Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asimelec advierte sobre una extensión "irracional" del canon a nuevos dispositivos

El 70% de los usuarios no utiliza las herramientas multimedia de los móviles, a los que las sociedades de gestión quieren aplicar una tasa de compensación por los derechos de autor

La patronal de las empresas españolas de electrónica y comunicaciones ha hecho pública una encuesta que arroja serias dudas sobre la justificación de algunas de las medidas propuestas por las sociedades de gestión de derechos en la reforma del llamado canon digital, el gravamen que soportan todos los consumidores que compran soportes de almacenamiento como CDs o DVDs.

En ese estudio, realizado por SigmaDos a encargo de Asimelec, se revelan datos llamativos. Así, el 70% de los consumidores encuestados afirma que no usa para nada las capacidades multimedia de su teléfono móvil, cuyo soporte de datos es uno de los propuestos por la Sociedad General de Autores (SGAE) y otras sociedades similares, para ser gravado con el polémico canon.

Cuando se les pregunta por las unidades de memoria de las cámaras digitales, la práctica totalidad de los encuestados (el 99%) declara que sólo las usa para su fin primordial: almacenar sus propias fotos, y no para depositar en ellas materiales protegidos por derechos de autor.

El informe también se ha detenido a analizar el “uso de los CD y DVD vírgenes, los dispositivos más usados por los consumidores". Y se obtiene así la conclusión de que apenas el 20,8% de los CDs vendidos en España se destinan a copiar música. Respecto a los DVDs y las películas, la cifra es sólo ligeramente superior: el 26,5% de los discos vírgenes.

Respecto al mercado de los CDs, José Perez, director general de Asimelec, asegura que "desde 2003 se está aplicando un canon que supone el 60% del PVP". Y añade que este sobreprecio "ha supuesto la creación de un mercado negro que ha provocado el derrumbe de esta industria en España".

Pérez subraya que se debería "tener en cuenta las repercusiones que un canon irracional provocaría en la comercialización y distribución de los nuevos dispositivos".