La abogada de Johnny Depp trata de desacreditar a Amber Heard en el juicio

Un duro interrogatorio busca las contradicciones de la actriz en el juicio por la demanda entre ambos

Johnny Depp abraza a su abogada Camille Vasquez tras el interrogatorio a Amber Heard en el juicio que se celebra en Farirfax (Virginia)Foto: BRENDAN SMIALOWSKI (AP) | Vídeo: REUTERS

¿Regalaría un enorme cuchillo de caza a alguien a quien tiene miedo y que le agrede? Esa es la pregunta que pareció dejar flotando en el ambiente la abogada de Johnny Depp, Camille Vasquez, en la sesión del martes en el juicio que enfrenta al actor con su exesposa, Amber Heard. Vasquez puso en aprietos a la actriz una y otra vez, aunque ella se mantuvo firme en su versión. El objetivo, en un juicio en que las dos versiones son diametralmente opuestas, era minar la credibilidad de Heard. A tenor de las sonrisas que asomaron al rostro de Depp y del abrazo que dio a su abogada al acabar el interrogatorio, el actor cree que lo logró.

Según a quién se escuche, Depp era un maltratador agresivo, capaz de violar a su mujer con una botella y de agredirla una y otra vez, o la víctima de un matrimonio en el que Heard era la que le humillaba y hasta agredía a su pareja. El juicio ventila una demanda civil, en que ambos se acusan mutuamente de difamación. Depp interpuso la demanda y reclama 50 millones de dólares (47,6 millones de euros) por un artículo publicado en The Washington Post en el que ella se presentaba como víctima de abusos. Heard contraatacó, se considera a sí misma perjudicada y reclama 100 millones de dólares. Un jurado tendrá que decir quién tiene razón.

Amber Heard, en un momento de su declaración del martes.
Amber Heard, en un momento de su declaración del martes.BRENDAN SMIALOWSKI (AP)

El final de la sesión del lunes ya dejó varios rifirrafes dialécticos entre Vasquez y Heard, entre ellos cuando la abogada hizo reconocer a la actriz que no había entregado aún los siete millones que recibió por su divorcio a una organización benéfica, como se comprometió a hacer. Tras ese aperitivo, la expectación era máxima. Decenas de personas, principalmente seguidores de Depp, pasaron la noche haciendo cola en el juzgado de Fairfax para asegurarse un puesto en la sala del juicio el martes. Desde el principio, el intercambio dialéctico se percibió como un duelo.

El momento más teatral llegó al poco de empezar la sesión. La abogada hizo salir a un oficial del juzgado con un cuchillo de grandes dimensiones, un regalo de Heard a Depp de 2012, en el que iba grabada la frase en español “Hasta la muerte”. Vasquez había logrado que poco antes Heard dijese que Depp ya la agredía en 2012, así que cuando el oficial le mostró el cuchillo, sus palabras fueron: “¿Ese es el cuchillo que le regaló al hombre que la estaba golpeando, verdad?”. El mensaje subliminal era otro.

Un oficial del juzgado, con el cuchillo que Amber Heard le regaló a Johnny Depp.
Un oficial del juzgado, con el cuchillo que Amber Heard le regaló a Johnny Depp.POOL (REUTERS)

Vasquez trató de acorralar también a Heard acerca de una pelea de la pareja en Australia. Ella le acusa a él de agredirla, de lanzar objetos a la pared y de violarla con una botella. Él dice que fue ella la que le lanzó una botella y le amputó la punta de un dedo. En el juicio la abogada mostró fotos de pintadas en los espejos que muestran que esa relación no era muy sana. Intentó que Heard estableciese una secuencia de los hechos, pero la actriz escapó con evasivas.

La abogada le puso entonces una grabación en que ambos recordaban “la gran pelea” que tuvieron en Australia y de la que parecía deducirse que él afirmaba que había intentado ir a cinco cuartos de baño y dos dormitorios para alejarse de Heard y que ella le seguía. Llegó el intercambio más tenso:

— Eso es lo que realmente sucedió en Australia. ¿No es así, señora Heard?

— La primera noche llamé a la puerta de un baño.

— No a la puerta de un baño, a cinco puertas de baño y a dos habitaciones.

—Esa no es un la verdadera historia de lo que pasó en ese periodo de tiempo.

— La grabación que acabamos de escuchar es exactamente lo que pasó en Australia. El señor Depp perdió la punta de su dedo después de que usted le lanzara una botella. ¿No es así?

—Eso es incorrecto.

—Es usted la que agredió a alguien con la botella en Australia. ¿No es eso correcto?

—No agredí a Johnny en Australia. No le he agredido nunca. No podría.

— Y cuando estaba herido, tuvo que huir de usted. En cinco baños, dos dormitorios.

— Eso es incorrecto.

— Y usted le persiguió.

—Eso es incorrecto.

Esa siguió siendo la tónica del interrogatorio. La abogada la hizo reconocer que en ocasiones ella también se drogaba, justo de lo que ha acusado a Depp todo el juicio. Vasquez mostró un intercambio de mensajes en el que Heard escribía: “Oye, nene, trae algo de beber y o un porro. Me apunto si tú lo haces”. Vasquez también acusó a Heard de editar una foto para que pareciese que tenía una fuerte marca roja en su cara.

Heard se mostró especialmente ofendida cuando la abogada le dijo que fue Depp el que le consiguió el papel en la película Aquaman. “No, señora Vasquez, ese papel lo conseguí con una audición”, respondió Heard.

Y en la dieta de la letrada Vasquez tampoco faltó la ración de trapos sucios. Recordó la detención de Heard en el aeropuerto de Seattle en 2009 por un incidente con su entonces novia, la fotógrafa Tasya van Ree. Ambas han negado que fuera un episodio de maltrato y atribuyeron la detención a homofobia de los agentes.

La abogada de Depp hizo su exhibición de dureza con la propia letrada de Heard cuando esta trató de retomar su declaración y de guiar sus respuestas. Vasquez no paraba de protestar una y otra vez, hasta desesperar a su rival. “Protesto”, “protesto”, “protesto”.

Tras la declaración de Heard, han empezado a desfilar algunos testigos por teleconferencia o con grabaciones. Nada de lo que han dicho el martes ha inclinado la balanza decisivamente. Al final, la gran pregunta para el jurado es a quién cree de los dos: Johnny Depp o Amber Heard. Ambos suenan convincentes. Ambos son actores profesionales.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS