Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es imposible saber si la supresión del Mobile fue correcta o no”

Los expertos consultados mantienen que, desde el punto de vista epidemiológico, no había motivo para suspender el evento

MWC cancelado
Rueda de prensa para informar sobre la cancelación del Mobile World Congress, en la Fira de Barcelona, en Barcelona, hoy. Europa Press

Barcelona tendría que haber celebrado esta semana el Mobile World Congress (MWC), el congreso de móviles más grande del mundo. La organización lo anuló hace dos semanas por temor al coronavirus, que entonces azotaba a China y amenazaba con extenderse. El MWC era un riesgo adicional, coinciden los expertos, pero tanto las autoridades sanitarias como las administraciones rechazaron, en su momento, suspenderlo porque el riesgo epidémico era bajo. Pero el virus ha llegado igualmente a España por otra vía poco sospechosa: por un país vecino y sin grandes aglomeraciones mediante.

“Estábamos expuestos en cualquier momento. El MWC suponía un riesgo adicional, sí, pero los casos importados que ahora tenemos son de Italia. Es imposible saber si la supresión del MWC fue correcta o no”, valora Toni Trilla, jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona. En su hospital permanecen ingresados los tres casos positivos de coronavirus detectados en Cataluña en la última semana, todos ellos importados de Italia, donde se han registrado más de 600 afectados. “El problema se anticipó por el volumen de llegada de personas asiáticas al MWC. Y después de la estigmatización asiática, el problema ha venido de Italia”, conviene Albert Bosch, presidente de la Sociedad Española de Virología.

Los expertos consultados mantienen que, desde el punto de vista epidemiológico, no había motivo para suspender el evento. “Una de las razones que se dio para suspenderlo era que en Barcelona el riesgo epidémico era tal que justificaba su supresión. Y eso no es verdad. Era una aglomeración de gente y había un riesgo, claro, pero esa razón no se podía aducir. De hecho, la situación hoy por hoy [33 casos positivos, cinco de ellos contagios locales] sigue estando en una fase de control”, matiza Trilla. El epidemiólogo recuerda, además, que la organización del MWC tomó medidas preventivas como prohibir la entrada de cualquier viajero que llegara de la provincia china de Hubei —epicentro del foco— y exigir a los asistentes que demostraran que no habían estado en China en los últimos 14 días.

Bosch coincide en que evaluar si la decisión de suspender el evento fue adecuada “es difícil de decir”. “Era un caldo de cultivo sí, pero a mí me pareció que la decisión era precipitada”. Con todo, concede: “Si no se hubiese suspendido, ahora habría una histeria colectiva todavía mayor”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >