Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Trabajamos con centros de EE UU para desarrollar una vacuna frente al coronavirus”

Luis Enjuanes lidera el laboratorio especializado en estos patógenos en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC

Luis Enjuanes, jefe del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC.
Luis Enjuanes, jefe del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC.

Luis Enjuanes dirige el laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de referencia internacional.

Pregunta. ¿Por qué los coronavirus acaparan tanta atención?

Respuesta. Hasta 2002, cuando surgió el SARS, solo conocíamos cuatro que afectaran al ser humano. Son los que causan el resfriado común. El resto solo hacía enfermar a animales. Pero en 2002 surgió el SARS y en 2012 el MERS, que han causado más de 1.500 muertes.

P. ¿Y cómo es esto posible?

R. Los coronavirus son virus ARN, que cambian genéticamente cada vez que se replican. Hablamos de billones de variaciones de un virus. A veces dos virus se mezclan. Otras, el cambio se produce al replicarse un solo virus, por errores en la copia. Los virus resultantes pueden saltar de una especie a otra. Con el SARS vimos que pasaron de los murciélagos a las civetas y en el MERS la especie intermedia fue el camello.

P. ¿Y en Wuhan?

R. Una comunicación [del viernes] señala que es una recombinación de un virus que circulaba en murciélagos y otro desconocido.

P. ¿No decían que eran las serpientes el foco?

R. Eso decían, pero no ha habido nadie que haya cogido una serpiente y haya encontrado en ella el virus. Son hipótesis teóricas que no han sido avaladas. La especie transmisora aún es materia de debate.

P. ¿Cómo puede uno de estos cambios convertir un virus inofensivo para el ser humano en uno peligroso?

R. La clave es que los virus pasen a ser reconocidos por las células humanas. Necesitan entrar en ellas para replicarse. Pueden pasar muchos virus por delante de una célula, pero si sus receptores no los reconocen, no ocurre nada. Hasta que hay uno que encaja y los receptores le dejan entrar. Cuando hay billones de replicaciones, esto puede ocurrir.

P. ¿Qué impacto sobre la salud pública puede tener la capacidad de mutación de los virus ARN?

R. Hay dos reglas generales en estos casos. La primera dice que cuando un virus salta de especie, no acaba de estar bien adaptado. Esto hace que se produzca un efecto acelerador de las mutaciones hasta que optimiza su crecimiento y multiplicación, a partir de lo cual se produce una ralentización. Esto, a priori, aumentaría la peligrosidad del virus. Pero hay otra regla general y es que cuando los virus alcanzan una nueva especie, son más virulentos al inicio y con el tiempo se van atenuando. Esto ocurre porque si matan a la persona que actúa de hospedador no se pueden transmitir más. En cambio, si la hacen enfermar pero no mucho, esa persona seguirá con su vida y expandirá el virus. El menos virulento, a la larga, se impone.

P. ¿Por qué no hay vacuna?

R. Podría haberla, pero no es un proceso sencillo. Nuestro laboratorio, y también otros, han diseñado vacunas para el SARS o el MERS. El nuestro fue el primero del mundo que en 2000 logró establecer un sistema de ingeniería genética que sintetiza estos virus nuevos en laboratorio para eliminar o modificar sus genes, en este caso quitar los llamados de virulencia. Los virus matan porque estos genes inhiben la respuesta inmune de la persona. Al quitar estos genes, los atenuamos y un virus atenuado es un candidato a vacuna. Los virus que nosotros hemos atenuado para el SARS y el MERS han demostrado tanto en nuestro laboratorio como en EE UU que ofrecen una inmunidad del 100% en modelos experimentales con ratones.

P. ¿Y por qué no las han desarrollado?

R. Las agencias reguladores en Europa y Estados Unidos imponen unos criterios muy rígidos, que llevan varios años, para demostrar que estos virus atenuados son inocuos y seguros. Pero en caso de epidemias muy graves estos plazos se acortan si se requiere una acción inmediata. Si el actual brote se agrava, la vacuna podría aprobarse con gran rapidez.

P. ¿Pero ya tienen el virus de Wuhan atenuado? Si no hace ni 20 días que se conoce...

R. Hemos diseñado cómo sintetizarlo en nuestro laboratorio. Teníamos la tecnología y la experiencia acumulada. En nuestro campo, ser rápido es fundamental y nos pusimos a trabajar de inmediato. Ya estamos colaborando con centros de EE UU para su desarrollo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >