Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protección contra la piratería, un arma de doble filo para YouTube

El sítio de vídeos quiere identificar las obras protegidas y retirarlas o sustituirlas, algo que según los analistas podría reducir el número de usuarios

YouTube está perfeccionando una tecnología para detectar los vídeos con copyright que permitiría al sitio adquirido por Google retirar de la web los archivos que infringen los derechos de autor. Algo que evitaría problemas legales pero que al mismo tiempo podría provocar la marcha de muchos usuarios.

Los acuerdos firmados recientemente por YouTube con las grandes productoras obligan a los responsables de este proyecto a desarrollar una tecnología de marcas sonoras capaz de detectar las copias de material protegido que los usuarios publiquen en la web. Una vez identificados, YouTube tendrá que sustituir los vídeos por versiones aprobadas por los propietarios de los derechos de autor o simplemente eliminarlos.

Los analistas opinan que esta nueva política podría hacer que los fans de YouTube no encuentren, como hasta ahora es habitual, todo lo que buscan en esta página web, y paulatinamente abandonen el sitio en busca del próximo rebelde del vídeo en Internet. "Hay pocas cosas que retengan a la audiencia de YouTube, excepto la creencia de que sea lo que sea lo que quieres ver, hay una gran posibilidad de que lo encuentres ahí", señala el analista de Jupiter Research Joe Lazlo. "Si el vídeo se va a otros sitios, me temo que la audiencia lo pueda hacer también, por eso YouTube tiene que ser muy cuidadoso al manejar este asunto".

En la actualidad, YouTubees es una mina de oro para todo el que le gusten los vídeos grabados por aficionados, pero también un gran almacén en línea de grabaciones de televisión, vídeos musicales, fragmentos de películas... La compañía, que ha llegado a un acuerdo con Google, que se hará con el proyecto por más de 1.300 millones de euros, ha cerrado tratos también con tres grandes discográficas -Warner Music, Vivendi Universal y Sony BMG-, que obtendrán parte de los ingresos publicitarios cuando alguien vea uno de sus vídeos.

Una copia autorizada o la eliminación

Los acuerdos con las productoras señalan que YouTube no será quien publique los contenidos de éstas. En su lugar, desarrollará una tecnología que permita a los titulares de los derechos de autor identificar las obras que han sido publicadas en YouTube por los internautas, "y decidir después si desean que sea retirada o no", según ha explicado una portavoz del sitio de alojamiento de vídeos.

Este sistema de detección repasará todos los contenidos publicados en YouTube en busca de marcas sonoras que las identifican como obras protegidas. Una tecnología que puede en todo caso no ser perfecta para algunas situaciones.

Un vídeo casero en el que suene de fondo una canción registrada podría ser identificado como una violación de los derechos de autor, y las grabaciones de conciertos realizadas por los internautas podrían ser retiradas como una precaución ante la duda de a quién pertenecen los derechos. "Vamos a ver muchas cosas así, va a ser la persecución constante del gato y el ratón", afirma Michael McGuire, analista tecnológico de Garner.

YouTube no ha proporcionado muchos detalles sobre esta tecnología, pero su objetivo es que entre en funcionamiento antes de fin de año. Josh Bernoff, de Forrester Research, piensa que "es imposible que sea completamente efectiva" pues "el demonio está en los detalles".

Johnny y MIcrosoft

YouTube no es el único servicio de alojamiento de vídeos de que se obligado a utilizar una tecnología de este tipo. Guba, que ofrece películas de aficionado y producciones de Hollywood, incorpora una tecnología llamada Johnny que ha sido respaldada por los grandes estudios.

Para detectar las obras protegidas, el sistema no se fija en marcas sonoras, sino en la secuencia de imágenes de los vídeos, con las que crea una especie de firma única para cada uno de ellos.

El contenido puede ser identificado así independientemente del formato de archivo en que se encuentre, la resolución o el tamaño, segín el vicepresidente de desarrollo de Guba, Bart Myers. La compañía asegura que es un sistema que ofrece un 90% de aciertos en los vídeos de más de tres minutos. Si los archivos duran menos, la identificación se complica.

Microsoft no ofrece por el momento en su servicio en pruebas para el alojamiento de vídeos, Soapbox, ninguna tecnología para filtrar todo lo que los internautas suben a sus servidores. Algo que podría cambiar en el futuro si se atienda a las declaraciones del director general de la unidad de entretenimiento de MSN, Rob Bennett, que ya ha anunciado que se moverán en ese sentido.