La policía investiga un asesinato machista en Sevilla y el suicidio posterior del agresor

La mujer, que sufrió un centenar de puñaladas, denunció hace una década a su pareja por malos tratos

Vivienda en Dos Hermanas (Sevilla) donde fueron hallados este miércoles dos cadáveres.
Vivienda en Dos Hermanas (Sevilla) donde fueron hallados este miércoles dos cadáveres.Joaquin Corchero (Europa Press)

Este miércoles, la policía encontró en una casa de Dos Hermanas (Sevilla) dos cadáveres. El de una mujer de 53 años, con cien puñaladas, múltiples fracturas en la cabeza y en la nariz y heridas y contusiones por todo el cuerpo. Y el de su asesino, un hombre, su pareja, con el que convivía. Tras asesinarla, explicaron este jueves las autoridades, el hombre se suicidó con una sobredosis de pastillas. La víctima ya había denunciado hace una década por malos tratos, entró en el sistema Viogén en 2011, pero fue absuelto un año después y el caso se desactivó. Este es el segundo asesinato por violencia machista que ocurre este año en la provincia de Sevilla tras el de Virginia G. T., arrojada el pasado abril al río Guadalquivir por su expareja, detenido la semana pasada por la policía en la capital andaluza.

“Evidentemente se baraja como hipótesis principal la violencia ejercida del varón contra la mujer y que este posteriormente se haya suicidado”, detallan fuentes policiales. Tras asestar las puñaladas a la mujer, el hombre, toxicómano y con marcas en el cuerpo de tres pinchazos, pero sin heridas superficiales, se tomó presuntamente una sobredosis de pastillas para suicidarse. Las pruebas forenses, realizadas en el Instituto Anatómico Forense San Jerónimo de Sevilla, también señalan que la víctima era drogodependiente. Detalles que aportan información al caso, pero que no representan de forma exclusiva la violencia de género, que se da en cualquier parte, en cualquier nivel sociocultural y económico.

Los vecinos de la calle Fornet Domínguez en Dos Hermanas —localidad muy cercana a la capital andaluza— alertaron este miércoles a la policía por el mal olor que desprendía la vivienda del número cuatro. Tras echar la puerta abajo los bomberos, los agentes pudieron comprobar cómo los cuerpos llevaban varios días sin vida y descomponiéndose entre restos de sangre. En la vivienda no había indicios de haberse producido un robo, ya que las puertas y ventanas estaban cerradas, por lo que los investigadores sospecharon desde el principio que podría tratarse de un crimen machista.

Debido a la denuncia interpuesta por la mujer de Dos Hermanas en 2011, esta figuraba en el Registro Central para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica y había entrado en el sistema Viogén, el de seguimiento a las víctimas de violencia machista, pero su ficha se encontraba inactiva desde que su agresor fue absuelto por un tribunal, en 2012. El grupo de Policía judicial de Dos Hermanas está al mando de la investigación, aún abierta tras las autopsias de ambos cadáveres.

Con este crimen, ya son 23 las mujeres asesinadas en España por violencia machista en lo que va de año y 1.153 desde 2003. De momento, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género no ha sumado este crimen al cómputo global de víctimas, pero fuentes de la Delegación del Gobierno en Andalucía dan por hecho que lo hará en breve tras los resultados de las pesquisas policiales.

Las víctimas de la violencia machista y su entorno pueden pedir ayuda en distintos recursos activos todos los días de la semana y las 24 horas del día: el teléfono 016, el correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y el canal del WhatsApp en el número 600 000 016.

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS