La crisis del coronavirus

Deportistas y mayores salen a la calle 48 días después: “Ya estaba loca por disfrutar de esto”

Miles de personas salen a pasear, correr o montar en bicicleta en toda España. La afluencia en algunos puntos hace difícil mantener la distancia de seguridad

Playa de la Concha, en San Sebastián, a primera hora de este sábado.
Playa de la Concha, en San Sebastián, a primera hora de este sábado.Javier Hernández

“Ya estaba loca por disfrutar de esto”, dice Josefa de la Fe, que salió de su casa en San Sebastián de La Gomera a trotar a las 6.45. “Qué gustito, eh", añade aliviada esta doctora de 63 años. Como ella, miles de personas se han lanzado a disfrutar del aire libre y del deporte por primera vez después de 48 días. Paseantes, corredores, ciclistas, patinadores e incluso surfistas han aprovechado su primera franja horaria de esparcimiento, de seis a diez de la mañana, en localidades de toda España, acompañados por un soleado día primaveral. Como sucediera el pasado fin de semana con los primeros paseos con niños, en algunos puntos la afluencia de gente ha hecho difícil mantener la distancia de seguridad. Después, de diez a doce, ha sido el primer turno de las personas mayores de 70 años y dependientes, igualmente esperado pero mucho más tranquilo. A las doce, ha comenzado la franja de los niños.

Josefa ha salido sin cascos ni teléfono. Tampoco lleva guantes ni mascarilla, aunque mantiene la distancia. Los vecinos de la localidad canaria evitan con esfuerzo la inercia de tocarse y se saludan con la cabeza. “Espero que no nos haga perder la cercanía que tenemos los gomeros”, dice la doctora.

En Madrid también se han cogido con ganas las primeras medidas de alivio. Lo que en la primera hora era un tímido goteo de ciclistas, corredores y paseantes, ha ido creciendo a lo largo de la mañana. María Villalba, de 36 años, y su sobrina Genevieve, de 14, están “de subidón” por el paseo, que aprovechan para comprar un regalo por el día de la madre. “Es una alegría salir, ver gente. Ya lo necesitábamos. En casa hemos intentado hacer deporte, pero no es lo mismo. Mi madre nos decía que aprovechásemos, que después vendrá Pedro con las rebajas, pero yo le digo que no, que esto va a mejor”, opina la adolescente.

Imágenes de Madrid antes y después del confinamiento total. L. M. RIVAS | A. DE LA RÚA

Lucía Guisado, de 33 años, dio a luz 10 días antes del estado de alarma. Ha salido a trotar media hora por el barrio de Palos de la Frontera en Madrid. “Ha sido muy duro porque llevaba mucho tiempo parada. Tuve un embarazo de riesgo y los últimos meses no pude andar ni nada. Así que estoy que echo los higadillos, pero con muchas ganas", bromea. "Ha bajado a Madrid Río, pero está cerrado y por aquella acera era imposible mantener la distancia de seguridad, había mucha gente”.

Los puentes sobre este gran parque en los márgenes del río Manzanares se han convertido en puntos muy concurridos. “¡Ahora parece que todo el mundo hace deporte!”, comentaba una patrulla de la policía local haciéndose paso en uno de ellos, pasadas las nueve de la mañana.

En Barcelona, la carretera de les Aigües, uno de los recorridos más populares para los deportistas de la ciudad, estaba repleta de ciclistas. Uno de los agentes de la Guardia Urbana que controla los accesos decía: “Esto ha sido un no parar. No llevamos el recuento, pero ahora quizás ya hay unas 3.000 personas”. Casi nadie llevaba mascarilla. Un vecino de la zona admite que “nunca había visto una aglomeración como esta. Y va a venir mucha más gente. Es muy fuerte”.

También se han visto aglomeraciones en Sevilla. “He salido a andar y las dos orillas del Guadalquivir están a tope. Es difícil mantener una distancia de dos metros con corredores jadeantes y el paseo lleno de periodistas y fotógrafos”, comenta Raissa Rouse, abogada estadounidense que reside en la capital andaluza, y que estaba contando los minutos para salir al aire libre. En Granada, un centenar de policías locales han vigilado el cumplimiento de las normas entre los deportistas y paseantes que han vuelto a animar la ciudad y las faldas de la Alhambra.

Sin incidentes destacables

En Valencia, Yolanda y Sandre, madre e hija, vuelven del Jardín del Turia. Las calles que dan acceso al antiguo cauce del río están llenas de la vida anterior de la pandemia. “Nos hemos dado un aire y nos ha venido muy bien, pero había bastante gente y hemos preferido volvernos”, comenta la madre. Sí que han corrido Marina y Ana. “Ha estado muy bien, y la gente ha respetado bastante la distancia, aunque no todos”, dice Ana. “Ha pasado lo que el otro día con los niños, que la gente tiene muchas ganas y no se respetan siempre las distancias, pero tampoco ha habido incidentes destacables”, señala un policía local apostado en el Jardín del Turia. El Ministerio del Interior coincide en que, salvo alguna aglomeración puntual en Barcelona y Madrid, no ha habido incidencias importantes entre las seis y las diez. Agentes municipales han disuelto a algunos grupos que se habían citado en playas barcelonesas, o han tenido que desalojar a gente de parques precintados.

La plaza de Oriente en Madrid este sábado. En vídeo, resumen de la jornada durante las diferentes franjas horarias durante el primer día de desescalada. EL PAÍS VÍDEO

Los paseos marítimos o incluso las playas, en donde estaba permitido, han sido de los puntos más concurridos en localidades costeras. La Concha, en San Sebastián, o los paseos de la playa de Neguri (Getxo, Bizkaia), y de Palma de Mallorca, se han llenado de gente caminando o corriendo, mientras que los ciclistas han aprovechado sus horas para rodar por las carreteras de la isla. Algunos arenales, como la playa de Orzán, en A Coruña, o Santa María del Mar, en Cádiz, han recuperado este sábado la clásica estampa de los surfistas cogiendo olas. Para el resto, el baño sigue estando prohibido.

La hora de los mayores

La afluencia de gente por las calles ha disminuido mucho a partir de las diez, hora a la que comenzaba el turno de los mayores. Aunque también deseosos de salir, ha sido un grupo mucho menos numeroso y con un ritmo más pausado. Como Joaquín Villalva, sevillano de 89 años, que estaba en casa “esperando que la manilla del reloj pasara de las diez”. Ha recorrido unos tres kilómetros por el paseo que discurre por la orilla sevillana del Guadalquivir, paralelo a calle Torneo, y después se ha sentado un ratito porque no quería volver tan pronto a casa.

“Me siento como si me hubieran quitado 15 años de encima. Pienso salir todos los días y pasarme las dos horas andando. Eso sí, a las 11.50 en casa, para cumplir con las reglas”, asegura este mecánico retirado, que vive solo desde que falleció su esposa hace ocho años. Durante el encierro ha sustituido el gimnasio donde acudía a diario por una bicicleta estática y una esterilla para hacer abdominales. "Cada día hago mis ejercicios, las tareas de casa, como, descanso un poco y, como me gusta mucho la música, por la tarde toco el piano”, resume este hombre, que aparenta casi 20 años menos.

Con información de Noor Mahtani, Pablo Linde, Bernat Coll, Margot Molina, Ferran Bono y Sonia Vizoso.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información

Lo más visto en...

Top 50