La crisis del coronavirus

Entre 2.000 y 2.500 profesores se tienen que someter a una PCR tras dar positivo en las pruebas serológicas en Madrid

Este test es más preciso y determina si en el momento en el que se realiza la persona está enferma o no

Decenas de profesores hacían cola para someterse a las pruebas serológicas la semana pasada en el instituto Virgen de la Paloma de Madrid.
Decenas de profesores hacían cola para someterse a las pruebas serológicas la semana pasada en el instituto Virgen de la Paloma de Madrid.Víctor Sainz

Desde este sábado, entre 2.000 y 2.500 profesores de las distintas etapas educativas no universitarias de la Comunidad de Madrid se someterán a una prueba PCR después de haber dado positivo en alguno de los más de 66.000 test serológicos realizados esta semana. Así lo ha anunciado este domingo el consejero de Educación, Enrique Ossorio, tras ser preguntado por los periodistas en una visita al albergue juvenil Los Batanes, en la localidad de Rascafría. El consejero ha asegurado que todos aquellos docentes que den positivo en covid-19 serán sustituidos por interinos, “de igual modo que sucede cuando un profesor está enfermo o tiene que guardar cuarentena”. Esos interinos serán personal “adicional” a los 10.610 profesores que el Gobierno regional tiene previsto contratar para reforzar las aulas durante este curso, que arranca el próximo 8 de septiembre, ha confirmado Ossorio.

Sin embargo, el sindicato Comisiones Obreras (CC OO) muestra su preocupación por la “inexistencia de un plan” por parte de la consejería para cubrir esas posibles bajas por positivo en covid-19. “En situaciones normales, tardan hasta 15 días en mandar a un profesor sustituto... No nos queremos imaginar el escenario que puede darse ahora en los centros”, denuncia Isabel Galvín, responsable del área educativa de CC OO en Madrid. Para Galvín, otra de las grandes preocupaciones es que “no se dieron instrucciones claras” a los 66.000 profesores y personal de administración que hicieron colas durante horas la semana pasada para someterse al test serológico, y muchos de ellos continuaron acudiendo a sus centros de trabajo. “Me han llegado testimonios de profesores preocupados porque estuvieron hablando a muy poca distancia durante horas con otros compañeros que ahora han dado positivo”, explica.

La diferencia entre una y otra prueba consiste en que las serológicas buscan anticuerpos que muestran que la persona puede haber pasado la enfermedad, pero no si el virus está todavía activo. La prueba PCR disipa la duda, puesto que detecta el ARN del virus dentro del cuerpo y cuantifica la carga viral que tiene el individuo en ese momento, es decir, si tiene la infección o no. Varios docentes se habían quejado de que pese haber dado positivo en los test de seroprevalencia les habían convocado para ir a trabajar.

“La estrategia de la Comunidad de Madrid ha sido errónea; si lo que querían era detectar cuántos infectados hay activos deberían haber realizado directamente las PCR”, considera Pedro Gullón, vocal de la Sociedad Española de Epidemiología. Gullón recuerda que los epidemiólogos no recomiendan las pruebas serológicas masivas, ya que es muy difícil controlar que en los días posteriores esas personas permanezcan aisladas y, por lo tanto, no sirven para discriminar entre posibles contagiados o no, ya que la situación puede variar de un día para otro. “No se recomiendan los cribados basados en anticuerpos; suponemos que Madrid lo ha hecho para dar tranquilidad en la primera semana del arranque del curso, pero lo que resulta efectivo es practicar directamente las PCR”, añade. Pone como ejemplo lo sucedido en Torrejón de Ardoz, donde un gran porcentaje de los positivos en los test de seroprevalencia dieron luego negativo en la PCR, “más del 90%”, subraya.

Daniel López Acuña, exdirector de asistencia sanitaria en situaciones de crisis de la Organización Mundial de la Salud, va más allá: “El esfuerzo que ha hecho Madrid con estas pruebas es un desperdicio de recursos vergonzoso y un gasto injustificado”. Explica que con las pruebas serológicas se pueden dar muchos falsos negativos, ya que no tienen la capacidad de detectar si el virus está activo. “¿De qué sirve saber qué profesores pasaron la enfermedad hace meses si lo que necesitamos es hacer un cribado entre los que ahora están contagiados y los que no?”, lanza. Cree que es un dispositivo que se ha “improvisado en 24 horas” que no se ha basado en criterios epidemiológicos.


Azucena Gómez, profesora de Lengua en un instituto público madrileño, estaba convocada para la prueba de seroprevalencia el pasado miércoles en el instituto Virgen de La Paloma ―donde se concentraron cientos de docentes a las mismas horas y el caos obligó a la consejería a suspender algunas de las pruebas―. Finalmente, se la pospusieron al jueves. El sábado por la mañana ingresó en la web del hospital de Torrejón de Ardoz prescrita por la consejería para conocer el resultado, positivo, y horas más tarde acudió a la PCR. “Lo que más preocupa es que nadie me ha llamado para decirme que me aísle en casa, lo he hecho por sentido común, pese a que no tengo ni he tenido ningún síntoma”, cuenta. Este lunes tiene una reunión con los compañeros de departamento en su instituto, y no sabe si el resultado llegará a tiempo. “En mi centro aún está todo por hacer y la Administración sabía esto desde marzo. Se han puesto las pilas ahora porque hemos convocado una huelga”, lamenta. Tras más de 20 años dando clase en institutos públicos de la región, asegura que la consejería “jamás” ha cubierto bajas por un plazo de 15 días. “Sería la primera vez”, incide.

Hasta el momento se han realizado 66.000 pruebas serológicas entre los 72.000 docentes convocados. Esto supone, indicó el consejero, que está acudiendo “el 90%” de los docentes, algo que “satisface” a la Comunidad. “Cuantos más vayan, más seguridad”, ha resumido. Las pruebas, que comenzaron el pasado miércoles, no son solo son para los docentes sino que incluyen al conjunto de la comunidad educativa (desde infantil, a bachillerato, FP o formación de adultos), hasta el personal administrativo o de los comedores.

Preguntado por los 10.610 profesores que deberán incorporarse a los centros para permitir una reducción de las ratios a 20 alumnos ―tal y como acordaron las autonomías con los ministerios de Sanidad y Educación―, Ossorio ha asegurado que este lunes “con la bolsa de interinos” se asignará a cada uno al centro correspondiente, de forma que “el martes ya acudirán a su puesto de trabajo”. El consejero aprovechó para hacer un llamamiento a los sindicatos para que desconvoquen la huelga prevista para la próxima semana. “La convocaron antes de conocer nuestro protocolo y responde a una motivación puramente política”.

Tras anunciar que se creará un comité para seguir de cerca la evolución de los casos en los centros ha defendido que “la educación no se puede parar”. Además, señaló que la OMS dice que la vacuna “a lo mejor no es la solución definitiva”, y hay que “aprender a convivir con esto”.

Ossorio ha pedido disculpas por las colas del primer día [este miércoles], cuando “hubo gente que tuvo que esperar muchas horas”. El resto de las jornadas discurrieron con “absoluta normalidad”, ha recalcado. La primera jornada de realización de las pruebas serológicas fue caótica, por las largas colas que se formaron en el instituto Virgen de la Paloma, tras haber citado el día anterior a miles de profesores y personal no docente de las escuelas infantiles, colegios e institutos de la Comunidad de Madrid.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50