La crisis del coronavirus

Aragón sacrificará los 92.700 visones de una granja por estar infectados de covid-19

El 86% de la explotación de La Puebla de Valverde (Teruel) se ha contagiado, según el análisis de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente

Uno de los visones de una granja de la provincia de Brabante del Norte (Páises Bajos), donde también se han registrado casos de la covid-19.
Uno de los visones de una granja de la provincia de Brabante del Norte (Páises Bajos), donde también se han registrado casos de la covid-19.

El Gobierno de Aragón ha anunciado este jueves que sacrificará los 92.700 visones de una granja de La Puebla de Valverde, en Teruel. Los animales pertenecen a la empresa Secapiel, especializada en curtición y acabados de cueros y pieles de visón. El Ejecutivo aragonés ha tomado esta decisión tras comprobar que el coronavirus se ha extendido entre la mayoría de los animales, el 86% según el último estudio realizado.

“La Dirección General de Calidad y Sanidad Alimentaria ya ordenó la inmovilización cautelar de la granja el 22 de mayo cuando siete de sus trabajadores dieron positivo por covid-19″, ha explicado en rueda de prensa Joaquín Olona, consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. “Desde entonces se viene haciendo un seguimiento a los animales y no se ha permitido ni la entrada ni la salida de animales, ni de subproductos, ni del material de la explotación. El único objetivo [del sacrificio de los visones] es evitar riesgos a la población, a la salud pública”. El sacrificio de los animales tendrá lugar “en los próximos días”, según explican desde el Ejecutivo aragonés, “pero no lo sabemos con exactitud; se está diseñando el operativo”.

Joaquín Olona, consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, en una rueda de prensa este jueves. En vídeo, declaraciones de Olona anunciando la decisión de sacrificar a los animales.Gobierno de Aragón

Olona ha asegurado que el Gobierno comprobó que la empresa cumplía con todos los requerimientos de seguridad, “condiciones que nos consta que se han seguido cumpliendo; la empresa está siendo responsable y viene mostrando total colaboración”. La orden de sacrificio será ejecutada directamente por el propio Departamento de Agricultura, con el apoyo de la empresa pública SARGA (Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental). El consejero ha explicado que el sacrificio obligatorio se ha ordenado en aplicación de lo establecido por la ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal, que contempla la indemnización a la empresa. Fuentes del Gobierno de Aragón aseguran que no tienen claro el importe que habría que pagar a la compañía. Y tampoco saben qué Administración tendría que indemnizar, si la autonómica o la estatal.

La Consejería de Agricultura y Medio Ambiente realizó varios estudios en la explotación peletera antes de confirmar la transmisión del virus entre los animales. Un análisis el 28 de mayo y otro el 8 de junio no confirmaron infecciones. Sin embargo, “el 22 de junio se realiza un nuevo test con una muestra aleatoria de 30 ejemplares y el resultado confirma cinco positivos, lo que equivale al 16% de la muestra seleccionada. Nos indica que el seguimiento está justificado”. Aquel resultado, ha comentado Olona, no justificaba una decisión tan “drástica” como el sacrificio de los animales.

“Antes de tomar una decisión que supone un grave perjuicio económico se ordena un nuevo muestreo. Se amplía la muestra a 90 ejemplares el 7 de julio. Los resultados se conocen este lunes: determinan 78 positivos de 90, por tanto el 86% de la muestra aleatoria. Nos permite dar por hecho que se está produciendo lo que en humanos conocemos como transmisión comunitaria”, ha indicado el consejero. La consejería no ha detectado ni comportamientos anómalos entre los animales ni un incremento de la mortalidad natural de la explotación. “No se han observado signos aparentes de ninguna patología, pero evidentemente tenemos la certeza de que el virus está circulando”.

