La denuncia de una atroz violación grupal a una menor conmociona a Israel

La investigación señala que 30 hombres hicieron cola ante una habitación de hotel para forzar uno a uno sexualmente a una chica de 16 años embriagada

Vista de Eilat, en Israel, donde se ha producido la violación grupal.
Vista de Eilat, en Israel, donde se ha producido la violación grupal.Artur Widak (NurPhoto via Getty Images)

Miles de personas se echaron a la calle la noche del jueves en decenas de ciudades de Israel en repulsa por la violación colectiva denunciada por una menor, una agresión sexual de tinte atroz y que refleja las lagunas de la protección efectiva de las mujeres en el Estado judío. Aunque se ha decretado el secreto de sumario sobre la investigación, la prensa hebrea revelaba este viernes que unos 30 hombres hicieron cola ante la habitación de un hotel para forzar uno a uno sexualmente a una chica de 16 años que se encontraba bajo los efectos de una intoxicación etílica.

La conmoción social ha ido creciendo conforme se iban conociendo detalles sobre la violación denunciada, que se produjo la semana pasada en la ciudad turística de Eilat, en la costa del mar Rojo, pero que no trascendió a la opinión pública hasta la noche del miércoles. Dos hombres de 27 años han sido detenidos como sospechosos por la policía, que ha creado un equipo especial de agentes ante la gravedad de los hechos y el alto número de implicados.

La menor presentó la denuncia el pasado día 14 de agosto, 48 horas después de que se hubiera producido la violación grupal, según su declaración. Uno de los sospechosos fue detenido después de haber intercambiado mensajes de texto con la víctima a la que advertía de que contaba con una grabación en vídeo de todo lo ocurrido. A pesar del secreto que pesa sobre las diligencias, su abogado de oficio declaró a la prensa israelí que el hombre había negado “toda relación con los hechos y se encontraba a la espera de que la policía examinara las pruebas”.

Otro de los arrestados hizo saber a los medios, a través de la letrada que le fue asignada, que “no pudo impedir que aproximadamente una treintena de hombres mantuvieran relaciones [en contra de su voluntad] con la menor, ya que tenía miedo de ellos”.

La muchacha había viajado a Eilat con una amiga para pasar unos días de vacaciones. En la ciudad de la costa del golfo de Áqaba, en el extremo meridional de Israel, coincidieron con varios chicos y chicas conocidos con quienes una noche se citaron para tomar unas copas. En un momento dado, la menor se separó del grupo para utilizar el cuarto de baño de una habitación de hotel.

En esa misma estancia del hotel Red Sea fue donde, según su testimonio, fue violada por turno por decenas de hombres. La prensa hebrea sostiene que las cámaras de seguridad del establecimiento hotelero muestran imágenes de hombres haciendo cola en un pasillo, aguardando la vez para forzar sexualmente a la muchacha. En la grabación se observa como algunos de ellos entran sucesivamente en la habitación.

El clamor de rechazo se ha extendido a las redes sociales, donde se multiplican las acusaciones contra los responsables del hotel de Eilat por no haber impedido la agresión sexual denunciada. La dirección del establecimiento se limitó a asegurar que los hechos investigados por la policía no se produjeron dentro del recinto del hotel.

“Te creemos”; “no estás sola”, rezaban algunas de las pancartas exhibidas en las multitudinarias marchas de repulsa convocadas en Tel Aviv, Jerusalén, Haifa y otras tres decenas de ciudades israelíes. Mientras el primer ministro Benjamín Netanyahu tachaba de “crimen contra la humanidad” la violación colectiva, los manifestantes responsabilizaban al Gobierno por no dotar suficientemente a las organizaciones que ofrecen programas para prevenir las agresiones sexuales y la violencia contra las mujeres.

De los más de 1.250 casos de violación grupal denunciados en Israel durante los últimos cinco años, la policía solo ha abierto 84 investigaciones formales, según un informe de la Asociación de Centros de Atención a Mujeres Violadas citado por el diario Haaretz. De acuerdo con las estadísticas policiales, el 63% de los casos investigados en 2018 afectaron a víctimas con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Nueve de cada diez sumarios abiertos por la Fiscalía son finalmente archivados.

A pesar de la complejidad de su tejido social, fragmentado en compartimentos en ocasiones estancos y antitéticos, Israel es una sociedad relativamente avanzada en materia de libertad sexual, donde acaba de entrar en vigor una ley que establece multas para los clientes de la prostitución y el colectivo LGTBI goza de una libertad sin parangón en Oriente Próximo. La atroz violación grupal denunciada en Eilat, sin embargo, pone en entredicho la validez de las medidas de protección de las mujeres frente a la violencia sexual y la consistencia de los valores en los que han sido educados sectores de la población masculina.

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para Oriente Próximo en Jerusalén desde 2015. Antes fue jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, el Magreb, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS