Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cisco cede a RedIris "el router más potente del mundo"

El dispositivo, que será utilizado por investigadores y centros académicos, podría distribuir vídeo de alta calidad para 15 millones de usuarios al mismo tiempo

La compañía tecnológica Cisco ha cedido a la red académica y de investigación RedIris, gestionada por Red.es, un router que mejora significativamente la capacidad y calidad de la transmisión de datos entre las cerca de 300 instituciones que componen esa red. Este dispositivo es capaz, por ejemplo, de proporcionar una señal de vídeo de alta calidad para 15 millones de usuarios al mismo tiempo.

Un router no es ya un dispositivo extraño para todo el que tenga una conexión a Internet de alta velocidad en casa. Es el aparato que, cedido por su operadora o comprado por el usuario, se utiliza para repartir la conexión a la Red de los diferentes ordenadores del hogar. El dispositivo donado por Cisco a RedIris hace lo mismo, pero a lo grande. Muy grande, pues el artilugio, llamado CRS-1, ha sido calificado por el libro Guinnes de los record como el router más potente del mundo.

Su incorporación a la infraestructura de la red académica y de investigación española supone “un salto cualitativo innegable”, según ha señalado el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, en un acto celebrado en la sede de RedIris al que también han acudido el secretario de Estado de Telecomunicaciones y presidente de Red.es, Francisco Ros, el vicepresidente de Cisco para la región mediterránea, Jordi Botifoll, y el secretario general de política científica y tecnológica, Francisco Marcelán, adscrito al ministerio de Educación.

Clos ha señalado que el CRS-1 permitirá compartir en mejores condiciones –enviando imágenes de mucha mayor calidad- los datos procedentes de los telescopios situados en Canarias con otros investigadores europeos, facilitar el acceso al centro de súper computación de Barcelona, o crear sistemas de computación distribuida, en los que varios ordenadores situados en diferentes localizaciones trabajan de forma conjunta para un mismo fin. El responsable del departamento de Industria considera que lograr una mayor capacidad será un aliciente para que los centros de investigación españoles incrementen el volumen de información que circula por RedIris.

Esta organización es, según Francisco Marcelán, “clave para afrontar los retos de la ciencia, la cooperación y la generación de masa crítica”, y la integración en su red del CRS-1 contribuirá a “poner a nuestra ciencia en el lugar que le corresponde”, permitiendo por ejemplo que los datos que surgen del uso de un acelerador de partículas lleguen a los centros de investigación en las mejores condiciones para ser procesados, o nuevos servicios telemáticos para la comunidad científica.

El dispositivo es ciertamente singular, pues sólo tres redes de la comunidad investigadora y académica europea disponen de un router de estas características, según fuentes de RedIris. Ésta colaborará con Cisco en el desarrollo de aplicaciones y mejoras para el CRS-1, que alcanza una capacidad de transmisión de 92 Terabytes. Esto significa que es capaz de proporcionar más de 96 millones de veces el flujo de información que llega a través de una línea ADSL de un ‘mega’.