Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa abre hoy su 'primera puerta' al espacio profundo

New Norcia (Australia)

La Agencia Espacial Europea (ESA) abrió hoy su 'primera puerta' al espacio profundo, más allá de un millón de kilómetros, con la inauguración de una antena gigante en New Norcia (Australia), a la que seguirá otra en España.

La antena de New Norcia, ubicada en un paraje semidesértico a 150 kilómetros al norte de Perth (capital del Oeste de Australia), es "nuestros ojos en el cielo, nuestra forma de mirar el resto del universo", afirmó el director de los programas científicos de la ESA, David Southwood, en la ceremonia inaugural que se coronó con la suelta de globos blancos al cielo, de un azul intenso y sin nubes.

"Hay muchas cuestiones de las que no conocemos las respuestas", añadió Southwood, visiblemente emocionado por la apertura de la "primera puerta" europea al espacio profundo, al tiempo que se mostró seguro de que gracias a esta antena los europeos "podremos conocer algunas respuestas".

"Hay que intentar ser humilde, al tiempo que se intenta descubrir los secretos de universo", apostilló, por su parte, el prior del monasterio de New Norcia, Placide Spearrit, antiguo propietario de los terrenos en los que se ha instalado la antena.

Para la ESA, la antena de New Norcia supone "la entrada en una nueva era para la carrera espacial europea, pues es el primer paso en el camino de nuestra autonomía frente a los estadounidenses en las misiones al espacio profundo", manifestó el representante de la ESA en España, Valeriano Claros, considerado como uno de los 'padres' de este proyecto.

Una de las mayores antenas del mundo

Con sus 600 toneladas de peso, unos 40 metros de altura y 35 metros de diámetro, la antena de New Norcia es, por ahora, la joya de la corona de estaciones de control y seguimiento de satélites de órbita geoestacionaria de la ESA, que cuenta con una red propia de cinco instalaciones en Kiruma (Suecia), Redu (Suiza), Kuru (Guayana francesa) y Villafranca y Maspalomas (España).

Una de las grandes novedades de la antena de New Norcia, una de las de mayores dimensiones del mundo, es que permitirá recibir y enviar información a satélites o sondas espaciales de órbita elíptica, los únicos capaces de explorar otros planetas y de propulsarse hacia los confines del espacio.

Su gran estabilidad y su sistema de tratamiento de datos a través de un sistema de enfriamiento de los mismos por vía de la crionización, con el fin de eliminar las posibles perturbaciones y aumentar su calidad, son dos características que hacen de esta antena un ejemplar único en su sector, según dijo la jefa de comunicación del Centro Europeo de Operaciones Espaciales, Jocelyne Landeau-Constantin.

"Concebida para que aguante temperaturas de hasta 55 grados centígrados y vientos de hasta 180 kilómetros por hora, la antena de New Norcia será superada en prestaciones por su hermana casi gemela que se instalará en la localidad abulense de Cebreros, donde comenzarán los trabajos de acondicionamiento del terreno en unas semanas", agregó.

La tercera, que dotaría a la ESA de una autonomía total de la estadounidense NASA, podría situarse en Canadá o Chile, opción ésta que cuenta con el apoyo de Claros, quien dirige además la estación de Villafranca, pues "desde el hemisferio austral la observación del universo es más completa".

En un horizonte cercano, la antena de New Norcia servirá para el control y seguimiento de tres ambiciosas misiones espaciales europeas: Mars Express, Rosetta y Venus Express. La primera comienza su singladura el próximo mayo, la segunda se espera que pueda iniciar su camino en búsqueda de un cometa en 2005 y la tercera pondrá rumbo a Venus en noviembre de 2005. En una década, les seguirán los satélites Hershel, Plank y Edinston, que saldrán a explorar los confines del universo.