenaza de una nueva multa diaria de tres millones de euros, ha proporcionado a Bruselas nueva documentación, que la Comisión Europea estudiará para comprobar si en esta ocasión se trata de una respuesta "completa y adecuada" a sus requerimientos.

La Comisión Europea no proporciona detalles sobre el contenido de la respuesta de Microsoft al último "pliego de cargos" enviado por el Ejecutivo comunitario el pasado 1 de marzo. Este documento afirmaba que la compañía informática pide a sus competidores un precio excesivo por la información que permitiría a sus competidores crear productos compatibles, al considerar que los datos técnicos que debe proporcionar "no contienen innovaciones significativas".

Con la traba del precio, según las instituciones europeas, Microsoft sigue infringiendo la normativa sobre "abusos de posición dominante", con unas prácticas "cercanas al monopolio" en los sistemas operativos para ordenadores. El vicepresidente y responsable legal de Microsoft, Brad Smith, considera por su parte que los precios están "por lo menos un 30% por debajo de las tasas de mercado" para productos similares.

En juego está una nueva sanción contra Microsoft, que ya ha recibido multas en el pasado por este mismo litigio. Desde diciembre de 2005 hasta el 30 de julio de 2006, el límite de la multa diaria que puede imponer Bruselas es de 2 millones de euros, pero desde el 1 de agosto pasado el tope de la sanción ha aumentado hasta 3 millones de euros al día.

La batalla legal entre Bruselas y el gigante de Redmond (EEUU) comenzó a finales de 1998, cuando el fabricante estadounidense de programas Sun Microsystems presenta ante la Comisión Europea una denuncia contra Microsoft por abuso de posición dominante. Tras varios años de investigaciones y negociaciones con la compañía, la Comisión impuso una multa récord de 497,196 millones de euros por abusar de su cuasi monopolio en los sistemas operativos de PC, con el fin de dominar también los mercados de sistemas para servidores y de reproductores multimedia.

Esta cantidad se encuentra depositada en una cuenta bloqueada hasta que la Justicia europea dirima el litigio. El pasado mes de julio, la Comisión anunció que castigaría de nuevo a Microsoft con una sanción de 280,5 millones de euros por incumplir sus demandas y le amenazó con elevar la multa a tres millones diarios si continúa el incumplimiento.