Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:EFECTO TIC

Francia contra Apple: cuando el Estado desconoce el mercado

Josep Valor es miembro del e-Business Center PwC&IESE. La columna semanal Efecto TIC se publica quincenalmente en ELPAIS.es.

El pasado 21 de marzo el gobierno francés aprobó la DADVSI (Ley sobre derechos de autor y derechos afines en la sociedad de la información). Uno de sus apartados se refiere a la interoperabilidad de formatos, de forma que las piezas musicales en MP3 puedan reproducirse en cualquier reproductor de MP3 del mercado. Si finalmente esta ley recibe el necesario aprobado del Senado francés, las tiendas de música online deberán proteger sus archivos con una tecnología de gestión de los derechos de uso (DRM) compatible.

Una de las consecuencias de la ley francesa es la de acabar con un potencial monopolio del mercado de la música digital por parte de Apple, favorecido por el hecho de que la empresa de Jobs se niega a licenciar su tecnología DRM, precisamente denominada FairPlay (juego limpio). Si la ley sale adelante y sus medidas se cumplen, las canciones adquiridas en la exitosa tienda de Apple, iTunes, deberían poder escucharse por los franceses en los reproductores de Creative, por ejemplo. Y, a la inversa, las canciones compradas en VirginMega podrían reproducirse en el también exitoso iPod.

Sin embargo, parece que los diputados franceses no han comprendido que la cuestión no es si Apple abre o no su formato a la competencia. La materia prima, es decir, las canciones que iTunes comercializa, no son propiedad de Apple. Los usuarios pueden adquirirlas en otras tiendas online y en ningún caso están obligados a utilizar la tecnología FairPlay.

A la espera de que la ley de interoperabilidad de formatos se debata en el Senado francés -presumiblemente en el mes de mayo—, faltan muchos detalles por conocer. Por ejemplo, ¿deberán pagar los fabricantes de MP3 rivales una licencia por utilizar el sistema de protección de archivos (DRM) de Apple? Y si es así, ¿quién fijará el precio? Si lo hiciese la misma Apple podría establecer el precio de licencia que quisiese. Al fin y al cabo, es el líder del mercado también en Francia, aunque el 40% de la cuota francesa está por debajo de la que tiene en otros países, en algunos de los cuales alcanza un 70%. Otra posibilidad es que sea el gobierno quien determine el precio de la licencia, aunque de momento no se conocen los términos de su aplicación. Y sin una regulación estatal del coste de las licencias, lo cierto es que de poco sirve obligar a Apple a la interoperabilidad.

El mismo organismo regulador de la competencia en Francia determinó ya en 2004 que el acceso a iPod no era indispensable para el desarrollo del mercado de la música digital. Era su respuesta a la denuncia presentada por VirginMega contra Apple debido a que las canciones adquiridas en su sitio web no podían reproducirse en los iPod. ¿Por qué ahora se quiere obligar al sector de la música a respetar la interoperabilidad? A pesar de que en otros ámbitos del software y el hardware la interoperabilidad no es precisamente del 100% la administración ha tomado muy pocas decisiones políticas para hacerla realidad.

La globalidad de Internet impide a Apple abrir su tecnología DRM a otros fabricantes en el mercado francés mientras mantiene su actual modelo en el resto de países. Así pues, no parece que la promulgación de la DADVSI vaya a favorecer realmente el desarrollo del mercado de la música digital en Francia. Es más, si el Senado apruebe finalmente esta ley, lo más probable es que la oferta de Apple sea sustituida por la piratería. Justo lo contrario del objetivo que asegura perseguir ley.