_
_
_
_
_

California pone en marcha un ambicioso programa para reparar los daños causados por la esclavitud

Un paquete de 14 iniciativas de ley pretende corregir siglos de racismo en un Estado con 2,6 millones de afroamericanos

El pastor Henry C. Williams, de Oakland, da su testimonio frente a la comisión de reparaciones de California, en marzo de 2023.
El pastor Henry C. Williams, de Oakland, da su testimonio frente a la comisión de reparaciones de California, en marzo de 2023.Hector Amezcua (AP)
Luis Pablo Beauregard

Después de años en preparación, un grupo de legisladores de California ha presentado al fin una esperada propuesta, única en su tipo, para reparar los daños provocados por la esclavitud. La iniciativa consta de un ambicioso paquete de 14 leyes que abarca temas tan diversos como el sistema carcelario, compensaciones por la expropiación de tierras, la eliminación de trabas para empresarios con antecedentes penales y hasta la discriminación por los peinados en las competencias deportivas. Hay un gran ausente. Los congresistas han dejado fuera una de sus propuestas más osadas: el pago en efectivo a familiares que tuvieran antepasados esclavizados.

El bloque de normas ha sido desvelado este jueves por los nueve legisladores que conformaron un grupo de trabajo. Este tuvo como objetivo investigar y debatir qué respuesta podía dar el Estado a siglos de injusticias en la era de segregación racial conocida como la de las leyes de Jim Crow. Esta comisión fue creada en 2020 por el gobernador Gavin Newsom tras el asesinato de George Floyd a manos de un policía de Minneapolis, un crimen que agitó la tensión racial en Estados Unidos.

El grupo escuchó por dos años y en diversas sesiones en todo el Estado cientos de testimonios que narraron cómo el racismo impactó en sus historias familiares. California prohibió la esclavitud en su Constitución de 1849, pero la región no acompañó esto con penas para castigar a los dueños de esclavos, por lo que la práctica siguió.

El proceso de trabajo de la comisión fue seguido de cerca por políticos, académicos, economistas e historiadores por las posibles repercusiones nacionales que sus conclusiones podían tener. Otros Estados, como Colorado, Nueva York o Massachusetts, han hecho ejercicios similares, pero nadie ha intentado convertir las recomendaciones en leyes. El grupo entregó en mayo sus conclusiones finales en dos tomos, más de 1.600 páginas y 111 recomendaciones que ahora el poder Legislativo deberá aprobar.

“Nuestra misión es corregir los males en contra de las comunidades negras ocasionados por leyes y políticas diseñadas para restringir y marginar a los afroamericanos”, ha señalado el congresista de Los Ángeles Reginald Jones-Sawyer, uno de los integrantes de la comisión. “Estos daños pueden encontrarse en la educación, el acceso a la vivienda y a la financiación para pequeñas empresas, todo esto contribuyó a negar a la riqueza colectiva de una generación durante cientos de años”, añadió el legislador en un comunicado.

San Francisco California
Un mitin en favor del pago de reparación de daños en San Francisco, en marzo de 2023.Jeff Chiu (AP)

Las leyes pretenden, por ejemplo, restringir el tiempo de confinamiento solitario a las personas en las cárceles por los efectos que este puede tener en la salud mental. La norma es similar a una presentada el año pasado. Esta fracasó en su tránsito legislativo. Newsom vetó otra medida parecida en 2022. El caucus negro pretende darle nueva vida en el Congreso estatal.

Solo una de las iniciativas pondría dinero en manos de las personas afectadas por el racismo. La propuesta del senador local Steven Bradford, de Los Ángeles, restituiría a sus dueños originales la propiedad de terrenos que fueron expropiados en los tiempos de segregación. Como está escrita la propuesta, los familiares de los afectados tendrían derecho a una compensación económica.

Medio billón de dólares

La propuesta de Bradford, no obstante, reduce drásticamente el universo de beneficiarios en un Estado que tiene 2,6 millones de afroamericanos. La atención mediática se centró durante meses en el monto que recibirían los integrantes de esta minoría racial, el 5% de los habitantes del Estado. La comisión acotó la propuesta y votó para fijar requisitos. Solo recibirían dinero quienes pudieran trazar directamente su linaje hasta los tiempos de las leyes Jim Crow y cuyos ancestros migraron antes de 1900.

Algunos economistas que asesoraron a la comisión estimaron que el costo total de la medida rondaría los 500.000 millones de dólares, de acuerdo a los números más conservadores. La cifra era muy superior al presupuesto estatal anual (297.000 millones) de California, la más poblada del país.

Los miembros de la comisión estimaron durante el ejercicio que un residente negro del Estado recibiría unos 2.352 dólares anuales como compensación por la persecución policiaca y la sobrepoblación de afroamericanos en las cárceles entre 1971 y 2020. Otro cálculo dotaba con 3.366 dólares a las personas de barrios negros para resarcir años de racismo de los bancos e instituciones que negaban créditos hipotecarios entre 1930 y 1970. La merma a la esperanza de vida los hacía acreedores a 13.619 dólares por cada año de residencia. De esta forma, un habitante de California de 70 años podía aspirar a recibir hasta 1,2 millones de dólares.

El gobernador Newsom, quien tiene un déficit presupuestario enfrente los próximos años, no cree que la reparación deba ser cubierta con dinero. En una entrevista con el canal conservador de noticias Fox News, el mandatario afirmó el año pasado que el objetivo de la comisión no era firmar cheques, sino corregir injusticias sistémicas del racismo, que podían ser atendidas “de diferentes formas”.

Las palabras del gobernador han sido retomadas por los integrantes del grupo de trabajo. La congresista Lori Wilson, de la ciudad de Suisun, señaló este jueves que es un error asociar “directamente las reparaciones a pagos en efectivo”. “El verdadero significado de la palabra reparar, involucra muchas cosas más”, aseguró la legisladora, quien preside el caucus negro en el Congreso local. Este aún tiene un camino cuesta arriba para aprobar las leyes.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_