QUÉ PASÓ CON...VíaPlus

Un negocio que duró tres años

Una de las 'puntocom' que nacieron con éxito vendiendo productos en Internet terminó con pérdidas de 80 millones de euros

En febrero de 1998, Tabacalera y Cortefiel acordaron constituir una sociedad conjunta para desarrollar el comercio electrónico de productos. Así nació la sociedad VíaPlus y su producto estrella: un cajero automático que se comenzó a instalar en mil establecimientos, la mayoría estancos y dónde los ciudadanos podían elegir productos de informática, libros, discos, equipos deportivos, enseres para el hogar, complementos y prendas de moda, e incluso programas para vacaciones.

En noviembre de 1999, Viaplus inició sus actividades de venta por Internet con una oferta a través de Internet de 40.000 productos, de más de 150 marcas, distribuidos por su red de terminales, los cajeros automáticos.

En los dos primeros meses de actividad (cierre del ejercicio 1999), Supertienda Viaplus facturó 268.051 euros y superó los 5,2 millones de páginas visitadas.

El producto estaba dirigido a consumidores de 30 y 45 años y contaba con una inversión de 4.150 millones de las antiguas pesetas. La empresa de comercio electrónico nacía con un 75% de la participación de Altadis y un 25% de Cortefield.

Dos años después de ese lanzamiento, se ficha para dirigir ViaPlus a María Llopis , que ocupaba desde 1995 el cargo de consejera delegada de Open Bank. Tras su nombramiento, la empresa amplía capital con 2.000 millones de pesetas y se lanza al mercado luso, también prevé salir a bolsa a finales de ese año. Nunca lo consiguió. Después la ampliación de capital y de lanzarse a nuevos mercados, la empresa sufrirá la crisis que afectó a cientos de puntocom. El 5 de marzo de 2001, Llopis es sustituida por Andrés Pérez, ex consejero delegado de la inmobiliaria Zabálburu.

En junio de 2002 las dos empresas se niegan a invertir más dinero en la puntocom y deciden buscar comprador. No lo consiguen y un mes después el grupo textil y la tabacalera cierran la tienda virtual. Cortefiel provisionó en sus resultados 5,3 millones de euros en pérdidas por el 25% de la sociedad. El resto pertenecía a Altadis. De esta forma terminaba la historia de una de las puntocom que nació para convertirse en una de las mayores tiendas de Internet y que terminó acumulando pérdidas superiores a los 80 millones de euros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS