Viacom exige 1.000 millones de dólares a YouTube por usar sus vídeos sin permiso

El dueño de la MTV y el estudio Dreamworks asegura que en la web de Google todavía pueden encontrarse 160.000 clips de su propiedad.- Ambas empresas han estado negociando sin éxito durante los últimos meses en busca de un acuerdo

Viacom ha decidido llevar a los tribunales su enfrentamiento con YouTube, al que exige 1.000 millones de dólares (más de 750 millones de euros) como compensación por la publicación no autorizada de sus contenidos. Hace poco más de un mes el conglomerado audiovisual exigió a Google, dueña del portal de vídeo, que retirase de éste todos los contenidos de su propiedad. La petición no ha sido escuchada, y Viacom exigirá una indemnización por los daños que el uso sin permiso de sus programas pueda haberle causado, en la que es la primera demanda de este tipo de un gran grupo de comunicación contra el sitio de Google.

Más información

Viacom acusa a YouTube y al buscador de "violacion masiva e internacional del copyright", y además de la compensación pide que se adopten las medidas necesarias para que cese en su actitud, según explica en un comunicado.

Viacom asegura que más de 160,000 clips de YouTube contienen materiales de su propiedad, y que se han visto ya más de 1.500 millones de veces. Sus peticiones para que estos vídeos fueran retirados se remontan a octubre de 2006, cuando exigió que se eliminaran del portal vídeos procedentes del canal Comedy Central.

Desde entonces ambas compañías han estado negociando un posible acuerdo, pero las conversaciones no llegaron a buen fin y Viacom reiteró su solicitud a principios de febrero de este año.

Un problema largamente anunciado

Un comunicado de Google señala que la compañía está segura de que YouTube respeta los derechos de autor en disputa en este caso, y anuncia que no permitirán que esta denuncia interfiera en el crecimiento contínuo del portal de vídeo.

El buscador compró esta página web por 1.650 millones de dólares en noviembre de 2006, intentando así aprovechar el crecimiento exponencial de YouTube tanto en audiencia como en número de usuarios.

El problema de la propiedad intelectual se veía entonces como el gran obstáculo que debería superar Google en el futuro, y este respondió anunciando la implantación de una tecnología que permitiría identificar los contenidos protegidos e impediría que fueran publicados en la página por sus usuarios. Ese sistema no ha llegado aún, y ni siquiera existe un calendario para su implantación.

En juego está la lucha por las audiencias que migran desde la televisión a Internet.. Viacom y otras cadenas, como NBC, están invirtiendo mucho dinero en la creación de páginas web en las que se alojan sus contenidos, pero la publicación de éstos en sitios como YouTube deriva a los usuarios -y los posible ingresos publicitarios o por suscripciones- a otras compañías. Ante esa situación, hay grupos mediáticos que como la cadena pública británica BBC han decidido aliarse con el portal de vídeo de Google, creando una página propia dentro del sitio y compartiendo los ingresos que generan los vídeos.

El propietario de MTV no es el único enfrentado a YouTube por la publicación sin permiso de sus contenidos, pero si el primero que exige una compensación económica por vía judicial. En enero de este año, la cadena estadounidense Fox denunció al portal de vídeo tras comprobar que uno de sus usuarios colgó de forma ilegal en esa página episodios completos de su serie 24, poco antes de que se estrenara.

Lo más visto en...

Top 50