Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El canon digital aún está por definir

Todavía no se han fijado las cuantías ni se ha decidido a qué nuevos aparatos se extenderá esta tasa con la que se quiere compensar a los autores, pero los discos duros de ordenador, los faxes y las impresoras están fuera de la propuesta de Industria.

El nuevo canon digital sigue siendo un misterio. Aún no se sabe definitivamente a qué nuevos productos se va a aplicar esta tasa, que actualmente incorporan los CDs y DVDs, como compensación a los autores y productores por los daños causados a sus derechos autor por las copias privadas, reconocidas por la ley.

Dentro del listado de aparatos susceptibles de ser gravados con el canon digital están los reproductores MP3, los teléfonos multimedia, las memorias flash de mayor capacidad y los grabadores de CDs y DVDs.

Se sabe que los discos duros de ordenador y las conexiones ADSL no están dentro de la lista de aparatos que Industria considera que dañan directamente la propiedad intelectual. Tampoco están contemplados los faxes, ni las impresoras, como se ha llegado afirmar en los últimos días, aunque sí se encuentran los aparatos multifunción que incluyen fotocopiadora, escáner y fax en una misma máquina, según ha confirmado el Ministerio.

“De precios no hay nada. Aún no se ha llegado a ese nivel de detalle”, aseguran fuentes cercanas a las negociaciones, que añaden que Industria y Cultura aún no han intercambiado sus distintos estudios y datos. Se prevé que esta misma semana se produzca el encuentro para definir definitivamente a qué nuevos dispositivos se aplica el canon y las cuantías con las que se gravará a cada tipo de aparato.

A pesar de que no hay información oficial, las asociaciones de autores y los fabricantes de electrónica llevan semanas lanzando informaciones dispares sobre el impacto que tendrá el canon digital en los precios de todo tipo de productos.

La Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (AETIC) asegura que el precio medio de los dispositivos electrónicos se encarecerá una media de un 25%, una subida de precios que en algunos aparatos podría llegar a suponer un alza del 85% sobre el precio actual.

Estudios propios

Las cifras que manejan los fabricantes y autores proceden de la anterior negociación, que no llegó a buen puerto, lo que desembocó en la intervención del gobierno, quien está realizando sus propios análisis.

Hasta ahora los esfuerzos de la Secretaría para el Desarrollo de la Sociedad de la Información se han centrado en un diagnóstico sobre el uso que se hace de cada dispositivo, para conocer en qué grado los usuarios los utilizan para reproducir obras protegidas.

Una vez definidos estos productos, se ha hecho una simulación sobre el impacto que puede llegar a tener en los derechos de autor, teniendo en cuenta las previsiones de venta para los próximos años.

Hasta aquí el trabajo está hecho. Pero todavía se deben cotejar las distintas simulaciones para calcular una cifra compensatoria total, y su reparto, que se acordará entre los dos ministerios involucrados.

El 24 de marzo se cumple el plazo para que Industria y Cultura concreten cómo se va a aplicar el canon digital, pero no habrá un texto oficial hasta cumplir con los trámites debidos, lo que puede llevar otras dos semanas más.