_
_
_
_

Seis comunidades están ya en nivel alto de alerta por covid

Navarra triplica los casos por 100.000 habitantes de la media española y País Vasco los duplica. Andalucía es la comunidad con menos transmisión

El mapa de riesgo de covid en España se empieza a colorear de rojo. Seis comunidades autónomas están ya en nivel alto de alerta, según el nuevo semáforo de Sanidad, que tiene en cuenta nueve parámetros que miden tanto la velocidad de propagación del virus como la capacidad de los hospitales. Son Cataluña, Aragón, País Vasco, La Rioja, Navarra y Castilla y León, que suman 14,5 millones de habitantes.

La incidencia de esta sexta ola está muy desigualmente repartida por el territorio. Navarra (1.037 casos detectados por cada 100.000 habitantes en 14 días) y País Vasco (787) son con mucha diferencia las más afectadas, con hasta el triple de diagnósticos per cápita que la media (323) y hasta siete veces más que las autonomías menos afectadas: Andalucía (150), Castilla-La Mancha (152) y Extremadura (169), según los datos publicados en el último informe diario del Ministerio de Sanidad, del viernes.

Como explica el epidemiólogo Javier del Águila, que ha estudiado la dispersión geográfica del virus durante la pandemia, es un patrón que se viene repitiendo en varias olas: la curva asciende fuertemente primero en el noroeste, de ahí avanza a Madrid y luego se dispersa por otras comunidades, para llegar finalmente a Andalucía y Galicia, que en general ha sufrido menos los azotes de la covid que el resto de España. Las islas, por su propia peculiaridad, han seguido sus propios patrones.

Según el último informe semanal de riesgo del Ministerio de Sanidad de este viernes (con valores del día 8 de noviembre), 12 provincias tienen un riesgo global alto (sumando todos los indicadores, no solo la incidencia) y seis han alcanzado ya el máximo (muy alto): Lleida, Girona, Huesca, Teruel, La Rioja, León y Gipuzkoa. Esta última notifica el nivel de transmisión más elevado del país, con una incidencia acumulada de 1.224 casos detectados.

El crecimiento en número de contagios también está repercutiendo en la ocupación hospitalaria. Aunque gracias a las vacunas el ascenso de los ingresos es mucho más lento que en otras olas en comparación con el ritmo de los contagios, una transmisión muy alta se traduce también en más enfermedades graves.

El riesgo de las UCI en promedio en todo el país es, por el momento, medio. Pero ya hay comunidades autónomas que están comenzando a soportar una considerable presión asistencial. En Aragón, Cataluña, Castilla y León, La Rioja y Navarra, la alerta en estas unidades es alta (más del 15% de los ingresados son pacientes de covid); mientras en la Comunidad Valenciana y Madrid ya se acercan este umbral.

Son niveles que están todavía muy lejos de los que llegaron a soportar en otras olas. Este viernes había 5.569 personas ingresadas por covid en los hospitales (lo que supone un 4,48% de su ocupación total), frente a las más de 10.000 de la cuarta y quinta ola; las más de 31.000 de la tercera y las más de 20.000 de la segunda (los datos de la primera no son precisos).

Los expertos consultados en los últimos días por este periódico confían en que no se alcanzarán niveles de las olas previas a la vacunación (de la tercera hacia atrás), pero algunos comienzan a preocuparse por una subida de contagios que no decae. Los modelos muestran que seguirá subiendo al menos un par de semanas. Es difícil pronosticar mucho más allá, pero será justo un momento muy propicio para los contagios por las celebraciones navideñas. Tras la anterior Navidad, llegó la ola más mortal de la pandemia en España, que alcanzó su pico a finales de enero de este mismo año.

Para intentar amortiguar el golpe, los técnicos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias que dirige Fernando Simón recomendaron limitar el número de personas en las celebraciones. Pero es una medida que las comunidades autónomas no están adoptando. Cataluña ha hecho este viernes una recomendación de cancelar las cenas y comidas de empresa de estas fechas.

El evento supercontagiador que se produjo en una celebración en Málaga puso en alerta a los epidemiólogos, que comenzaron a recomendar extremar las precauciones. El sector de la hostelería ya está notando el impacto y numerosas comidas y cenas ya han sido canceladas, según ha reportado el sector en varios puntos de España a este periódico.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_