Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece un 20% el número de altas de líneas ADSL no vinculadas a Telefónica

Según los datos de la Asociación de Internautas

La Asociación de Internautas (AI) afirma que una "falsa liberalización, auspiciada por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), sigue generando efectos perversos para el conjunto de los usuarios" de la banda ancha en España. No obstante, la extensión de redes propias, no controladas por la operadora dominante, ha permitido que el número este tipo de líneas ADSL contratadas haya subido un 20% en septiembre, según la asociación.

El número de altas durante el mes pasad de líneas ADSL desagregadas del bucle de la operadora de referencia es de 12.000, lo que según los datos de la AI refleja un crecimiento del 20% con respecto al total de líneas desagregadas del mes anterior. Estas líneas se han instalado en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Sevilla, en porcentajes parecidos a los producidos en la instalación del ADSL agregado a la oferta de Telefónica.

Según informa la AI, el número de conexiones ADSL alcanzó al cierre de septiembre las 2.157.797 líneas, después de

que el mes pasado se contrataran 48.387 nuevas conexiones. Madrid y Barcelona acaparan más del 38 por ciento de las líneas ADSL del país, con 420.646 y 409.727 conexiones, respectivamente, seguidas de Málaga, con 95.321; Valencia, con 91.435; Alicante, con 77.226; Baleares, con 72.566, y Sevilla, con 71.263.

Como provincias más rezagadas en la implantación de tecnología ADSL, se sitúan Soria, con 2.322 conexiones; Avila, con 3.509; Cuenca, con 3.639; Zamora, con 3.708, y Teruel, con 3.884 líneas.

La Asociación de Internautas sostiene que este crecimiento en el número de solicitudes efectuadas fuera de Telefónica se debe al "cambio de estrategia" de las operadoras, que está suponiendo la aparición de "nuevas y atractivas ofertas". Asimismo, asegura que la comparación de la calidad y los precios del servicio en España y el resto de Europa "no hace más que sonrojarnos de vergüenza".