Irregularidades en la temperatura de conservación retrasan la vacunación en varias ciudades de Alemania

Cerca de mil dosis registraron temperaturas de transporte superiores a las estipuladas. Las localidades han empezado a usarlas tras obtener autorización del fabricante

Sanitarios alemanes revisan la temperatura de tres cajas con viales de la vacuna de Pfizer en Luebeck, Alemania, este domingo.
Sanitarios alemanes revisan la temperatura de tres cajas con viales de la vacuna de Pfizer en Luebeck, Alemania, este domingo.MARKUS SCHOLZ (AFP)

La campaña de vacunación contra el coronavirus en Alemania, la mayor en la historia del país, sufrió retrasos en varias ciudades el domingo, después de que el personal médico encontrara posibles irregularidades en el enfriamiento de unas mil dosis de la vacuna producida por BioNTech y Pfizer. “Al leer los indicadores de temperatura que estaban ubicados en las neveras, surgieron dudas sobre el cumplimiento de los requisitos de la cadena de frío”, señaló el distrito bávaro de Lichtenfels en un comunicado. El personal médico comprobó que la temperatura de una de las neveras de transporte había subido a 15º C, cuando el máximo estipulado por los fabricantes es de 8º C.

Los responsables de la región bávara de Alta Franconia, a la que pertenece Lichtenfels y donde varios distritos resultaron afectados, afirmaron que BioNTech confirmó la calidad de estas dosis a última hora del domingo, por lo que han empezado la vacunación este lunes, un día más tarde que el resto del país. La farmacéutica, con sede en Mainz, ha explicado este lunes que su vacuna era segura independientemente de los problemas de la cadena de frío de los que se han informado.

La vacuna procedía del almacén de congelación de la ciudad bávara de Erlangen, desde la cual se envió a Bamberg (Alta Franconia) para su posterior distribución en localidades de la región. Tras detectar las irregularidades en la temperatura, los centros de vacunación de Coburg, Lichtenfels, Kronach, Kulmbach, Bayreuth, Hof y Wunsiedel contactaron de forma conjunta con BioNTech para recibir indicaciones. La ciudad bávara de Augsburgo, en la región de Suabia, también pospuso el comienzo de la vacunación al descubrir que la temperatura registrada durante el transporte había sido inicialmente de 3º C y posteriormente de -1º C.

Según Pfizer y BioNTech, la vacuna debe ser almacenada a temperaturas ultrabajas de unos -70º C antes de ser enviada a los centros de distribución en neveras especialmente diseñadas y llenas de hielo seco. En los centros de vacunación, la vacuna puede almacenarse sin abrir en las cajas de entrega o también en refrigeradores convencionales durante un máximo de cinco días, a una temperatura de entre dos y ocho grados, según la información de la empresa. Dos horas antes de la inyección, la preparación puede ser almacenada hasta a 25 grados.

Estas incidencias, aunque menores, muestran el gran desafío logístico que supone el envío y distribución de millones de dosis semanales por toda Europa de un fármaco que requiere unas temperaturas de conservación muy específicas. Pfizer también ha retrasado un día el envío de las vacunas previstas a España y otros siete países por “un problema logístico menor” ya resuelto.

El Gobierno tiene previsto distribuir más de 1,3 millones de vacunas a las autoridades sanitarias de los distintos estados federales hasta finales del año y otras 700.000 por semana a partir de enero. Ante la imposibilidad de vacunar a gran escala con estas dosis, el país seguirá necesitando de restricciones para detener el contagio del virus, disparado en las semanas previas a las Navidades. “El otoño e invierno de 2021 podría ser similar a este año, con altas tasas de infección, restricciones de contacto y cierres. El único remedio sería un aumento masivo en el número de vacunas aprobadas para su uso”, señaló la revista Der Spiegel.

Los científicos estiman que entre el 60% y el 70% de la población necesitaría ser vacunada para alcanzar la inmunidad de rebaño y detener el virus. Eso requeriría de 100 millones a 120 millones de dosis porque la mayoría de las vacunas contempladas son de doble dosis. El Gobierno alemán confía en aumentar la producción de vacunas de la farmacéutica BioNTech y su socio estadounidense Pfizer, y descarta que deba procederse a ceder la licencia a otras empresas, como propone la oposición de izquierda. “Nuestro objetivo es que a partir de febrero y marzo se puedan producir más vacunas en Alemania, lo que aumentaría enormemente nuestra capacidad”, afirmó el ministro de Sanidad, Jens Spahn, en declaraciones a la televisión pública.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS