Estados Unidos avanza hacia la prohibición de los cigarrillos mentolados

Los expertos creen que la medida puede salvar cientos de miles de vidas y también evitar la adicción de los jóvenes, pues se trata de una sustancia que ‘disfraza’ el daño de la nicotina

Cajetillas de cigarrillos mentolados y otros productos derivados del tabaco, en 2018 en una tienda de San Francisco.
Cajetillas de cigarrillos mentolados y otros productos derivados del tabaco, en 2018 en una tienda de San Francisco.Jeff Chiu (AP)

La Agencia de Drogas y Alimentos de EE UU (FDA, en sus siglas inglesas) ha anunciado este jueves nuevos estándares para prohibir el mentol como sabor característico de un tipo de cigarrillos, así como todos los sabores, aparte del propio del tabaco, en los puros. La iniciativa persigue reducir significativamente la adicción, y las enfermedades y muertes derivadas de su consumo, del tabaco de fumar, la principal causa de muerte prevenible en el país, y cuyo consumo afecta sobremanera a la población afroamericana: el 85% de los fumadores de esa comunidad consumen productos mentolados. La medida de la FDA pretende también en última instancia reducir el número de fumadores activos, en un programa a 40 años vista y así salvar cientos de miles de vidas.

“Las [nuevas] reglas propuestas ayudarían a evitar que los niños se conviertan en la próxima generación de fumadores y ayudarían a los fumadores adultos a dejar de fumar”, ha dicho el secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra, al presentar la iniciativa, según recoge un comunicado de la Casa Blanca. “Además, las reglas propuestas representan un paso importante para promover la equidad en la salud al reducir significativamente las disparidades de salud relacionadas con el tabaco”, continúa el texto, en referencia a la especial incidencia del consumo de productos mentolados entre la población afroamericana.

Se trata de una nueva vuelta de tuerca al hábito de fumar, después de que en 2009, en virtud de la denominada Ley de Control del Tabaco y Prevención del Tabaquismo Familiar, se prohibieran todos los sabores característicos (aparte del tabaco y el mentol) en los cigarrillos. La iniciativa presentada este jueves se inscribe también en la reactivación de la campaña Cancer Moonshot de la Administración federal, que pretende reducir la tasa de mortalidad por cáncer en al menos un 50% durante los próximos 25 años. Aproximadamente el 30% de todas las muertes por cáncer en Estados Unidos se deben a este hábito.

“La autoridad para adoptar estándares de productos de tabaco es una de las herramientas más poderosas que el Congreso le dio a la FDA y las acciones que estamos proponiendo pueden ayudar a reducir significativamente la iniciación de los jóvenes, así cómo aumentar las posibilidades de que los fumadores actuales dejen de fumar. Está claro que estos esfuerzos ayudarán a salvar vidas”, ha dicho el responsable de la FDA, Robert M. Califf, médico y profesor de Cardiología. “A través del proceso de elaboración de normas, tenemos una oportunidad importante para que el público haga oír su voz y ayude a dar forma a los esfuerzos continuos de la FDA para mejorar la salud pública”, un concepto que chirría cuando se ve confrontado con el desigual –en coste y provisión de servicios– sistema de salud del país.

El mentol es un aditivo con sabor y aroma a menta que reduce la irritación y aspereza derivadas del acto de fumar. Ello aumenta el atractivo y hace que los cigarrillos mentolados sean más fáciles de usar, especialmente para jóvenes y adultos jóvenes que se inician en el hábito. Pero también interactúa con la nicotina en el cerebro para aumentar los efectos adictivos de esta sustancia. La combinación del sabor del mentol, los efectos sensoriales y la interacción con la nicotina en el cerebro aumentan la probabilidad de que los jóvenes que comienzan a fumar cigarrillos mentolados continúen hacia los convencionales. El mentol también dificulta que las personas dejen de fumar, por su carácter lenitivo.

En 2019, había más de 18,5 millones de fumadores de cigarrillos mentolados mayores de 12 años en EE UU, con tasas particularmente altas entre los jóvenes, adultos jóvenes y afroamericanos y otros grupos raciales y étnicos, informa el comunicado de la Casa Blanca. Los estudios de modelos publicados creen factible reducir en un 15% el tabaquismo en un plazo de 40 años si los cigarrillos mentolados dejan de estar disponibles. Dichos estudios también estiman que se evitarían entre 324.000 y 654.000 muertes atribuibles al tabaquismo en general (de 92.000 a 238.000 entre los afroamericanos) en el mismo periodo.

Tras endurecer su ofensiva contra el cigarrillo electrónico, la propuesta de la FDA tendrá enfrente los intereses de la poderosa industria tabaquera. Mientras los funcionarios federales daban los últimos retoques a la propuesta anunciada este jueves, docenas de grupos de presión se reunían con asesores de la Casa Blanca para tratar de influir en el proceso, que supondrá para el sector la pérdida de miles de millones en ventas. Durante el último medio siglo, la batalla contra el tabaco ha sido constante, sobre todo por parte de las Administraciones demócratas. En 2014, bajo la presidencia de Barack Obama, la FDA prohibió incluso un tipo particular de cigarrillo por no detallar su composición.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS