La crisis del coronavirus

La UE se anota una primera victoria legal frente a AstraZeneca en el pleito de las vacunas

El tribunal belga que dirime el caso exige a la compañía la entrega de 50 millones de dosis antes de finales de septiembre bajo multa de 10 euros por cada dosis de menos

Los abogados de La Comisión Europea en el caso contra AstraZeneca el día del juicio en Bruselas.
Los abogados de La Comisión Europea en el caso contra AstraZeneca el día del juicio en Bruselas.Delmi Álvarez

El calendario de entregas de las vacunas contra la covid-19 de AstraZeneca a la Unión Europea estará sometido desde este viernes al control judicial. El Tribunal de Justicia belga que dirime el pleito entre la Comisión Europea y el laboratorio anglosueco ha concedido parte de las medidas cautelares solicitadas por Bruselas y ha fijado un primer calendario de entregas so pena de multa de 10 euros por cada dosis no entregada: debe suministrar 50 millones de dosis antes del 27 de septiembre. Se trata de la primera escaramuza de una batalla que se prevé larga pero que, de momento, apunta a una victoria de la Unión Europea.

Ambas partes se han apresurado a mostrar su satisfacción por este primer veredicto, que llega tras un procedimiento de urgencia para reclamar medidas de control sobre la compañía en tanto en cuanto se resuelve el pleito principal (a partir de septiembre).

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha afirmado que la decisión del tribunal “es un claro reconocimiento” de que los contratos de reserva de compra de la UE “tienen una base legal sólida”. La farmacéutica, por su parte, destaca que los jueces no han aceptado el calendario de entrega reclamado por Bruselas, que aspiraba a un total de 120 millones de dosis hasta finales de junio. Y recuerdan que en esta primera parte del juicio el tribunal todavía no se ha pronunciado sobre el fondo del pleito, en el que la Comisión acusa a la compañía de haber incumplido gravemente el contrato firmado en agosto del año pasado para la entrega de 300 millones de dosis hasta finales de junio de 2021.

Más información

La orden judicial del Tribunal de Primera Instancia francófono de Bruselas fija un calendario bastante más relajado, con 15 millones de dosis hasta el 26 de julio; 20 millones hasta el 23 de agosto; y otros 15 millones hasta el 27 de septiembre. La juez que ha dirimido la solicitud de medidas cautelares fija, además, una indemnización de 10 euros por dosis no entregada frente a los 10 euros diarios por cada dosis que reclamaban los abogados de la Comisión.

Pero el organismo comunitario destaca que, más allá de las condiciones concretas del proceso de entrega, lo importante es que los jueces reconocen su interpretación del contrato “y que AstraZeneca ha cometido una seria violación del mismo”. Fuentes comunitarias añaden que, además, la compañía “ya no podrá usar como excusa que no puede utilizar sus fábricas del Reino Unido para el suministro de la UE” porque los jueces exigen que se utilicen, si es necesario, las plantas británicas.

Vacunación con AstraZeneca el 24 de marzo en Valencia.
Vacunación con AstraZeneca el 24 de marzo en Valencia.Mònica Torres

El impacto práctico de la sentencia es dudoso porque, según Bruselas, AstraZeneca ha acelerado el proceso de entregas desde que se inició el pleito. El auto judicial implica que la UE debe recibir 80 millones de dosis hasta finales de septiembre, de los que ya ha recibido 65 millones, según los datos del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades. La compañía, por tanto, parece en condiciones de cumplir la orden de los jueces sin exponerse a ninguna sanción.

Fuentes de AstraZeneca aseguran que a finales de junio ya habrán superado el umbral de los 80 millones de dosis. Esas fuentes añaden que el caso no tendrá ningún impacto en su ritmo de distribución y describen la orden judicial como muy limitada.

Pero la victoria de la UE no es pírrica, como puede parecer, porque en este primer pleito la justicia belga ya ha aceptado gran parte de los argumentos de la Comisión. Fuentes comunitarias aseguran que el veredicto sienta el patrón que seguirán los jueces belgas si la compañía persiste en los retrasos de entregas. A partir de septiembre todavía quedarán 220 millones de dosis pendientes para cumplir el contrato, que podrían ser objeto de nuevas órdenes judiciales. Bruselas pretendía que la justicia belga fijara ya los plazos para todas las dosis pendientes, pero la juez ha considerado “prematura” esa petición y la ha rechazado. Aun así, Bruselas celebra los plazos fijados para el tercer trimestre de este año.

“A partir de ahora, los compromisos de entrega ya no son libres sino sujetos a revisión judicial”, celebran en la Comisión. Bruselas confía en que tras este primer fallo favorable a sus tesis se acabará la imprevisibilidad en la relación con AstraZeneca. Las mismas fuentes han recordado que la UE sigue necesitando las dosis de esa compañía para sus campañas de vacunación.

La justicia belga señala en su orden que la farmacéutica tampoco les ha detallado del todo el calendario de distribución que debía haberse seguido desde que la vacuna fue autorizada. Pero añaden que esa poca claridad no les impide imponer medidas a la compañía porque a primera vista “la aparente falta de AstraZeneca ha tenido de manera suficientemente cierta un impacto negativo en la planificación de entregas”.

El tribunal acepta que la envergadura de la operación logística necesaria para producir millones de vacunas y distribuirlas en los 27 Estados de la UE puede justificar ciertas dificultades. Pero considera que AstraZeneca no ha actuado con transparencia en cuanto a la ejecución del contrato cuyo incumplimiento se dirime.

La juez tampoco se ahorra un rapapolvo a la Comisión Europea. “La Unión Europea podría haberse mostrado más crítica en cuanto a las informaciones [sobre retrasos] y podría habernos remitido antes la problemática de los retrasos en las entregas”, señala la orden judicial. Y advierte de que toma en cuenta esa aparente negligencia de la Unión a la hora de pronunciarse.

A pesar de todo, el tribunal se decanta por imponer un calendario preciso aunque poco exigente que AstraZeneca deberá cumplir a partir de ahora. Y subraya su desconfianza hacia la compañía con la previsión de penalizaciones en caso de nuevos incumplimientos. “A la vista de la posición que ha adoptado desde las negociaciones [del contrato] y sus múltiples anuncios abortados, cabe temer que AstraZeneca no ejecute la presente decisión o que no lo haga con la rapidez suficiente para preservar los derechos de la Unión Europea”, señala la juez en su orden. Y añade que “está justificado acompañar la precitada condena [a cumplir un calendario de entregas] con una penalización”.

El tribunal afirma que la multa debe ser suficientemente elevada para conminar a AstraZeneca a obedecer. Pero rechaza la propuesta de la Comisión, que deseaba un euro de multa por dosis y día de retraso, por considerarla desproporcionada con el precio de la vacuna, que cifra en 2,9 euros por dosis. La juez fija una penalización de 10 euros, destinada a las arcas de la UE, por cada dosis de menos. Las penalizaciones se computarán al final de cada plazo fijado (julio, agosto y septiembre).

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50