La crisis del coronavirus

Cuarentenas más cortas, cuestión de ciencia y economía

Países como Francia, España y Alemania barajan rebajar los 14 días de confinamiento que recomienda la OMS tras un contacto

Una enfermera del 062 hace una prueba PCR a una mujer este martes, en el centro de salud del barrio de San Diego de Lorca, Murcia.
Una enfermera del 062 hace una prueba PCR a una mujer este martes, en el centro de salud del barrio de San Diego de Lorca, Murcia.Marcial Guillén / EFE

Un niño da positivo por coronavirus en la escuela y 20 familias tienen un problema durante, al menos, dos semanas. Cualquier contacto de un caso confirmado de covid tiene que permanecer en cuarentena 14 días, aunque su PCR sea negativa. En un contexto de baja transmisión es más asumible, pero a medida que los casos crecen, vuelve la actividad laboral y escolar, el país puede adentrarse en algo parecido a un confinamiento de facto, con buena parte de la población sin poder salir a la calle por haber estado en contacto con algún enfermo. Esto, junto a una evidencia científica creciente de que a partir del décimo día las probabilidades de contagio bajan drásticamente, está llevando a las autoridades sanitarias a plantearse rebajar el periodo de cuarentena.

Varios países siguen esta tendencia. El virólogo Christian Drosten, principal asesor del Gobierno alemán, propuso la semana pasada acortar la cuarentena obligatoria ante la sospecha de un posible contagio a cinco días. Francia estudia llevarla a siete. Y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, reconoció el lunes que España también está barajando reducirla, pero a 10 días. En Holanda, se decidió adoptar este mismo periodo a partir de sus últimos datos del rastreo: de todos los contactos de una persona infectada con covid y que luego se enfermó, el 99% desarrolló síntomas de la enfermedad en este espacio de tiempo tras el último contacto de alto riesgo.

Esto es algo que en España ya está implantado, pero solo bajo circunstancias concretas. Según la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de covid-19, del Ministerio de Sanidad, un contacto de un sospechoso puede romper la cuarentena a los 10 días si, transcurrido ese tiempo, da negativo en una prueba PCR. Lo mismo ocurre con una persona que haya desarrollado la enfermedad, pero que antes de ese décimo día lleve tres sin síntomas. Lo que se plantea ahora el Gobierno es que esos 10 días sean la medida estándar, sin necesidad de test.

Para ello, según reconocen fuentes del ministerio, hay razones económicas: la actividad se puede desplomar al mismo ritmo que se disparan las bajas laborales. Pero también científicas. María del Mar Tomás, de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, explica que pasados 10 días hay una “reducción importante” de la carga viral. “Cada vez hay más evidencia de que tras ese periodo hay muy baja probabilidad de contagio”, explica. Esto sucede incluso entre personas que, transcurrido ese tiempo, dan positivo, ya que los termocicladores que hacen las PCR pueden detectar restos de virus que ya no son infectivos. El riesgo de poner esta medida de forma unívoca y eliminar el requisito de tener PCR negativa “es mínimo”, continúa, se daría en casos en los que haya pacientes con carga suficiente para contagiar. “Es una cuestión de probabilidades”, sentencia.

Uno de los problemas con las cuarentenas, como recuerda Joan Ramón Villalbí, de la Sociedad Española de Salud Pública, es que mucha gente no las cumple. “Especialmente personas que viven al día y no van a estar dos semanas encerradas”, argumenta. En su opinión, hay que hacer un balance de qué es lo ideal y lo más adecuado. “Es posible que 10 días se cumplan mejor que 14. Es un debate lógico”, concluye.

La medida de dos semanas de cuarentena se estableció porque ese es el tiempo que se considera máximo (salvo excepciones) para la incubación del virus. Como recordó el lunes Simón, se tomó este periodo por la referencia del virus del SARS y por las primeras evidencias, pero más tarde se vio que raramente se prolongaba más allá de los 12 días. Y la mediana, es decir, la mayoría de las personas que se contagian, tardan entre cinco y seis días en desarrollar la enfermedad, de ahí que haya países que estén planteando periodos de cuarentena todavía más bajos.

“Hemos venido diciendo que es importante vigilar su salud muy de cerca hasta que hayan pasado 14 días desde su contacto con la persona que dio positivo. En casos raros, las personas pueden desarrollar síntomas después del período de cuarentena de 10 días. [Pero] la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha dado el paso de recomendar la reducción de 14 a 10 días de periodo de incubación”, recuerda José Martín-Moreno, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia.

La OMS, en cualquier caso, es cauta a la hora de hacer sus recomendaciones y no las suele cambiar hasta que no hay una sólida evidencia científica que contradiga el paradigma que aplica. No sería de extrañar que muchos países se adelanten a la organización a la hora de reducir las cuarentenas.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50