Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aqaba ya no ama a Lawrence de Arabia

Aqaba ya no ama a Lawrence de Arabia

Como al resto de los mortales, cuando oigo la palabra Aqaba automáticamente me acuerdo de Lawrence de Arabia y sus beduinos. He llegado a esta ciudad jordana como lo hizo él, a través del desierto del Wadi Rum, pero espero que sus habitantes tenga al final mejor concepto de mi que del enigmático Lawrence.

Porque mientras para los lectores de "Los siete pilares de la sabiduría" y los espectadores de la épica e inverosímil película de David Lean (Lawrence de Arabia), el bueno de Thomas Edward Lawrence fue un héroe que luchó por los desfavorecidos, para los del bando que supuestamente ayudó, los árabes, es un jodido traidor y un espía al servicio del imperio británico.

Pero bueno, eso pasó hace mucho tiempo. Hoy Aqaba es una floreciente ciudad portuaria, la única salida al mar de Jordania. Un trocito de 24 kilómetros que el reparto de fronteras con tiralíneas que se hizo tras las II Guerra Mundial legó al reino hachemita para que tuviera un puerto en el Mar Rojo.

La ciudad en sí no vale gran cosa, es moderna y trazada con tiralíneas como todas las de estas costas. Pero se ha convertido en un gran centro de vacaciones por sus bondades como balneario y sobre todo por su buenas cualidades para el buceo.

En Aqaba no hay grandes playas: la mitad de los 24 kilómetros de costa están ocupadas por las instalaciones portuarias, claves para la economía jordana. Pero está rodeada de unas de las montañas más bellas de Oriente Medio.

Las montañas de Aqaba son como esos cerros de cartón piedra que preparábamos de niños para los belenes. Desnudas, ásperas, rugosas. Secas y duras como la piel de un lagarto. Y muy altivas. Podrían ser una cordillera alpina, pero sin una brizna de verde: solo el ocre terroso de unas piedras calcinadas por la violencia del clima desértico.

A mediodía, cuando el sol lanza plomo fundido sobre esta tierra fronteriza, el escenario se aplana y pese a su altura, las montañas parecen encoger por efecto del fulgor solar.

Pero al atardecer, cuando los rayos oblicuos del ocaso pintan sombras y marcan relieves sobre su piel estriada, las montañas que rodean Aqaba ganan en altura y se hinchan hasta componer con su altivez y sus claroscuros, el telón de fondo perfecto que uno espera encontrar en un desierto bíblico.

PD: para los que preguntan por las condiciones del país. He viajado desde Amman a Aqaba por carretera. Cuatro horas, sin mayor problema ni sensación de inseguridad. La normalidad es total, hasta donde yo he podido ver. Y en Aqaba lo único que veo es gente bañándose tranquilamente en la playa. No esperaba encontrar otra cosa. Esto no es Libia.

Comentarios

Nunca quedó claro, efectivamente Paco, el papel de T.E. Lawrence. ¿amigo de los árabes o infiltrado de las tropas británicas? Los árabes quedaron convencidos de lo segundo. ¿quién sabe? Tuvo una vida contradictoria y un final a la altura de la leyenda. Acércate por su amado Wadi Rum, ahora que la Unesco se acaba de acordar de éste rincón jordano. Te dejo un post sobre él. Buen viaje, amigo, y buena inmersión (supongo).
Muy buena entrada, me ha gustado mucho, y las fotos también están muy bien, valla contrastes. Gracias.
¿Vas a hacer alguna inmersión? ya nos contarás Disfruta del viaje
Muy relajante tu 'post' de hoy, una zona sobre la que he leído poco. Algo de Lawrence y de Thesiger, pero ni siquiera es de esa zona concreta. Ahora, eso sí, tu ni difrazado con turbante y chilaba darías el pego. Abrazo, compañero.
Gracias por hablar bien de mi país. Jordania siempre fue tierra de acogida.
Pase unas vacaciones maravillosas en Jordania. Se lo recomiendo a todo el mundo. Es un país con gente muy amable
Hace poco comentabas, a raíz de un encuentro con otros bloggers, que habías comprobado que la gente te seguía (a ti y a otros) no tanto por los viajes en sí como por la forma de narrarlos. No es mi caso. Me gusta leer anécdotas y recomendaciones útiles pero la calidad literaria va en un segundo plano, incluso tercero. Recupero esta reflexión porque hoy me ha encantado este post. La descripción de las montañas, sin palabrería hueca o metáforas grandilocuentes, me ha transportado hasta ellas. (Perdón por el rollo)
Muy buen post. muy interesante todo la verdad. Saludos.
Te ha salido un post muy poético...jeje aunque esas montañas bien deben merecerlo. Envidia de no haber visitado esas tierras aún es lo que tengo...Lawrence era un militar... y a pesar de las contradicciones y el amor a esa tierra que pudo tener, no dejó de serlo y actuó en consecuencia... vamos, que si, fue un traidor para la causa árabe.A pesar de eso siempre pensaré que la película es una delicia y las tierras que recorió uno de mis sueños viajeros aún por realizar.. un saludo y buen viaje!!
Paco, veo que tu verano empieza movidito...Jordania es un buen destino.Las montañas de esa zona son más áridas que las de piedra rosada de Petra. Pero te salió muy poético eso de que componen "con su altivez y sus claroscuros, el telón de fondo perfecto que uno espera encontrar en un desierto bíblico". Besos para tu equipaje!
La verdad esque Jordania no es ni libia,ni siria , vivo aqui desde hace un tiempo y puedo decir que me siento mas segura que en mi propia ciudad (barcelona)Animo a todos los viajeros a que os acerqueis a estas tierras milenarias repletas de cultura,buena gastronomia y gentes amables.jordania es un pais muy completo ,perfecto para recorrerlo por tu cuentaPorcierto de amman a aqaba con la compañia de autobuses jet 4 horas y por 14 dj/15 euros ida y vuelta y con tu aire acondicionado.Este pais me tiene enamorada