La crisis del coronavirus

Corea del Sur reimpone medidas de distanciamiento social ante un nuevo brote de contagios

Se trata del peor repunte de infecciones desde comienzos de abril. Tiene su origen en un centro de logística a las afueras de Seúl

Varias personas guardan cola para someterse a una prueba de coronavirus en Bucheon, Corea del Sur, tras detectarse un nuevo foco de covid-19
Varias personas guardan cola para someterse a una prueba de coronavirus en Bucheon, Corea del Sur, tras detectarse un nuevo foco de covid-19YONHAP / EFE

Cuando parecía que la situación estaba bajo control, Corea del Sur ha tenido que dar marcha atrás. El país asiático, uno de los más exitosos a la hora de contener la pandemia del coronavirus, ha vuelto a imponer una serie de medidas de distanciamiento social en el área metropolitana de Seúl ante un brote de coronavirus surgido en un centro de logística a las afueras de la capital. Las autoridades surcoreanas informaron este jueves de 79 nuevas infecciones, la cifra más alta desde comienzos de abril y el tercer día de subidas consecutivas, lo que aviva el temor a una segunda ola de contagios.

De los 79 nuevos casos detectados, 54 están vinculados con un brote que afecta sobre todo a trabajadores de una nave comercial de la empresa de comercio electrónico coreana Coupang, en la ciudad dormitorio de Bucheon, al suroeste de Seúl. Se trata del mayor aumento de infecciones desde el 5 de abril, cuando se anunciaron 81 casos nuevos.

Debido al repunte, el Gobierno surcoreano decidió este jueves reinstaurar algunas medidas de distanciamiento social en el área metropolitana de Seúl, donde viven 25 millones de personas, la mitad de la población del país. Así, tres semanas después de que el pasado día 6 se levantaran muchas restricciones, las autoridades surcoreanas han decretado de nuevo el cierre de museos, parques y galerías de arte desde el viernes y durante al menos dos semanas.

Asimismo, han pedido a las compañías que vuelvan a recomendar el teletrabajo y exhortado a los ciudadanos a que eviten socializar y acudir a lugares como bares y restaurantes, aunque de momento permanecen abiertos. Las autoridades también han solicitado a los templos religiosos que extremen las precauciones. Precisamente, el primer gran brote en el país surgió en febrero tras un foco de infecciones en una iglesia de Daegu, la cuarta ciudad más grande de Corea del Sur.

“Las dos próximas semanas son cruciales para prevenir la expansión de la infección”, aseguró este jueves el ministro de Salud, Park Neung-hoo. La reapertura de los colegios, que comenzó el pasado día 20 acompañada de medidas de prevención como el control de temperatura a la entrada o una mayor distancia entre pupitres, se mantiene de momento. “Si fallamos [en contener el brote], tendremos que imponer más medidas”, advirtió el ministro, especificando que así se haría si se registran subidas diarias de más de 50 casos durante al menos siete días consecutivos.

De forma preventiva, alrededor de 4.100 trabajadores y visitantes del centro de logística afectado —que se encuentra cerrado desde el lunes— se encuentran en aislamiento, y más del 80% han sido ya sometidos a un test de detección, por lo que se esperan más infecciones. Otro centro de la misma compañía en Goyang, en los suburbios de Seúl, también ha sido cerrado después de que un empleado diera positivo. Como otras firmas de comercio electrónico, Coupang se ha visto en dificultades para poder hacer frente al aumento de pedidos a raíz de las medidas de aislamiento decretadas por la pandemia.

El nuevo brote en Corea del Sur, que nunca ha llegado a imponer un confinamiento total a sus ciudadanos, parece estar vinculado con otro surgido a mediados de mes en varios clubes nocturnos del barrio de Itaewon, en Seúl, según el Centro de Control de Enfermedades (CDC). Tras localizarse el primer caso, un joven de 29 años, las autoridades sanitarias confirmaron al menos 86 más en los días siguientes, arrancando un dispositivo para localizar a miles de personas que visitaron los locales en esas fechas.

En total, Corea del Sur ha registrado 11.344 casos, con 269 fallecidos, desde el comienzo de la crisis. El país ha sido muy aplaudido por aplacar la epidemia mediante un agresivo sistema de detección, aislamiento y seguimiento de posibles contagios que ha evitado una paralización total de sus actividades. Pero los nuevos brotes han hecho surgir el espectro de una segunda ola de contagios de covid-19. Corea del Sur llegó a ser el segundo país del mundo por número de casos, y comenzó a relajar las medidas después de que a comienzos de mayo empezara a detectar solo un puñado de contagios importados, pero ninguno local. El repunte de infecciones de esta semana ha vuelto a poner al país “en dificultades”, según subraya la agencia de noticias Yonhap.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50