La crisis del coronavirus

China no detecta ningún nuevo caso de covid-19 por primera vez desde el comienzo de la pandemia

Los asintomáticos caen de 35 casos el jueves a 28 el viernes, según los datos oficiales

Un hombre con mascarilla vende recuerdos de la era de Mao en un mercado de Pekín
Un hombre con mascarilla vende recuerdos de la era de Mao en un mercado de PekínWU HONG / EFE

Cero casos. Por primera vez desde el comienzo de la pandemia, China no detectó este viernes ninguna nueva infección por coronavirus en su territorio, sea mediante contagio comunitario o importado, según ha informado el sábado su Comisión Nacional de Salud en un comunicado. En cambio, 24 horas antes había localizado cuatro nuevos contagios.

Sí ha encontrado, precisa la comisión, dos casos sospechosos, uno de posible transmisión local en la provincia de Jilin, en el noreste del país, y otro en Shanghái, llegado del extranjero. Los casos asintomáticos, que China no incluye en su recuento total, cayeron de los 35 detectados el jueves a 28 el viernes.

Con estos datos, el número de casos confirmados en China se mantiene en 82.971, de los que 4.634 han fallecido, según las cifras oficiales.

China, donde se detectó la covid-19 por primera vez, declaró superado el pico de la enfermedad a mediados de marzo. Para entonces, y después de haber llegado a registrar miles de casos diarios en las peores semanas, ya solamente encontraba unas pocas decenas, tras imponer unas importantes restricciones al movimiento que en Wuhan —el foco original de la pandemia— y su provincia, Hubei, supusieron el confinamiento absoluto de sus residentes. A finales de marzo, tras identificar un aumento de casos entre los llegados del exterior, cerró en la práctica sus fronteras: impuso una reducción drástica en el número de vuelos y prohibió la entrada a los extranjeros, con limitadísimas excepciones.

El 8 de abril, Wuhan levantó finalmente su bloqueo, la primera gran señal de que las cosas volvían a la normalidad. Desde entonces, las provincias han ido reabriendo gradualmente los colegios, otro de los grandes signos de que las autoridades consideran el problema, si no resuelto, al menos muy encauzado. Este viernes —coincidiendo con el anuncio de cero casos— se ha inaugurado la sesión legislativa anual, el indicio definitivo de que Pekín considera que, definitivamente, lo peor ha quedado atrás.

No obstante, las autoridades no se atreven a cantar victoria aún. “En estos momentos, la epidemia aún no está acabada”, advertía el primer ministro, Li Keqiang, en la ceremonia de inauguración de la sesión parlamentaria, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín.

Pese al cierre de fronteras, ha continuado el goteo de casos importados, la inmensa mayoría correspondientes a ciudadanos chinos que regresaban del exterior. En las últimas semanas se han detectado varios brotes en ciudades del noreste de China, que han obligado a imponer de nuevo limitaciones a los movimientos de sus residentes. La localidad de Shulan, cerca de la frontera con Rusia y de 700.000 habitantes, ha decretado el confinamiento estricto de sus ciudadanos, similar al que existió en Wuhan.

El foco original de la pandemia también ha detectado un rebrote en un complejo residencial, que ha dejado a cinco personas infectadas. Como resultado, esta ciudad ha lanzado una campaña para efectuar pruebas de coronavirus a sus 11 millones de habitantes.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50