Las comunidades aceleran las segundas dosis y vacunan a jóvenes ante el auge de contagios y la amenaza de la variante delta

El 59% de las personas que tienen entre 60 y 69 años aún no han recibido el segundo pinchazo contra la covid

Personas en espera de vacunarse a las puertas del Hospital Isabel Zendal, este lunes en Madrid. En vídeo, 'Medio año vacunando contra la covid'.FOTO: A. Pérez Meca / Europa Press. VÍDEO: EPV

El auge de contagios entre la gente joven y la amenaza de la variante delta del virus, más contagiosa y capaz de sortear mejor los efectos de la primera dosis de la vacuna, empiezan a condicionar la campaña de inmunización en España. Las comunidades están acelerando los pinchazos entre los treintañeros y algunas, incluso, ya han comenzado con los de 20, dos de los grupos de edad donde se producen actualmente el grueso de las nuevas infecciones. Además, autonomías como Madrid, Castilla-La Mancha, Galicia, Cataluña, Murcia, Andalucía y la Comunidad Valenciana ya están adelantando también —o prevén hacerlo— la administración de la segunda dosis de AstraZeneca en el grupo de 60 a 69: el plazo entre pinchazos era de tres meses y lo están reduciendo a entre 8 y 11 semanas, según la comunidad. El 58,8% de los sexagenarios, uno de los grupos más vulnerables ante el virus y con riesgo de desarrollar una enfermedad grave, todavía no han recibido la segunda dosis.

Más información
España incumple la meta de vacunación de junio con casi tres millones de dosis en los almacenes
El auge de la variante delta pone en alerta a Europa
In English: Spain rushes to vaccinate younger age groups as coronavirus cases rise

La incidencia de la covid en España ha virado su tendencia y vuelve a repuntar: 100 casos por 100.000 habitantes en las últimas dos semanas. Los contagios entre jóvenes, como el macrobrote de Mallorca en el que se han contagiado más de un millar de chavales de ocho comunidades, han puesto en alerta a las comunidades. En Canarias, por ejemplo, el incremento de casos en los últimos días ha precipitado que el Gobierno autonómico haya empezado a adelantar citas en la franja de edad de entre 30 y 39 y haya puesto en marcha la vacunación durante las 24 horas del día en el pabellón Santiago Martín, en La Laguna (Tenerife). También Madrid, la más rezagada en cuanto al número de dosis administradas sobre las recibidas —85% frente al 92% de la media española—, ha comenzado a vacunar este lunes de forma ininterrumpida en el Hospital Isabel Zendal.

Las islas de Menorca, Ibiza y Formentera están vacunando desde este lunes a los jóvenes de 16 a 29 años de edad, mientras que en Mallorca se ha avanzado la vacunación a las personas de 30 a 34 años. También Galicia y Asturias han abierto esta semana los pinchazos a los treintañeros y Cataluña, que ya empezó la semana pasada con los de 35 a 39, ha hecho lo propio con el grupo de 30 a 34. De hecho, el Govern catalán ha iniciado la citación a tres franjas de edad distintas en menos de tres semanas al comprobar la dificultad de sobrepasar el 80% de la protección de cada grupo y no descarta abrir la vacunación de golpe a todos los menores de 30 años. La Generalitat también da cita a aquellas personas que se irán a estudiar o trabajar al extranjero durante un largo periodo de tiempo.

El País Vasco, por su parte, también continúa esta semana con la inmunización de los treintañeros y con la segunda dosis de los sexagenarios que recibieron su primera de AstraZeneca allá por Semana Santa. Además, el Gobierno regional estudia la posibilidad de acelerar la vacunación de los estudiantes del programa Erasmus, después de que se hayan concentrado ante el Palacio de Justicia de Bilbao con maletas y carteles pidiendo ser inmunizados.

Las comunidades también están apurando las segundas dosis, sobre todo, en el grupo de 60 a 69 que, por el tipo de vacuna recibida (la de AstraZeneca), que contemplaba más tiempo de espera entre pinchazos, todavía no han completado la pauta vacunal. El auge de la variante delta, descubierta en la India a finales del año pasado y hasta un 60% más contagiosa, según el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), ha precipitado que autonomías como Madrid hayan adelantado una semana (de 12 a 11) el plazo entre dosis. El ECDC estima que esta variante causará el 90% de los contagios a finales de agosto en Europa y, según los datos de las autoridades británicas, donde ya es predominante este linaje, la efectividad de la primera dosis de la vacuna de Pfizer o la de AstraZeneca baja al 35% ante esta variante (era del 50% con la alfa, la que se originó en el Reino Unido).

Con la pauta vacunal completa, la protección es muy parecida entre la alfa y la delta, pero todavía queda una bolsa de personas con riesgo alto de enfermedad grave (el 59% en el grupo de 60 a 69 y el 30% en el colectivo de 50 a 59) que no han completado el ciclo de pinchazos. Alberto Infante, profesor emérito de Salud Internacional de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, lamenta: “Viendo los datos de cobertura vacunal, da la sensación de que hemos avanzado poco en las últimas semanas. Y esto es muy llamativo teniendo en cuenta que se han batido récords de inyecciones en los últimos días [el jueves, 733.000 dosis en un día]”. En las últimas dos semanas, la cobertura vacunal con primeras dosis al grupo de 40 a 49 años se ha duplicado (el 62% ya tiene un pinchazo), mientras que las segundas dosis a los sexagenarios y a los de 50 a 59 años, han crecido, pero no tanto: un 58% y un 72%, respectivamente.

“Hay que hacer una llamada de alarma y peligro. Hay que acelerar a toda velocidad las segundas dosis a los grupos vulnerables. Nuestra principal brecha en la vacunación es el grupo de 60 a 69. Lo que urge es evitar la enfermedad grave y el riesgo de entrar en cuidados intensivos”, dice Infante. Aunque los datos del Ministerio de Sanidad sitúan la presencia de la variante delta en el 2,7% de los contagios (con una dispersión muy heterogénea entre comunidades), los expertos consultados aseguran que su circulación por España es mayor. En Cataluña, una de las comunidades donde siguen más de cerca la pista de este linaje, el Govern aseguró la semana pasada que esta variante ya causa el 32% de los contagios.

Además de Madrid, que ahora sopesa reducir una semana más el plazo entre dosis de AstraZeneca y administrar el segundo pinchazo a las 10 semanas del primero, la Comunidad Valenciana también adelantará las segundas dosis del fármaco de la compañía anglosueca a las 10 semanas de la primera. Galicia también ha decidido avanzar este segundo pinchazo a las 11 semanas y Castilla-La Mancha ha empezado esta semana a pinchar estas segundas dosis a las 10 semanas de la primera. Cataluña, que ya había rebajado también el plazo a 10 semanas, volverá a recortarlo a 8.

Ante el incremento de la variante delta en Gibraltar, la convicción de que pueda producirse una transmisión comunitaria con este linaje en Andalucía y debido al lento descenso de la incidencia acumulada en la comunidad, la Junta también decidió la semana pasada adelantar a 10 semanas la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca en los mayores de 60 años. Murcia es otra de las autonomías que se plantea un adelanto “vista la evolución de las variantes en todo el territorio nacional”, ha justificado una portavoz, y ha asegurado que el Gobierno regional llevará la cuestión este martes a la Comisión de Salud Pública, el órgano de Sanidad donde está representado el ministerio y los responsables autonómicos de salud pública. La última actualización de la Estrategia Nacional de Vacunación contempla la administración de la segunda dosis entre 10 y 12 semanas de la primera.

Los expertos coinciden en que la prioridad de la campaña vacunal es doble: por un lado, completar la pauta vacunal de los más vulnerables y, por otra parte, acelerar los pinchazos en la población joven, que es en donde más está circulando el virus: aunque tienen un riesgo bajo de sufrir enfermedad grave, sí disparan la transmisión por sus dinámicas sociales de más movilidad e interacción con otras personas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el viernes que esta semana se producirá un salto en la llegada de vacunas y entrarán en España más de seis millones de dosis.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Foto: Carles Ribas. En vídeo, sus declaraciones sobre la vacunación en España el pasado viernes.EFE

Ángela Domínguez, coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Vacunación de la Sociedad Española de Epidemiología, sostiene: “La variante delta está aumentando y es más transmisible. Es muy importante que la población, sobre todo los más vulnerables, se pongan segundas dosis. El otro flanco que tenemos es la población joven, que hay que ir avanzando con ellos. La vacunación de ambos grupos son compatibles porque son vacunas diferentes y se puede hacer a la vez”. Desde el inicio de la campaña vacunal, se han administrado en España casi 40 millones de dosis: más de la mitad de los españoles han recibido, al menos, una. Un 35% de la población, esto es, 16,6 millones de personas, tiene ya la pauta completa.

Con información de Juan Navarro, Sonia Vizoso, María Fabra, Eva Saiz, Isabel Valdés, Lucía Bohórquez, Guillermo Vega, Bernat Coll y Pedro Gorospe.

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS