La crisis del coronavirus

Los retrasos de las entregas lastran las vacunaciones

Madrid paraliza durante dos semanas los primeros pinchazos y Cataluña retrasa el segundo para 10.000 personas

Un equipo del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya vacuna contra la covid-19 Coronavirus a residentes y personal de la Residencia de Geriatrica Gravi de Polinyá (Barcelona) el 7 de enero.
Un equipo del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya vacuna contra la covid-19 Coronavirus a residentes y personal de la Residencia de Geriatrica Gravi de Polinyá (Barcelona) el 7 de enero.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

Los retrasos en la llegada de dosis están entorpeciendo el camino de la vacunación contra la covid-19 en España. A los de Pfizer de la semana pasada se sumó este miércoles una demora de unos días en la de Moderna y ya está anunciada una merma sobre lo planeado en el suministro de las de AstraZeneca, cuya aprobación está prevista mañana. Las repercusiones de los incumplimientos que se han producido hasta la fecha están lastrando el plan de las comunidades, aunque de forma muy dispar. Mientras la mayoría asegura a EL PAÍS que está haciendo pequeños reajustes para adaptarse, Madrid anunció este miércoles que paraliza durante dos semanas la administración de la primera dosis, hasta completar la inoculación de la segunda y retrasa esta en algunos sanitarios.

Este cambio de planes no se justifica por la merma de dosis recibidas. Los medicamentos de Pfizer, que son el grueso de los que se están administrando hasta ahora en España (los de Moderna representan apenas un 1%) tuvieron la semana pasada un retraso que impidió que llegase el 44% de las dosis previstas. Lo que es lo mismo, las comunidades recibieron 196.000 de las 350.000 que esperaban, contando siempre que en cada vial se aprovechan solo cinco dosis, aunque la UE ya ha homologado que pueden ser seis, algo que están haciendo ya muchos equipos de vacunación. Esta semana ha llegado el número acordado y a partir de la semana del 15 de febrero la compañía se ha comprometido a subir su producción para compensar el retraso.

Madrid ha sido algo más perjudicada que la mayoría de las comunidades, ya que fue una de las más lentas en los primeros días y el Ministerio de Sanidad hizo un reajuste para posibilitar que aquellas que habían comenzado con mayor ritmo pudieran poner la segunda dosis cuando correspondía. El plan prevé hacerlo 21 días después de la primera, para que la persona pueda estar inmunizada en torno a un mes después del primer pinchazo, ya que el efecto tarda alrededor de una semana. Pero según las indicaciones del medicamento, esta segunda dosis se puede pinchar hasta 42 días después de la primera sin que pierda efectividad.

A Madrid han llegado en las últimas dos semanas, según los datos aportados por su vicepresidente, Ignacio Aguado, 68.250 dosis, un 70% de las que había comprometidas en un principio. Para el total faltarían 29.250, lo que la comunidad debería administrar en cuatro días. Estas dos semanas de retraso, por tanto, no se corresponden al retraso en la llegada de medicamentos.

Guerra política

Pero a la batalla logística para ajustar dosis al personal adecuado en tiempo y forma se suma la guerra política. El anuncio de Aguado fue acompañado por quejas hacia el Gobierno central, al que el madrileño acusa de no estar suministrando las suficientes dosis para cumplir con el programa pactado. Tras Cantabria, la Comunidad de Madrid es la región que menos vacunas ha empleado hasta ahora para garantizar con las dos dosis preceptivas la inmunidad del receptor frente al coronavirus, según el balance diario que publica el Ministerio de Sanidad, que también refleja que tiene 168.483 segundas inoculaciones pendientes de hacer.

“Esta semana y la semana que viene vamos a tener que suspender las nuevas primeras dosis, centrándonos en el suministro de la segunda, tan necesaria”, anunció el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, donde solo 5.611 ciudadanos han recibido las dos inyecciones (2,4% del total de dosis recibido), por las 50.951 de Andalucía (15,4%), las 14.235 de Galicia (15,8%) o las 13.727 de Asturias (23%). “Vamos a cumplir con los requisitos y especificaciones que marcan el fabricante y la OMS, pero vamos a tener que suspender el suministro de la primera, esta semana y la que viene, en función de la llegada de vacunas”, continuó. “Necesitamos más dosis de forma urgente”.

Otra comunidad que ha anunciado problemas con el ritmo de suministro es Cataluña. Unas 10.000 personas recibirán la segunda dosis más tarde de los 21 días inicialmente previstos y el Govern admitió este miércoles que el problema de suministro de dosis es “grave”. El secretario catalán de Salud Pública, Josep Maria Argimon, aseguró que el ritmo de vacunación actual limita las previsiones del Gobierno central de alcanzar la inmunización del 70% de la población en verano, una queja a la que se ha sumado el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, quien advirtió este miércoles de que, si no se incrementan las remesas, a este ritmo para el verano solo se habrá vacunado al 15% de la población.

Desde que empezó el programa de vacunación se sabía que esta no sería la velocidad. Las primeras en llegar abrirían el plan, pero se aceleraría conforme se aprobasen más vacunas. Si se consigue inmunizar a la población prevista para el verano dependerá más del grado de cumplimiento de Oxford y de la capacidad a la que consigan vacunar las comunidades en el segundo trimestre que del ritmo actual de inoculación.

Con información de B. Coll, C. Bermeo, E. Saiz y M. Ormazabal.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50