Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Competitividad de la UE aprueba la directiva sobre patentes de 'software'

La presidencia luxemburguesa se niega a reabrir el debate por "razones institucionales"

El Consejo de Competitividad de la UE formalizó hoy el acuerdo político alcanzado el pasado mayo sobre la polémica propuesta de directiva para inventos ejecutados por ordenador, pero con las reservas de una decena de países. La propuesta legal, pendiente aún de la segunda lectura en el Parlamento Europeo, se enfrenta al rechazo de las organizaciones defensoras del software libre y las reticencias de la propia Eurocámara. Hoy, la presidencia luxemburguesa ha rechazado las peticiones de Portugal, Polonia y Dinamarca para que la norma se debatiera de nuevo antes de ser aprobada.

El Consejo había llegado a un principio de acuerdo sobre el texto el pasado mayo, con el voto en contra de España, la abstención de Italia, Austria y Bélgica, y el respaldo del resto, por lo que hoy se trataba sólo de formalizar dicho acuerdo. Sin embargo, las delegaciones de Polonia, Dinamarca, Holanda, Hungría, Letonia y Chipre, que habían apoyado el acuerdo de mayo, lo ratificaron hoy por razones de procedimiento, pero anunciaron que harán declaraciones inviduales para especificar su posición actual sobre la conflictiva directiva, según explicó el ministro luxemburgués de Economía y presidente de turno del Consejo, Jeannot Krecké.

Los ministros de Portugal, Polonia y Dinamarca reclamaron incluso la reapertura del debate sobre el texto, pese a que la cuestión figuraba en la agenda del Consejo como "punto a", denominación que reciben los asuntos que son sometidos a aprobación sin discusión de fondo. La presidencia luxemburguesa se negó por "razones institucionales", para "no sentar un precedente" que a su juicio habría causado más retraso en la ya larga tramitación y "puesto en cuestión el procedimiento mismo", apuntó Krecké.

La directiva queda ahora pendiente de la segunda lectura en el Parlamento Europeo, que ya se ha mostrado crítico con la propuesta. De hecho, el pasado 17 de febrero, y tras una demanda de la comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos, los presidentes de grupos políticos de la Eurocámara pidieron a la CE que retirase el texto actual y reiniciase todo el proceso de tramitación. El actual comisario de Mercado Interior, el irlandés Charlie McCreevy, no atendió la solicitud aduciendo la conveniencia de que el Consejo de Ministros se pronunciase sobre el texto que ya está en tramitación.

Un texto polémico

La propuesta de directiva pretende armonizar la manera en la que los Estados de la UE patentan las invenciones ejecutadas por equipos informáticos, como ciertas innovaciones para maquinaria industrial o automóviles. La Comisión Europea, autora de la iniciativa, sostiene que el texto es suficientemente claro para evitar toda deriva hacia la patentabilidad de programas informáticos que no aporten ninguna contribución técnica. Sin embargo, partidarios del uso libre del software denuncian que podría servir de base legal para que grandes empresas como Microsoft, Nokia, Ericsson o Alcatel blinden mediante patentes el uso de algoritmos o fórmulas informáticas, hasta ahora sólo sujetas al pago de derechos de copia.

La propuesta, planteada por el anterior comisario de Mercado Interior Frits Bolkestein, fue revisada en primera lectura por el pleno de la Eurocámara en septiembre de 2003, que incluyó una enmienda por la que se excluía expresamente la posibilidad de patentar programas informáticos como tales. El Consejo de Ministros rebajó la capacidad vinculante de la enmienda en el principio de acuerdo sobre el texto que alcanzó en mayo, con el voto en contra de España, y la abstención de Bélgica, Italia y Austria, y que fue hoy ratificado.