La crisis del coronavirus

Euskadi y Cantabria, aliados en la desescalada

Urkullu y Revilla escenifican en la muga la reapertura de la movilidad. Se espera un flujo diario de 47.000 vehículos entre ambas comunidades

Revilla y Urkullu abren la movilidad entre Cantabria y País Vasco este viernes.
Revilla y Urkullu abren la movilidad entre Cantabria y País Vasco este viernes.Fernando Domingo-Aldama

Aliados en la economía, en la industria y en el comercio. Así se han definido los presidentes vasco y cántabro, Íñigo Urkullu y Miguel Ángel Revilla en el paraje de Kobaron, un punto elevado entre las localidades vasca de Pobeña y cántabra de Castro Urdiales. Allí han escenificado con un paseo y un intercambio de libros el buen momento que atraviesan sus relaciones. Las dos comunidades han adelantado dos días el paso a la nueva normalidad que el resto de España afrontará en la madrugada del sábado al domingo, y con ello han abierto el paso a que sus ciudadanos acudan a disfrutar de sus segundas residencias, de los comercios y restaurantes. La Guardia Civil y la Ertzaintza esperan un flujo diario desde este mismo viernes de hasta 47.000 vehículos entre ambas comunidades, hasta el punto de que han desplegado un dispositivo especial, coordinado, para solucionar los más que posibles problemas que se puedan producir.

Después de tres meses de confinamiento primero y de aislamiento de las comunidades después para evitar la extensión de la pandemia, miles de vascos y cántabros estaban ansiosos por recuperar una de sus rutinas preferidas, descansar en sus apartamentos de Castro, Laredo, Oriñon y Noja, entre otros tantos núcleos costeros. A las diez de la mañana ya se notaba el incremento de vehículos en la A8, la autopista que une Bilbao con Santander. Aitor Gerenabarrena no iba a esperar a las tres de la tarde para acercarse, con toda su familia, al apartamento que tienen en Noja desde hace más de 15 años. Como teletrabaja en una empresa de telecomunicaciones, cargó su coche, recogió a los suyos y, en torno a las once de la mañana, pusieron rumbo a Cantabria. “Tengo unas ganas locas de pasear por la playa”, explicaba mientras agolpaba los últimos enseres en el maletero.

Para el presidente cántabro, la virtualidad del acto de Kobaron, dos días antes de que comience la movilidad en toda España, “es importante” porque ofrece la imagen de dos territorios “que se han comportado muy bien en el confinamiento y que tienen sistemas sanitarios que están en condiciones de ofrecer buenos resultados”. Revilla ha recordado que llevan 40 días sin fallecimientos y que tienen 40 contagios, lejos de aquellos momentos duros del cinco de abril cuando registraron 620 hospitalizados y 62 enfermos en cuidados intensivos. En Euskadi, la consejera de Salud, Nekane Murga, ya dio por controlados los focos de los Hospitales de Txagorritxu y de Basurto que retrasaron unos días el final de estado de alarma. Los dos presidentes han dejado caer, no obstante, que no están al margen de que se puedan producir nuevos brotes, aunque ahora sus sistemas sanitarios están mucho mejor preparados.

Urkullu y Revilla saben que sus respectivas comunidades comparten no solo capital humano, sino intereses económicos que necesitan de un intercambio fluido, a falta de un tren rápido, por la principal autopista que les une. “Después de 63 horas con Pedro”, ha dicho Revilla en una concurrida conferencia de prensa con el Cantábrico y varios petroleros como telón de fondo, en referencia a las videoconferencias que han mantenido con Sánchez, “Urkullu y yo hemos compartido los mismos planteamientos en prácticamente todas las materias y hemos criticado que ha habido demasiada centralización”. “Somos comunidades hermanas”, ha enfatizado, pero “ninguna de las dos podemos parar la economía, eso sería como dejar suelto un virus que acabaría con toda una generación de jóvenes”. Revilla ha agradecido al PNV que, con su peso en el Congreso, lograra la rectificación del Gobierno central cuando anunció la hibernación total de la economía.

Revilla no ha tenido problemas en hablar. Urkullu, sin embargo tenía una advertencia de la Junta Electoral de que su discurso tenía que ceñirse al final del estado de alarma, sin hacer balance de ningún otro de sus logros, ya que, aunque la campaña electoral todavía no ha comenzado, las autonómicas ya tienen fecha, el 12 de julio. Urkullu ha preferido ofrecer un discurso de “recuerdo a las víctimas de ambas comunidades”, de reconocimiento a quienes han luchado y siguen haciéndolo contra el coronavirus desde la primera línea de la sanidad, pero también a la sociedad por su esfuerzo. Finalmente los dos presidentes han pedido concienciación a sus ciudadanos y que sigan haciendo uso intensivo de las medidas básicas de seguridad “mientras no haya una vacuna” que libre a la humanidad de la covid-19.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50