La crisis del coronavirus

“Con los recursos actuales la atención primaria no puede sostener esta campaña”

Los centros de salud exigen más profesionales y mejores infraestructuras para asumir la inmunización de la covid-19

El centro de atención primaria del barrio barcelonés del Besòs, el martes.
El centro de atención primaria del barrio barcelonés del Besòs, el martes.MASSIMILIANO MINOCRI

Cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lanzó el pasado domingo los primeros retazos de lo que será el plan de vacunación de la covid-19, aludió a los 13.000 puntos de vacunación contra la gripe. Esto es, los centros de atención primaria. Todavía se desconoce cómo será la logística para inmunizar a la población española del coronavirus, pero si en algo coinciden los sanitarios es que se tiene que llevar a cabo desde la atención primaria. Aunque advierten, eso sí, de que la presión asistencial y la carga de trabajo es muy elevada en los centros de salud y precisarán más recursos y mejoras en sus infraestructuras para evitar el colapso.

“Lo más adecuado es que la vacunación de la covid-19 se haga desde la atención primaria, pero con más recursos humanos, apoyo logístico y en espacios limpios. Hoy en día, con los recursos actuales, la atención primaria no puede sostener esta campaña de vacunación”, admite Cristina Sánchez Quílez, responsable del sector de atención primaria en la Confederación Española de Sindicatos Médicos. Coincide Salvador Tranche, presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria: “Somos el sitio ideal porque llevamos años vacunando, pero hay dificultades logísticas y de recursos humanos. Como que la vacuna llegue a todas partes, que se preserve la cadena de frío, controlar los efectos adversos. La experiencia la tenemos, pero faltan los recursos”.

Hay obstáculos que sortear para hacer viable la vacunación de la covid-19 desde atención primaria, admiten los profesionales. Para empezar, porque en estos meses se han multiplicado sus tareas —detección de casos sospechosos de covid-19, control de positivos y contactos, supervisión de las residencias—. Y el déficit de personal persiste, aseguran. “La atención primaria está sobrecargada y hay que dotarla de recursos para que pueda asumir la vacunación sin saturarla más. Hay que hacer una oferta de contratación estable”, señala María José García, del sindicato Satse.

El refuerzo de profesionales hace falta, no solo para la administración de las vacunas, sino para todo el circuito que se abre luego. “Es una vacuna nueva y desconocemos qué efectos adversos tiene en la población general. Cuando ponemos una vacuna de la gripe por primera vez, les decimos a los pacientes que se queden un rato, para ver cómo la toleran. Con la de la covid-19 también tendremos que hacerlo y ver si tiene contraindicaciones, ponerlo todo en la historia clínica y hacerle un seguimiento”, sostiene Tranche.

Los centros de salud tienen experiencia en vacunas y, de hecho, se encuentran en plena campaña de inmunización de la gripe —ya se han administrado 14 millones de dosis en ocho semanas, según Pedro Sánchez—. Pero con la covid-19 la logística se complica. La vacuna de Pfizer, por ejemplo, debe conservarse a 80 grados bajo cero y los centros de salud no tienen congeladores habilitados para ello. “El Gobierno se precipita al hablar de que se podrá vacunar en 13.000 puntos. Yo no lo veo tan fácil. Veo peligro en hacer la vacunación en espacios pequeños que no tienen margen ni para hacer dobles circuitos. Hay que poner seguridad, sitios ideales e infraestructura. Si eso no está, la vacuna no puede ponerse ahí”, señala Sánchez Quílez. La médica se refiere, sobre todo, a los consultorios locales, que suelen ser pequeñas salas con infraestructuras muy limitadas.

Tercera ola

El gran temor es que el inicio de la vacunación, previsto para finales de enero, coincida con una tercera ola que sature todavía más los centros de salud. “Si en enero hay un aumento de la patología respiratoria aguda, puede aumentar la demanda y tensionar más el sistema. La demanda de recursos es histórica, pero mientras no se haga un análisis completo del sistema sanitario, valorando posibles contingencias, todo será poner parches. Hay una falta de inversión y previsión crónica”, resume José Polo, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria.

En paralelo al plan ministerial, las comunidades también han desplegado grupos de trabajo para aterrizar la propuesta estatal, aunque ninguna ha concretado su hoja de ruta. Cataluña ha comprado ya 10 millones de jeringas y Andalucía, otros 25. “Se está trabajando en todos los escenarios posibles y eso incluye destinar más personal a la vacunación. No se descarta nada”, dicen desde el Gobierno andaluz.

Algunas, como Castilla-La Mancha, esperan “indicaciones” del ministerio para trasladarlas a sus planes. Otras, como Canarias o Extremadura, admiten que la vacunación de la gripe les ha servido ya “como ensayo”. “Espacios específicos aún no los planteamos porque la vacunación es posible que sea paulatina y primero vayan los grupos de riesgo. Pero todo está abierto”, dice una portavoz del Gobierno canario. La Comunidad Valenciana presenta hoy al grupo de expertos que decidirá los recursos necesarios para repartir la vacuna, incluida la posible contratación de personal.

Con información de E. Saiz, M. Ormazábal y F. Bono.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50