La crisis del coronavirus

Francia y Alemania experimentan fuertes repuntes de casos

Las autoridades sanitarias francesas alertan de “una degradación neta de la situación”

Médicos tratan a un paciente grave de covid en la unidad de cuidados intensivos del hospital militar Laveran de Marsella
Médicos tratan a un paciente grave de covid en la unidad de cuidados intensivos del hospital militar Laveran de MarsellaERIC GAILLARD / Reuters

Varios países europeos están experimentando repuntes de casos en los últimos días, lo que hace crecer el temor a una segunda oleada de contagios. Francia registró ayer un récord absoluto de nuevos casos de coronavirus en 24 horas, con 13.498. En Alemania los contagios alcanzan cotas no vistas desde abril, y Portugal informó ayer de 849 nuevos positivos, un máximo diario que no se había visto desde el pico de la primera ola, a finales de marzo.

En Francia, ayer fue el segundo día consecutivo de récord de contagios. Entre los nuevos positivos figura el ministro de Economía, Bruno Le Maire. Un recordatorio más de que “la epidemia vuelve a estar muy activa en nuestro país”, como reconoció el ministro de Sanidad, Olivier Véran, el jueves, al retomar las ruedas de prensa semanales —otra señal más de que las cosas se están torciendo— para presentar los datos de la pandemia. Y estos no son nada esperanzadores. Según el último informe semanal de la Dirección General de Sanidad (DGS), la cifra de fallecidos en Francia por coronavirus en una semana se ha duplicado por primera vez desde el fin del confinamiento, pasando de 129 a 265. Un dato que debe servir de alerta, subrayó la institución. “Las señales muestran una degradación neta de la situación (…) las primeras estimaciones de seroprevalencia muestran que el nivel de inmunidad colectiva es demasiado débil para permitir controlar la circulación viral”. En total, Francia suma ya 31.249 fallecidos y 428.696 casos confirmados desde el comienzo de la crisis.

Aunque Francia ha superado con creces el reto de hacer más de un millón de test semanales, esto ha provocado un “atasco” en los laboratorios que ralentiza la obtención de resultados. Ante ello, el Gobierno ha dado luz verde a las pruebas de saliva, pero solo para las personas que presenten síntomas. Además, en los últimos días se han reforzado las restricciones en las zonas con mayor circulación de virus. Tras las medidas implementadas en Marsella, Lille y Burdeos a comienzos de semana —donde se han anulado ferias y eventos masivos, se ha reducido a un máximo de 10 personas las reuniones en parques o playas, se ha extendido el uso obligatorio de mascarilla y recortado el horario de bares y restaurantes—, se han anunciado nuevas restricciones en Lyon, Toulouse y en Niza. Mientras, en la región parisina, donde la epidemia también se agrava y donde el 20% de las plazas de cuidados intensivos ya están dedicadas a pacientes de covid, las autoridades sanitarias han llamado a evitar las reuniones privadas de más de 10 personas.

Alemania, vuelta a cifras de abril

En Alemania, las cifras de contagios han vuelto a registrar este fin de semana una considerable subida, tras varias semanas de una cierta estabilización, en un país en el que las escuelas reabrieron desde principios de agosto y que en ningún momento se ha visto sometido a un confinamiento general. El papel de las administraciones locales de salud pública y el elevado número de pruebas diagnósticas han sido hasta ahora determinantes a la hora de cortar la cadena de contagios.

En total, se registraron en las últimas 24 horas 2.267 casos positivos, lo que supone la cifra más alta desde mediados de abril pasado, según las cifras del RKI. El centro de referencia epidemiológica suma además seis muertos, lo que eleva el total desde el inicio de la epidemia a 9.384, en un país de 83 millones de habitantes. Por primera vez desde principios de mayo, los casos activos superan los 20.000. Renania del Norte-Westfalia y Baviera son los Estados federados más afectados.

El instituto Robert Koch (RKI) resalta la importancia del aire libre y la ventilación en los espacios cerrados para reducir los contagios. “Las emisiones de aerosoles aumentan drásticamente al hablar alto, cantar o reírse. En habitaciones cerradas, el riesgo de contagio aumenta significativamente, incluso si se mantiene una distancia física de más de 1,5 metros”. Los viajeros, los eventos familiares y religiosos, así como los hospitales y las residencias de mayores siguen siendo el principal foco de contagios.

Las cifras del RKI indican además una media de 12,8 nuevos casos en los últimos siete días por cada 100.000 habitantes. En dos municipios se supera la barrera establecida de un máximo de 50 nuevos casos por cada 100.000 habitantes durante los siete días anteriores y que obliga a adoptar medidas restrictivas para frenar los contagios. Fue a principios de mayo pasado, cuando Alemania, después de dar por superada la primera oleada de la epidemia dejó en manos de los Estados federados las medidas de relajación de las restricciones, pero siempre que no se sobrepase el tope fijado. En el sistema federal alemán, y de acuerdo con ley de infecciones, son los 16 Länder los encargados de definir y aplicar las medidas de lucha contra el virus, cuyas grandes líneas se pactan periódicamente en el ámbito federal, según la evolución de la pandemia.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50