La crisis del coronavirus

Hospitales de Madrid y Cantabria ya detectan un 20% de la cepa británica entre los nuevos casos de covid-19

Casi toda España registra un aumento de la circulación de la cepa pese a que Sanidad solo da por confirmados 205 casos

La Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, en noviembre de 2020.
La Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, en noviembre de 2020.Europa Press

La nueva variante del coronavirus descubierta en el Reino Unido, considerada entre un 30% y un 50% más contagiosa por varios estudios y que ahora también se sospecha que pueda ser más letal, se está propagando por España a mayor velocidad de la que el sistema sanitario es capaz de monitorizar. En algunas zonas, como Cantabria o el noreste de la Comunidad de Madrid, ya supone el 20% de los nuevos contagios, según estimaciones de los hospitales de referencia basadas en las pruebas realizadas a sus pacientes. Los datos oficiales del impacto de la cepa, sin embargo, son casi testimoniales y el Ministerio de Sanidad solo considera confirmados 205 casos.

Sin llegar a esos niveles, el crecimiento es generalizado en la mayor parte de España, según todas las fuentes consultadas. A estas alturas, y tras lo visto en otros países, son pocos los profesionales que rechazan la posibilidad de que la nueva variante pueda ser la dominante cuando la primavera llegue a España.

“Estamos registrando un aumento de la prevalencia de la nueva variante, pero el escenario es incierto. Es difícil medir el ritmo del incremento y no sabemos el impacto que esto tendrá sobre la evolución de la pandemia”, resume Jordi Vila Estapé, presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).

Los límites tecnológicos son el mayor problema con el que se están topando los especialistas ante la rapidez con la que cambia el escenario. Para considerar confirmado un caso, es necesario completar una secuenciación genética del virus, algo que requiere varios días (hasta dos semanas en algunos casos). “Los resultados que nos llegan nos muestran una fotografía de 10 o 15 días antes que ya ha quedado desbordada por la realidad”, confiesa un responsable de un hospital de la Comunidad Valenciana, que pide no ser identificado.

Esto y la baja capacidad de secuenciación genética de España (que analiza con esta técnica el 1% de las muestras, porcentaje que llega al 10% en países como el Reino Unido) explican que las cifras oficiales ofrecidas hasta ahora sean tan bajas. El Ministerio de Sanidad informó este viernes de que “se han confirmado 205 casos y se está a la espera de los resultados de 161 muestras”. “Los datos que nos comunican las comunidades hasta la fecha indicarían que la prevalencia es baja. Tenemos información de un estudio de 1.000 muestras aleatorias con un 0,3% de variante confirmada”, sostiene Sanidad.

La diferencia entre estas cifras y las aportadas por hospitales y comunidades es abismal. La explicación es que los especialistas han encontrado un aliado —las pruebas PCR de la marca Thermo Fisher— que les permite hacer estimaciones fiables casi al día gracias a las mutaciones de la nueva variante.

“Estamos viendo que prácticamente todas las muestras que estas PCR marcan como sospechosas de la nueva variante son luego confirmadas por la secuenciación genética, por lo que es un indicador muy útil”, coinciden en señalar Juan Carlos Galán, jefe de virología del hospital Ramón y Cajal (Madrid), y Manuel Rodríguez Iglesias, jefe de servicio de microbiología en el hospital Puerta del Mar (Cádiz).

Galán destaca el gran salto que ha dado la nueva variante, según estas PCR. Hace tres semanas, apenas suponían el 1% del total de muestras analizadas. “Luego pasamos a cerca del 5% y ahora ya estamos cerca del 20% si tenemos en cuenta las muestras más recientes que nos llegan desde los centros de atención primaria, que son las que nos ofrecen la información más actualizada”, explica. El servicio de microbiología del Ramón y Cajal analiza muestras del noreste de la Comunidad de Madrid y de la capital.

“Cantabria busca proactivamente estos casos”

El viceconsejero de Sanidad de Madrid, Antonio Zapatero, cifró este viernes en el 9% el peso de la nueva variante en el total de los nuevos diagnósticos hechos en la comunidad, aunque este porcentaje es una media de una horquilla que iría del 7% al 33%, según las zonas.

El viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, ofrecen los últimos datos del coronavirus en Madrid. En vídeo, Zapatero informa del impacto de la cepa británica en la región.

Reinhard Wallmann, director general de Salud Pública de Cantabria, informó el pasado miércoles de que la prevalencia de la nueva variante ha escalado del 1% al 19% en menos en apenas tres semanas, también con resultados de pruebas PCR Thermo Fisher. En esta comunidad, el único centro de referencia es el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander.

En la última semana de 2020, según las muestras aleatorias analizadas, solo una de las 98 pruebas realizadas a enfermos de covid correspondía a la nueva variante (el 1%). En la primera semana de 2021 ya fueron 49 de 342 (el 14%), y en la siguiente, 92 de 525 (el 18%). “En los primeros días de esta semana, aunque la muestra es más reducida, ese porcentaje ya es del 19%”, añadió. Sobre las diferencias con otras comunidades, Wallmann afirmó que “Cantabria busca proactivamente estos casos, cosa que otras comunidades no hacen o no hacen tanto”.

En Cataluña, donde los casos eran contados hace apenas 10 días, la nueva variante ya supone “entre el 1,5% y el 2% de los nuevos diagnósticos en el Hospital Clínic”, explica Vila Estapé, que también es jefe de microbiología de este centro sanitario. Un porcentaje similar —“algo mayor o algo menor”— a los registrados en otros grandes hospitales catalanes como Bellvitge, Vall d’Hebron y Can Ruti.

Fuentes hospitalarias señalan que el incremento también ha sido notable —desde niveles cercanos al 1% al 5% en apenas una semana— en centros de Andalucía y la Comunidad Valenciana, aunque donde mayor está siendo la prevalencia es en las comunidades del norte de España.

“La hipótesis de la mayor diseminación de la nueva variante, cuya presencia hasta ahora era nula o testimonial, es la más razonable, aunque aún nos faltan muchos datos”, explica Jesús Rodríguez Baño, jefe de servicio de enfermedades infecciosas del hospital Virgen de la Macarena, en Sevilla.

Aunque todos los expertos insisten en que todos estos resultados son preliminares y que pueden sufrir “sesgos”, la impresión general es de que no falta mucho para que la nueva variante sea la dominante, algo que hasta hace muy poco muchos expertos no veían tan seguro. El director de emergencias de Sanidad, Fernando Simón, apuntó este jueves que esto podría ocurrir a “mediados de marzo”. “Lo lógico y probable es que una variante de nueva introducción con ventajas competitivas, vaya ocupando el nicho ecológico. No podemos saber a qué velocidad pasará esto, pero es probable y esperable que pase, aunque dependerá de otras variables”, admite un portavoz de Sanidad.

Según las estimaciones del equipo de Biología Computacional de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), “si la nueva variante es un 50% más contagiosa, en 40 días pasará de suponer el 5% de los nuevos contagios a la mitad”, explica la investigadora Clara Prats. “Si es un 25% más contagiosa, tardará 67 días”, añade.

Datos aparte, también están las impresiones de los profesionales. “Te encuentras con casos en los que se te contagia toda una familia de golpe o todos los asistentes a una comida o cena. Esto era algo que antes no era tan frecuente, lo normal era que fueran solo algunos. Es algo que nos hace pensar en la mayor contagiosidad de la nueva variante, aunque aún debemos confirmarlo con datos”, explica el jefe de servicio de microbiología del hospital Puerta del Mar.

La otra gran incógnita pendiente de resolver es el impacto de la irrupción de la nueva variante sobre la evolución de la pandemia. Al ser más contagiosa, recuerdan los expertos, si su irrupción coincide con un aumento de la incidencia, esta puede dispararse e incrementar la presión asistencial que sufren los hospitales, como ha ocurrido en el Reino Unido.

El temor es que esto también pueda ocurrir en España, donde comunidades como Madrid y Andalucía, entre otras, están registrando importantes incrementos en las incidencias. En otras comunidades, que ya habían empezado a doblegar la curva de la tercera ola, la nueva cepa “puede ralentizar el descenso” o incluso “provocar repuntes en forma de joroba”, advierten varios de los expertos consultados.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50