Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un profesor de Murcia se declara “objetor” del veto parental y no pide los permisos a los padres

El Gobierno regional ha iniciado los trámites para incluir la medida en los decretos de educación

Protesta contra el veto parental en enero en Murcia. En vídeo, un momento de la charla de Pedro Alberto Cruz.

Cinco meses después de la entrada en vigor del veto parental en la Región de Murcia, un docente ha decidido hacerse “objetor” de la medida en un acto de “insumisión personal” y no reclamar el permiso de los padres para las actividades complementarias que organiza. Se trata de Diego Reina, profesor de Historia del Arte en el instituto público Alfonso X de Murcia, que este 11 de febrero invitó a Pedro Alberto Cruz, uno de los mayores especialistas en España en la obra del artista francés Marcel Duchamp, para comparar su célebre urinario con una obra clásica del Renacimiento, el David de Miguel Ángel.

“Por deferencia a mis alumnos [de 13 a 17 años], les anuncié que había programado esa actividad y que no iba a pedir permiso a sus padres, sino a ellos: si alguno no estaba de acuerdo con el conferenciante o el contenido, podía manifestarlo. Todos acudieron”, ha explicado a este diario.

También avisó al experto de su decisión. Se da la circunstancia de que Cruz, que es profesor en la Universidad de Murcia, fue consejero de Cultura y Turismo del Gobierno murciano del PP entre 2007 y 2014, aunque se ha mostrado muy crítico y combativo con el veto parental desde su puesta en marcha. “Yo fui leal a un presidente, Ramón Luis Valcárcel, pero dejé claro desde el primer momento que no era fiel a la estructura del partido y que no sintonizaba con las políticas de derechas. Ahora que han pasado años y ya no estoy en política, digo lo que pienso, y el veto parental me parece una aberración. El PP de la Región de Murcia está secuestrado por Vox y me consta que muchos de sus miembros tienen discrepancias con el pin parental y, si no se posicionan, el partido acabará siendo un satélite de la ultraderecha”, ha declarado.

Reina ha explicado que su decisión de no pedir el permiso parental pretende también de algún modo mostrar el descontento generalizado entre la comunidad docente, que se ha sentido “humillada” porque el veto supone transmitir la idea de que “el profesor no está preparado o es peligroso”, algo que no está dispuesto a tolerar.

En su caso, considera que está doblemente afectado por esta medida, como profesor y como homosexual, orientación conocida por todos sus alumnos sin que ello haya generado problema alguno, asegura, y que sin embargo lo coloca en el punto de mira de la ultraderecha.

Su decisión de no reclamar el permiso ha sido apoyada por sus compañeros del centro, pero Reina sabe que puede enfrentarse a una sanción por parte de la inspección educativa, que asume en solitario con todas sus consecuencias, aunque se muestra convencido de que no será el único profesor en dar el paso.

La consejera de Educación, Esperanza Moreno, aseguraba este martes que desconocía los hechos y apuntaba que, en todo caso, es la inspección educativa la que debe determinar si se ha cometido o no alguna falta. Contestaba así a los periodistas en la Asamblea Regional, donde se están tramitando los presupuestos de la comunidad autónoma, que se votarán el 23 de marzo y que Vox apoyará gracias a un acuerdo que tenía como primer punto el veto parental. Sus votos son imprescindibles para que PP y Ciudadanos sumen mayoría absoluta en el Parlamento autonómico y tanto PSOE como Podemos han aprovechado sus comparecencias para criticar que el Gobierno autonómico ha “claudicado ante las amenazas” de los de Santiago Abascal, poniendo “en pie de guerra a la comunidad educativa con sus cesiones intolerables y retrógradas”.

La comunidad educativa salió este martes a la calle, manifestándose a las puertas de la consejería una vez más para mostrar su rechazo a la medida, que el Gobierno murciano va a blindar por ley modificando los decretos que establecen los currículos escolares y que definen como “obligatorias y evaluables” las actividades complementarias. El trámite para hacerlo ya está en marcha: el pasado 3 de febrero se abrió el plazo de exposición pública para la modificación, que se hará en Consejo de Gobierno, sin pasar por el Parlamento regional. Ese periodo de consultas, en el que cualquier ciudadano puede rellenar un cuestionario opinando sobre la reforma legal a través del portal de la transparencia, terminará el próximo 22 de febrero. Unos días antes expira el plazo que el Ministerio de Educación dio a Murcia para retirar la medida, algo que no parece que vaya a ocurrir. Esta tarde la ministra de Educación, Isabel Celaá, recordó que llevará el veto a los tribunales el día 17 si Murcia no lo retira antes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información