“No podemos determinar si existe transmisión de humanos a animales o viceversa, lo que sí puedo decir es que caben las dos posibilidades”, ha dicho Olona. Una opción pasa por que los trabajadores infectasen a los animales: “El caso cero fue una persona ajena [a la explotación], una persona relacionada con un trabajador, lo que permite formular la hipótesis, sin trasladar ninguna certeza, de que se pudiera haber transmitido de las personas a los animales”. Pero también está sobre la mesa el camino contrario, de animales a personas: “Cabe establecer la hipótesis de que dos personas se puedan haber transmitido [contagiado] a partir de los animales”. Esos dos casos de trabajadores son posteriores a los siete de mayo, así que cabe la posibilidad de que los animales hayan transmitido el virus a las personas. “No existe la certeza de que esos dos trabajadores se hayan contagiado en la granja pueden haberse contagiado fuera de la granja. Pero lógicamente existe la hipótesis de que se hayan contagiado por los animales”, explican desde el Gobierno aragonés. Olona ha incidido en que no es seguro que estos mamíferos puedan contagiar el virus a los humanos, “pero tampoco tenemos la seguridad de que eso no vaya a ocurrir; ante la duda, las decisiones tienen que ir en este sentido”.

Aragón fue la comunidad que más casos nuevos de coronavirus sumó en el último informe del Ministerio de Sanidad, el del miércoles. 160 de los 390 nuevos casos diagnosticados en España en la jornada previa corresponden a la comunidad aragonesa. También es la región con más hospitalizados en la última semana, 34 de los 176 en todo el país. Ante el aumento de casos en los últimos días, el Gobierno de Javier Lambán comunicó el lunes que Zaragoza, su entorno y la ciudad de Huesca retrocedían a una fase 2 “flexibilizada”. La medida afecta al 70% de la población de la comunidad autónoma.

Salto de animales a humanos

El posible salto del nuevo coronavirus desde los visones de la empresa Secapiel a dos trabajadores alimenta la hipótesis de que las granjas peleteras chinas tuvieron un papel importante en el origen de la pandemia de covid. El zoólogo estadounidense Peter Daszak, presidente de la organización de investigación de enfermedades emergentes EcoHealth Alliance, ha planteado desde un primer momento que el coronavirus pudo evolucionar en una explotación de animales hacinados antes de ser identificado por primera vez en el mercado de Wuhan. En 2018, su equipo ya descubrió en una granja de cerdos china otro nuevo coronavirus, el SADS-CoV, emparentado con virus presentes en los murciélagos.

La Organización Mundial de la Salud contempla la transmisión del SARS-CoV-2 de los visones a los humanos desde que se conoció un presunto primer caso en un criadero neerlandés en mayo. “Por las investigaciones en marcha, entendemos que hubo personas que infectaron a los visones y algunos de estos visones infectaron a su vez a personas”, afirmó la epidemióloga estadounidense Maria Van Kerkhove, de la OMS, en una rueda de prensa el 22 de junio.

La Organización Mundial de Sanidad Animal solo reconoce “la posibilidad de transmisión” del virus desde los visones a los humanos

Las granjas con altas densidades de animales son un caldo de cultivo perfecto para la evolución de los patógenos y su salto a los humanos. El virus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS) —otro coronavirus que brotó en China en 2002— se identificó en un mercado de animales de Guangdong en la civeta, un pequeño mamífero, pero también en perros mapache, otro mamífero, del tamaño de un zorro, criado en las granjas peleteras chinas.

“China es un superproductor de pieles y muchos de los animales peleteros se crían también para alimentación, así que un porcentaje de los animales de una granja peletera puede acabar en un mercado. No es una hipótesis descabellada”, opina Víctor Briones, investigador del Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. A su juicio, que el 86% de los ejemplares analizados en La Puebla de Valverde estuvieran infectados demuestra que “el virus circula entre los visones de maravilla”.

La Organización Mundial de Sanidad Animal recalca que la pandemia actual se mantiene a través de la transmisión del coronavirus de humano a humano. La institución afirma que algunas especies —gatos, tigres, leones, hurones, murciélagos y macacos— presentan una “alta” susceptibilidad al SARS-CoV-2, pero recuerda que no se conocen saltos desde estos animales a los humanos. A falta de una confirmación definitiva, la organización solo reconoce “la posibilidad de transmisión del SARS-CoV-2 de los visones al ser humano”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50